Perspectivas para los próximos meses: ¿qué preocupa más a las gestoras españolas?

prismatico, perspectivas
Tito Pixel, Unsplash

Tras un verano sin sobresaltos y con la vista puesta en la vacuna contra el COVID-19, ha llegado el mes de septiembre. Durante el verano, las gestoras españolas apenas han realizado cambios importantes en el posicionamiento de sus carteras. Sin embargo, esto no quiere decir que no atisben algunos riesgos en el horizonte. Para los próximos meses, ¿qué es lo que más les preocupa?

Víctor de la Morena, director de Inversiones de Amundi Iberia

Víctor de la morena, Amundi
Víctor de la Morena, Amundi Iberia.

Nuestras perspectivas económicas no han cambiado demasiado en los últimos meses. Entre los principales riesgos destacaríamos un error en la política de los Bancos Centrales debido a la total confianza del mercado en sus decisiones. La pandemia continúa siendo el mayor foco de riesgo para la recuperación económica. Creemos que la variante Delta ha mostrado ya su máximo impacto y no debería seguir motivando medidas adicionales; no en vano, hay que contar con nuevas variantes en el futuro. Tampoco hay que descartar riesgos de carácter geopolítico. Un nuevo debate interesante hace referencia a las últimas medidas intervencionistas en China, que han enfriado el optimismo en las bolsas y que podrían continuar en los próximos meses.

Fernando Cifuentes, director de Fondos Abiertos de Beka AM.

Fernando Cifuentes Beka
Fernando Cifuentes, Beka AM.

La conversación más recurrente en los últimos meses gira en torno a la vuelta a la normalidad, la inflación, los tipos de interés y la retirada de estímulos a las economías. Desde nuestro punto de vista, la vuelta a la normalidad irá produciéndose paulatinamente y creemos que volveremos a la tónica de los últimos 10 años en torno a la inflación y tipos de interés (baja inflación, bajos tipos de interés). En este entorno, las compañías que son líderes en sus respectivos sectores y que operan en sectores beneficiados por las dinámicas actuales, creemos que se verán muy beneficiadas. Para inversores a largo plazo creemos que la renta variable siempre será un activo atractivo.

Jorge Hernández Cifuentes, director de Investments Solutions de CaixaBank AM.

Jorge Hernández CaixaBank
Jorge Hernández, CaixaBank AM.

El mercado cada vez tiene más integrado el mensaje de tapering dovish de la Fed; en especial, después del mensaje de Jackson Hole del Presidente de la Fed. La incidencia de la variante delta está ya muy en precio y China en medio de sus reformas regulatorias en el ámbito económico está dando señales marginales tentativas de estímulo monetario y fiscal. Hacia adelante vemos al mercado muy preocupado con el crecimiento, opinión que no compartimos. Vemos oportunidades tácticas en el par valor-crecimiento tanto en EEUU como Europa, que estamos aprovechando en las carteras. Mantenemos una posición moderadamente positiva en activos de riesgo, que vamos reduciendo de forma paulatina, aprovechando oportunidades sectoriales y de estilos.

Luis Buceta, director de Inversiones en España de Creand AM.

Luis_Buceta_Creand AM
Luis Buceta, Creand AM.

Los principales riesgos a muy corto plazo son las revisiones a la baja del crecimiento económico como consecuencia de la variante delta y las disrupciones en ciertos sectores. Ademas, el impacto en la inflación podría ser algo más duradero de lo que al principio se estimaba. Esto generará dudas sobre el futuro de la política monetaria y volatilidad en los mercados financieros.

Emilio Ortiz, director de Inversiones de Mutuactivos.

Emilio Ortiz, Mutuactivos
Emilio Ortiz, Mutuactivos.

Las perspectivas económicas son positivas para los próximos meses. Un entorno de fuerte crecimiento económico y tipos de interés muy bajos es obviamente muy bueno para los mercados. Sin embargo, hay que ser conscientes de que estamos cerca del punto de inflexión en la política monetaria y esto es genera incertidumbre.

Los bancos centrales ya parecen decididos a reducir las compras de estímulos, lo que sin duda tendrá impacto en los mercados. La Reserva Federal ya anunció en la pasada reunión su intención de empezar a reducir la dimensión de las compras de activos (tapering) este año. Y en el BCE ya hay voces que también apoyan estudiar esta posibilidad. En todo caso, es necesario seguir monitorizando los principales indicadores económicos (especialmente el empleo) y el impacto de la variante delta del Covid, que sigue generando inestabilidad e incertidumbre económicas.

Toni Conde, responsable de Gestión de Activos de Renta 4 Banco.

Toni Conde, Renta 4
Toni Conde, Renta 4.

Existen numerosas incertidumbres de distinta naturaleza y todas ellas nos preocupan. Destacaríamos los niveles a los que cotizan los principales mercados desarrollados se encuentran en zona de máximos históricos. Ademas, las tensiones geopolíticas van en aumento en cuanto a número de frentes abiertos, evolución de precios y tensiones en la oferta de producto. Y por ultimo, las decisiones de los bancos centrales.

José Antonio Pérez, CIO de Sabadell AM.

José Antonio Pérez, Sabadell AM
José Antonio Pérez, Sabadell AM.

Por un lado, el empeoramiento de la pandemia del coronavirus ligado a la expansión de la variante delta o de otras sub-variantes, y su posible impacto en el crecimiento global, que ya se está desacelerando ligeramente en Estados Unidos y China. Y por otro, un renovado repunte de los tipos de interés, que podrían verse impulsados por el aumento de la inflación, son los principales riesgos en los próximos meses para los activos de riesgo.

Jacobo Ortega Vich, director de Inversiones de Europa de Santander AM.

Jacobo Ortega, Santander AM
Jacobo Ortega, Santander AM.

En nuestros Comités revisamos en profundidad tres factores que pueden afectar a nuestro escenario central. En primer lugar, la evolución de los contagios, tasas de mortalidad y hospitalización derivadas del COVID y sus nuevas variantes para entender cómo pueden afectar a la movilidad y crecimiento. Por otra parte, la monitorización continua de los datos de inflación (tanto general como subyacente) con el fin de intentar confirmar que los repuntes recientes son puntuales. Y por último, revisar las estrategias y visión de los Bancos Centrales con respecto a los estímulos y su impacto en la retirada paulatina de liquidez del sistema.

Ricardo Gil, responsable de Asset Allocation de Trea AM.

Ricardo Gil, Trea AM.
Ricardo Gil, Trea AM.

Para los próximos meses, más allá de los incrementos de volatilidad provocado en cada vencimiento de derivados y las declaraciones de los bancos centrales, esperamos cierta revalorización hasta final de año. Los principales riesgos los vemos en los últimos meses del año donde podremos ver a qué velocidad los crecimientos globales han ido reduciéndose hacia el crecimiento a largo plazo. Nuestro temor es que el crecimiento pueda sorprender a la baja, especialmente en el primer trimestre del año que viene con las demandas internas sufriendo los repuntes de inflación y los bancos centrales reduciendo estímulos monetarios (camino que esta año ya han tomado los países emergentes. Esto provocaría un aumento de los tipos reales que no creemos que sea bueno para el precio de algunos activos, pero todavía creemos que es pronto para posicionarse.

Jacobo Blanquer, consejero delegado de Tressis Gestión.

Jacobo Blanquer, Tressis.
Jacobo Blanquer, Tressis.

Semanalmente, repasamos las noticias que afectan al mercado e intentamos estar muy encima de las carteras por si tuviésemos que ajustar nuestros pesos en los activos. Seguimos prefiriendo la renta variable. Los riesgos pensamos que pueden venir por los movimientos de los bancos centrales cuando decidan reducir los programas de compras de activos y cómo lo transmitan al mercado, la inflación y el crecimiento en el próximo ejercicio, las posibles nuevas variantes del COVID y los riesgos geopolíticos que han aumentado significativamente con la crisis de Afganistán.

Esther Revilla, directora de Inversiones de Unigest (Grupo Unicaja Banco).

Esther Revilla, Unigest.
Esther Revilla, Unigest.

Los principales riesgos que vemos tienen que ver con la valoración de los activos y el menor crecimiento económico global, que viene motivado por una mayor desaceleración de China o  por cuellos de botellas y escasez en suministros. Además, tememos que haya una inflación más alta de la esperada que obligue a los bancos centrales a acelerar y a tomar medidas más agresivas en materia de Política Monetaria.

Por otra parte, la publicación de resultados empresariales por debajo de lo esperado, penalizados por unos mayores costes de producción (materias primas, componentes, salarios, etc.) que no puedan ser trasladados en su totalidad  a nivel de precio al cliente.

Por último, estamos pendientes de la evolución del número de contagios y efectividad de la vacuna ante nuevas variantes del COVID-19. Además de posibles riesgos geopolíticos y, en materia política, el resultado de las elecciones en Alemania.