Radiografía macro de los países de Europa del Este más expuestos a Rusia

Radiografía macro de los países de Europa del Este más expuestos a Rusia, Radiografía macro de los países de Europa del Este más expuestos a Rusia
Foto: Alejandro Espinosa, flickr, creative commons

La escalada bélica entre Rusia y Ucrania tiene distintas aristas. Se habla mucho de las consecuencias que puede acarrear tanto para Moscú como para Occidente un conflicto militar en la región. De lo que se suele hablar menos es de cuáles serían las consecuencias para los países de Europa del Este más expuestos a Rusia. Entre los más importantes están las economías del C3: República Checa, Hungría y Polonia. En primer lugar, es importante reseñar que los vínculos comerciales entre Ucrania y los CE3 son escasos. Las exportaciones e importaciones polacas a o de Ucrania, por ejemplo, solo suponen un 1% del PIB. El comercio húngaro y checo con Ucrania es igualmente reducido. Pero… ¿cuál es la radiografía macro de estos tres países? Rollo Roscow, gestor del Schroder ISF Emerging Europe, la detalla.

República Checa

Se prevé que la economía checa siga recuperándose en 2022, con una expansión del 5% del PIB. “Esto devolvería a la economía a su nivel anterior a la pandemia”, subraya. A corto plazo, el fuerte aumento de nuevos casos diarios de COVID-19 sigue afectando al país. “Se han reintroducido algunas restricciones a la actividad, aunque con un impacto más limitado en la economía”, explica Roscow. Sin embargo, la interrupción de las cadenas de suministro sigue siendo preocupante.

A su juicio, estos problemas deberían remitir este año, con un fuerte apoyo de las exportaciones y el fondo de recuperación de la UE impulsando el crecimiento. A diferencia de los demás mercados del CE3, la República Checa ya ha empezado a recibir fondos de la UE.

Según el gestor de Schroders, el principal riesgo para estas perspectivas es el aumento de la inflación. Se aceleró hasta el 6,6% interanual en diciembre y se sitúa muy por encima de la banda de tolerancia del banco central del 1-3%. “El incremento de la inflación es un tema común en el CE3 debido al fuerte crecimiento. Se espera que la inflación siga aumentando en los próximos meses, pudiendo superar el 7,5%, antes de suavizarse a partir del segundo trimestre”, augura.

El banco central ha respondido hasta ahora subiendo su tipo de interés oficial en un total de 350 puntos básicos desde junio de 2021. En la firma británica esperan que se produzcan nuevas subidas de tipos. “Los mercados están descontando un máximo del 4,5%”. El banco central también ha tomado medidas macroprudenciales para enfriar la demanda de vivienda.

En octubre se celebraron elecciones generales y la alianza liberal conservadora SPOLU llegó al poder. “Esperamos que el nuevo Gobierno lleve a cabo una política fiscal prudente y mantenga buenas relaciones con la UE”. 

Hungría

Las perspectivas macroeconómicas de Hungría son similares a las de la República Checa. Se prevé que la recuperación continúe en 2022. La inflación también es elevada en Hungría, pero el principal riesgo reside en las próximas elecciones parlamentarias de abril.

Los principales partidos de la oposición han formado una coalición, Unidos por Hungría, para tratar de destituir al actual Gobierno liderado por Fidesz-KDNP, que lleva en el poder desde 2010. Las encuestas sugieren que será un resultado ajustado. “A la vista de estos sondeos, es más probable que el gasto fiscal continúe hasta abril, lo que supondrá un nuevo impulso a una actividad económica que ya está repuntando. Esto no haría más que aumentar los riesgos de inflación a medio plazo”, advierte el experto.

La inflación general se situó en el 7,4% interanual en diciembre. El banco central subió su tipo de interés oficial 30 puntos básicos, hasta el 2,4% en diciembre, con lo que el endurecimiento total de los tipos se eleva a 180 puntos desde junio de 2021. El gestor espera que se produzcan nuevas subidas de tipos. El banco central también ha puesto fin a las compras a través de su programa de flexibilización cuantitativa y ha utilizado métodos no convencionales para apoyar su moneda, el florín. La balanza por cuenta corriente sigue registrando superávit si se tiene en cuenta la inversión extranjera directa.

En opinión de Roscow, el fondo de recuperación de la UE también debería favorecer el crecimiento económico. Sin embargo, siguen existiendo riesgos, ya que una actuación de la UE en materia de supervisión en Hungría podría afectar negativamente a la absorción de esta financiación. “A medio plazo, la erosión del marco institucional en Hungría supone un riesgo adicional para el crecimiento, ya que puede acabar frenando la inversión extranjera directa”, reconoce el gestor.

Polonia

El crecimiento económico de Polonia ya se ha recuperado y ha superado su nivel anterior a la pandemia. “Las perspectivas siguen siendo sólidas, con el apoyo del fondo de recuperación de la UE. Sin embargo, la relación de Polonia con la UE ha sido una fuente de volatilidad y es un riesgo clave que hay que vigilar”, reconoce el experto.

Está previsto que Polonia reciba 36.000 millones de euros del fondo de recuperación de la UE. Sin embargo, las tensiones entre el Gobierno y la UE se han intensificado debido a la preocupación por el Estado de Derecho y la independencia judicial. “Ahora parece poco probable que Polonia reciba su tramo inicial de financiación de 5.000 millones a principios de 2022, y es más factible que lo ingrese a mediados o finales de año, suponiendo que se llegue a un acuerdo con la UE. El apoyo público sigue siendo abrumadoramente favorable a la permanencia del país en la UE, pero bajo el Gobierno del PiS, la relación parece que seguirá siendo tensa”.

Al igual que en los demás mercados del CE3, la inflación general ha aumentado, alcanzando el 8,6% interanual en diciembre. El banco central reaccionó a la aceleración de la escalada de los precios elevando el tipo de interés oficial al 2,25%. Las subidas suman 215 puntos básicos desde septiembre. “El reciente encarecimiento de las tarifas de la electricidad y el gas ha contribuido a elevar aún más la inflación. Sin embargo, estas tarifas se verán suavizadas en cierta medida por el Escudo Antiinflacionista del Gobierno, un paquete de recortes fiscales temporales”, revela Roscow.

Dado que se espera que la inflación alcance el 6-8% este año, muy por encima de la banda de tolerancia del 1,5-3,5%, el gestor prevé que el tipo de interés general alcanzará al menos la franja del 3-4%. “Los hogares están bien preparados para gestionar el impacto de la subida de los tipos. Los costes del servicio de la deuda son bajos como porcentaje de los ingresos disponibles, y las perspectivas de crecimiento de los salarios nominales son buenas”.

La balanza por cuenta corriente se ha deteriorado en los últimos meses y un nuevo empeoramiento en octubre hace que a 12 meses sea ligeramente deficitaria. “Hay algunos factores temporales derivados de los cuellos de botella de la cadena de suministro y es probable que la cuenta corriente siga siendo ligeramente deficitaria en 2022, a medida que la normalización de las cadenas de suministro se vaya retrasando. Esto elimina el amortiguador de la debilidad del zloty y aumenta la presión sobre el banco central para que se muestre más agresivo”, concluye.