Por qué y cómo replantear la cartera 60-40

Bombilla
Frank Vessia, Unsplash

Uno de los desafíos más inmediatos a los que se enfrentan los inversores tras la pandemia es cómo construir una cartera resiliente que siga proporcionando una rentabilidad decente pese al bajo nivel en el que se encuentra la tir de la deuda pública. Según la publicación 2021 Long-Term Capital Market Assumptions de J.P.Morgan AM, se espera que, durante la próxima década, una cartera con la asignación tradicional de renta variable y renta fija 60-40 del mercado europeo proporcione una rentabilidad de solo un 3,7% anual aproximadamente.

El desafío de los inversores está servido: deben encontrar la manera de replantear la cartera 60-40 y, en particular, de recrear las rentas y la diversificación que solía proporcionar la tradicional exposición a la renta fija.

“A fin de cuentas, parece que no solo la deuda pública puede ofrecer rentas, sino que también lo hacen la deuda corporativa high yield y los bonos de mercados emergentes. No obstante,, muchas veces estas clases de activos muestran un historial de gran correlación con la renta variable global. Puede que los inversores piensen que estas correlaciones han cambiado debido a las intervenciones de los bancos centrales durante esta crisis”, explican desde la firma americana.

Rentabilidad y volatilidad previstas para un inversor en euros en los próximos 10 a 15 años

Fuente: J.P.Morgan AM

Posibles soluciones

Los expertos de la entidad consideran que los bonos siguen desempeñando una función vital en las carteras, pero creen que las estrategias deben adoptar un enfoque global, ser lo suficientemente flexibles y tratar de anticiparse a los riesgos macroeconómicos y a los que traen consigo las políticas monetarias. “Un ejemplo de solución es la deuda pública china. Su TIR oscila entre un 2% y un 3% en función de la duración. Esto la sitúa en una correlación limitada o nula respecto a la bolsa mundial y una posible revalorización de las divisas a largo plazo”, afirman.

En términos de rentas, las acciones de alta rentabilidad por dividendo también desempeñarán una función cada vez más importante en las carteras. “Aunque los dividendos se redujeron en 2020, los analistas han empezado a revisar sus expectativas al alza para el próximo año. Naturalmente, aunque las acciones que reportan dividendos solucionan el problema de la obtención de rentas, no contribuyen a reducir la volatilidad de la cartera. En épocas anteriores, ciertos sectores que reportaban una alta rentabilidad por dividendo también mostraban algunas de las volatilidades más altas de los mercados”.

Activos inmobiliarios

En opinión de los expertos de J.P.Morgan AM, hay alternativas que ofrecen algunas de las soluciones más interesantes para obtener rentas y diversificar. “Los activos inmobiliarios, como los de infraestructuras y bienes inmuebles, ofrecen tires más atractivas que la deuda pública. Algunas categorías de bienes inmobiliarios se han visto sometidas a la presión de la crisis del COVID-19, como los edificios de oficinas. A pesar de que el trabajo será más flexible, las oficinas seguirán siendo un activo interesante cuando la vida empresarial vuelva a la normalidad”.

Por su parte, los locales comerciales se verán bajo la amenaza constante del comercio electrónico. Sin embargo, esta tendencia presenta nuevas oportunidades para otro tipo de inmuebles, como los almacenes. “Aunque los inmuebles siguen ofreciendo tires atractivas, es de suma importancia seleccionar la categoría adecuada. Las infraestructuras core han generado flujos de rentas notablemente estables y defensivos en distintos periodos. También en las últimas dos recesiones, gracias a los flujos de liquidez, que muestran reducciones y regulaciones frecuentes. Las tires de en torno al 7% tienen un claro atractivo para los inversores en busca de una fuente de rentas relativamente defensiva”.

Rentabilidad de las infraestructuras core globales

Fuente: J.P.Morgan AM

Hedge funds: ¿cuáles protegen?

El aspecto negativo de algunas de las estrategias alternativas es su relativamente escasa liquidez. Y también su mayor correlación con la renta variable si cotiza en bolsa (es el caso de los valores inmobiliarios).

“Los hedge funds son una de las estrategias alternativas de mayor liquidez que proporcionan protección frente a las bajadas. Sin embargo, se muestra que no todas las estrategias ofrecen la misma rentabilidad en épocas de mercados bajistas. Los fondos macro son los que han protegido las carteras de forma más constante. Aunque las previsiones de rentabilidad de los fondos macro han sido relativamente bajas en general, una buena selección por parte del gestor podría contribuir a un aumento de la rentabilidad en mercados alcistas. Y, además, ofrecer protección frente a la caída en mercados bajistas”, concluyen.

Rentabilidad por estilo de hedge fund durante mercados bajistas

Fuente: J.P.Morgan AM