Reflexiones de la banca privada española en 2021: el turno de Guillermo Aranda (atl Capital) y Pablo Martínez-Arrarás (iCapital)

Reflexiones de la banca privada española en 2021: el turno de Guillermo Aranda (atl Capital) y Pablo Martínez-Arrarás (iCapital), Reflexiones de la banca privada española en 2021: el turno de Guillermo Aranda (atl Capital) y Pablo Martínez-Arrarás (iCapital)
Guillermo Aranda y Pablo Martinez-Arrarás

Después de conocer los principales datos del Ranking de Banca Privada de 2021 elaborado por FundsPeople, publicado en Insight Banca Privada, iniciamos una ronda de reflexiones acerca del presente y futuro de la banca privada en España. A continuación, los máximos responsables del negocio de banca privada comparten con FundsPeople sus perspectivas para el sector dedicado a los grandes patrimonios.

En esta ocasión es el turno de Guillermo Aranda, consejero delegado de atl Capital, y Pablo Martínez-Arrarás Caro, socio fundador y responsable de iCapital EAF. La agencia de valores es la vigésimo novena banca privada con más patrimonio en España, tras cerrar el ejercicio de 2020 con 1.720 millones de euros de patrimonio, seguida de la EAF, que cierra el Top 30 con 1.600 millones.

Perspectivas para el negocio de banca privada en 2021

Guillermo Aranda: Muy buenas. Con los tipos de interés bajos y con las entidades bancarias cobrando en cuenta corriente, nuestra propuesta de valor se seguirá apreciando. Creemos que el negocio crecerá a tasas de dos dígitos.

Pablo Martínez-Arrarás Caro: Esperamos que continúe el crecimiento en línea con años anteriores y que siga la concentración del sector.

¿Creéis que el negocio de banca privada ha salido reforzado del Covid-19?

G.A.: Si, el dinamismo que hemos tenido durante la pandemia, priorizando el contacto con el cliente, en nuestro caso, ha supuesto un reforzamiento de las relaciones con los clientes y un incremento significativo del negocio.

P.M.A.: Creo que el asesoramiento fuera de las bancas privadas ha salido reforzado.

¿Qué avances digitales han venido para quedarse en el sector de banca privada?

G.A.: Sin duda, las videoconferencias. Los clientes se han habituado a esta forma de reunión y aunque volverán las reuniones presenciales, las videoconferencias se mantendrán.

P.M.A.: El acceso de los clientes a sus posiciones (los que no lo tenían) y la firma de órdenes en línea con la entidad depositaria, así como todo tipo de conferencias en línea.

¿Estáis abiertos a la posibilidad de crecer inorgánicamente o todavía queda mucho recorrido para seguir creciendo orgánicamente?

G.A.: Nos queda mucho camino de crecimiento orgánico, sobre todo fuera de Madrid, pero no descartamos alguna adquisición que complemente nuestro negocio.

P.M.A.: Contemplamos las dos posibilidades en estos momentos.

¿Qué puede mejorar el sector de banca privada en España?

G.A.: El sector debe mejorar en la adecuación de la propuesta de valor a los clientes, pasando de un modelo donde el valor estaba en la gestión a un modelo donde el valor está en el asesoramiento.

P.M.A.: Superar los conflictos de intereses que con frecuencia asedian a los banqueros privados y mejorar el acceso a productos.

¿Qué retos tecnológicos, normativos u otras tendencias pueden influir más en la banca privada en los próximos años?

G.A.: Sin duda la tecnología va a jugar un papel muy relevante. La automatización de los procesos administrativos que implica el asesoramiento a los clientes, y que cada vez son mayores, debe permitir liberar tiempo a los asesores para dedicarse al verdadero asesoramiento.

P.M.A.: Racionalizar la aplicación de la normativa MiFID con la debida flexibilidad y a la vez con el obligado rigor. Por otro lado, evitar las generalizaciones y focalizarse en las necesidades de los clientes y en soluciones que el asesoramiento está proporcionando. Además, proporcionar seguridad digital.