Radiografía de la riqueza inmobiliaria en España

00Houses
Giuliana_Miranda, Flickr, Creative Commons

La inversión en activos inmobiliarios en España tiene un objetivo claro: vivienda en propiedad. Según se desprende de la segunda parte del estudio elaborado por el Observatorio del Ahorro Familiar de Fundación Mutualidad de la Abogacía y Fundación IE de IE University, el 76% de las familias españolas tiene en propiedad su residencia. Así, el 32% de los hogares españoles con inversión inmobiliaria tiene pasivos hipotecarios financiando la misma.

La vivienda habitual constituye el 60% de la riqueza inmobiliaria de los hogares en nuestro país. El 40% restante está conformado por otros activos inmobiliarios (segundas residencias, locales, garajes, fincas, etc.). No obstante, casi la mitad, exactamente un 45% de las familias españolas, también tiene inversiones en activos inmobiliarios que no constituyen su residencia habitual.

La educación financiera clave para la diversificación

Si bien es cierto que la mentalidad de tener en propiedad la residencia habitual genera seguridad a largo plazo, no exime poderse ver abocado a una situación de fragilidad financiera. Blanca Narváez, directora general de Fundación Mutualidad de la Abogacía aboga «por ahondar en una educación financiera y dar a conocer todos los instrumentos que existen en este aspecto para ayudar a los hogares españoles a gestionar sus ahorros de forma adecuada. Asimismo, hace un llamamiento a las instituciones y autoridades políticas para desarrollar un marco legislativo apropiado con el que fomentar el ahorro en la población española. La palabra clave es diversificación.

Opinión compartida por Laura Núñez, profesora de Finanzas de IE Business School y directora del Observatorio del Ahorro Familiar. Núñez explica que «a pesar de que, ciertamente, la propiedad de la vivienda habitual sin carga hipotecaria implica una resiliencia mayor ante imprevistos al aportarnos un hogar físico, tenemos que ser conscientes de que no todo el ahorro debe dedicarse al ladrillo«. En España se invierte el 80% en inmuebles y solo un 20% en activos financieros. La profesora apunta a la importancia de contar con activos más líquidos y la diversificación del riesgo a través de otros vehículos de inversión.

En este sentido, el estudio revela que el 63% de las familias financieramente pobres son hogares vulnerables a pesar de contar con algún tipo de riqueza inmobiliaria. A lo que hay que sumar que la mitad de ellas tiene una hipoteca a la que hacer frente. Según la investigación, la riqueza inmobiliaria de la mitad de las familias que poseen activos inmobiliarios es inferior a los 157.000€.

España y Portugal los que más invierten en ladrillo

El estudio, pionero en España, analiza también la composición del ahorro de los hogares en España con relación a los activos inmobiliarios, y en cinco países clave en la Unión Europea: Alemania, Bélgica, Francia, Italia y Portugal.

España es, junto con Portugal, el país donde alrededor de un 80% de familias tiene algún tipo de riqueza inmobiliaria. Les siguen Bélgica e Italia con un 72% y 71%. A la cola del ranking, y con gran diferencia, se situarían Francia y Alemania. Solo el 62% y 50% de los hogares tiene algún tipo de inversión en el sector inmobiliario, respectivamente.

Cierto es que los resultados muestran que los hogares que no son propietarios están expuestos a una mayor vulnerabilidad financiera en todos los países. Así, en Alemania, casi el 80% de los hogares vulnerables no tiene ninguna propiedad inmobiliaria, situación que contrasta con Portugal y España, con un 33% y 37% respectivamente.