¿Qué está pasando en Turquía? Aumenta el riesgo tras el despido del gobernador del banco central

Turqu_a__emergentes__bandera
Michał Dubrawski, Flickr, Creative Commons

Gran incertidumbre para Turquía tras la destitución del gobernador de su banco central. Naci Agbal fue relevado de su cargo el viernes pasado a manos del presidente Recep Tayyip Erdogan. Este es el tercer cambio en las riendas de la entidad monetaria en menos de dos años. Síntoma de la profunda fase de inestabilidad financiera que atraviesa el país.

La semana pasada Agbal había decidido subir los tipos al 19% con el objetivo de combatir la inflación galopante. Pero fue un movimiento en contraste con la línea del Jefe de Estado, contraria a las políticas de rigor financiero, quien lo destituyó del cargo. La primera reacción de los mercados fue negativa. A principios de semana la lira turca perdió hasta un 15% frente al euro y el dólar. Y la Bolsa de Estambul sufrió fuertes pérdidas del 10%. El hecho de que el sucesor del jefe del banco central, Sahap Kavioglu, sea un economista considerado poco ortodoxo y ex miembro del partido gobernante, insinúa fuertes dudas entre los expertos sobre las políticas que se emprenderán en los próximos meses para sanar las finanzas turcas.

«La salida de Abgal a favor de un candidato con antecedentes políticos y puntos de vista económicos poco ortodoxos parece representar un paso atrás significativo. Probablemente indique un regreso al enfoque no convencional anterior«, advierten desde el equipo de Renta Fija Pública de M&G Investments. “Durante sus cuatro meses al frente del banco central, pudo restaurar parcialmente la confianza de los inversores. Los precios de los activos turcos mejoraron, la tendencia a la dolarización se desaceleró y los inversores extranjeros intentaron regresar a los mercados locales.

Relevo de Naci Agbal: un significativo paso atrás

Aunque la peor fase de la crisis del Covid-19 parece haber quedado atrás, los desafíos económicos para Turquía no han desaparecido. La alta inflación, las importantes necesidades de financiación en moneda extranjera en un contexto de escasas reservas de divisas, el aumento de la participación de la deuda pública denominada en moneda extranjera y la ausencia de reformas estructurales han dejado a los mercados turcos a merced del sentimiento mundial. «Es probable que la salida abrupta de Agbal cause un daño significativo a la confianza de los inversores en el mercado turco a medio plazo”, afirman desde M&G.

“Los cambios recientes ponen de relieve una vez más la limitada independencia operativa del Banco Central de Turquía (CBRT) y la escasa previsibilidad general de la política económica», advierten los analistas de S&P Global Ratings. La posición de la balanza de pagos de Turquía sigue siendo débil, con las reservas netas de divisas del CBRT cercanas a cero, recuerdan. La probable reversión de las entradas de no residentes a Turquía en los últimos meses ejercerá presión sobre la lira turca, con un impacto negativo sobre la inflación y el sector empresarial nacional.

Uno de los factores clave a tener en cuenta en el corto plazo es el comportamiento de los depositantes nacionales residentes. Si se convierten cada vez más en moneda extranjera en respuesta a los últimos acontecimientos, podría generar más presión. Los bancos turcos también tienen  37.000 millones de dólares en pasivos externos en forma de depósitos de no residentes. «Aunque los riesgos son altos, los controles de capital no son nuestro escenario base”, explican los analistas de S&P Global Ratings.

Impacto en los mercados emergentes

Por ahora, el impacto en los mercados emergentes parece ser limitado. Pero la noticia del despido del gobernador del banco central turco ha conmocionado a los inversores. Se preguntan si no es una señal de un aumento del riesgo geopolítico en los países emergentes en la difícil fase de recuperación del Covid-19. «Inicialmente, había cierta debilidad en algunas monedas emergentes líquidas (como el rand sudafricano y el peso mexicano), pero ahora la mayoría de ellas han revertido esa tendencia o han visto alguna atenuación», comenta Uday Patnaik, responsable de renta fija de mercados emergentes de Legal & General IM. “En los diferenciales crediticios, los credit default swaps (CDS) de los mercados emergentes son aproximadamente 2-5 puntos básicos más amplios, excluyendo Turquía. En el crédito emergente, en general, este tipo de movimientos son bastante normales”, explica.

“Este evento es una advertencia a los inversores de la fragilidad política en muchos de estos países en una fase muy compleja como la actual, también caracterizada por la lenta distribución de vacunas y el aumento de las tasas estadounidenses”, concluyen desde M&G.