Retos del contexto regulatorio en el postrading: la opinión de los expertos

Photo by JOHN TOWNER on Unsplash
Photo by JOHN TOWNER on Unsplash

Un año más, Deloitte ha celebrado su jornada enfocada en los retos del contexto regulatorio en el postrading. En esta ocasión, Marta García, socia de Risk Advisory de Deloitte, destacó en la apertura que la pandemia ha aplazado la mayoría de los hitos y regulaciones en el contexto postrading. «El actual escenario del sector es similar al que se vio hace un año. En él, próximamente se producirán nuevas regulaciones, que tendrán un impacto técnico-operativo y requerirán de unos plazos muy ajustados de adaptación. En todo ello, las nuevas tecnologías tendrán un papel protagonista”, contextualiza.

Por su parte, Francisco Béjar, subdirector general de Iberclear destacó a lo largo de su presentación la importancia de la digitalización y el fomento de las nuevas tecnologías en el mercado de capitales. En este sentido, recordó que la Comisión Europea publicó en septiembre el plan de acción de Capital Market Union, en el que se recogen las recomendaciones del High Level Forum, entre las que se encuentra el importante papel de la innovación tecnológica.

Para el subdirector general de Iberclear, “es fundamental estar preparados para los cambios regulatorios”. Para ello, señaló la importancia del papel de Iberclear como CSD, para garantizar este cumplimiento por parte de todo el mercado español. En este sentido, afirmó que desde la entidad están ampliando varias herramientas y servicios para facilitar el cumplimiento regulatorio. Por último, Béjar subrayó que la labor de Iberclear como CSD se debe fundamentar en tres pilares: garantizar el cumplimiento con la regulación, promocionar la innovación y acompañar a entidades y emisores hacia un modelo más tecnológico y eficiente.

Por su parte, el responsable de la unidad de Gestión de Garantías de Banco de España, David Galán, enfocó su ponencia en el impacto del proyecto ECMS (Eurosystem Collateral Mangement System) en las entidades. Galán apuntó que la migración se producirá en modo big-bang, por tanto, no habrá coexistencia con los sistemas actuales. Por otro lado, el ponente también quiso señalar el cambio que entraña el uso de la mensajería ISO20022 para los activos negociables y de la mensajería XML para los activos no negociables.

Desde su punto de vista, es importante que las entidades realicen un análisis de impacto completo y un buen plan director de proyectos para asegurar su correcta adaptación al nuevo sistema. 

La visión de los custodios y depositarios

A la hora de analizar los avances tecnológicos que se están produciendo en el sector, Almudena Amor, responsable de Intermediarios Financieros y Corporaciones de BNP Paribas Securities Services, subrayó que la industria lleva mucho tiempo dedicada a la mejora de procesos y a la creación de servicios.

En este sentido, destacó los impactos que ya son visibles en el mercado y que van dirigidos a la mecanización de procesos, mediante RPA o Machine Learning. En este grupo entrarían los nuevos canales de comunicación con clientes, como el desarrollo de APIs o la progresiva implementación de los asistentes virtuales. Por otro lado, considera que hay otros impactos que se producirán más a largo plazo, como son la transformación del entorno de la poscontratación mediante el uso de Distributed Ledger Technology (DLT). En esta línea, se están produciendo avances en el desarrollo de servicios de valor añadido usando Smartcontracts en la gestión de los eventos corporativos. No obstante, espera que el gran impacto sea la introducción de los activos digitales. Para ello, considera que tiene que haber un marco regulatorio claro.

Javier Planelles, director corporativo del Área de Servicios Operativos de CECABANK, comparte esa opinión. Según Planelles, “la clave es si estas tecnologías ofrecen valor. Es vital que el supervisor aporte un marco estable”.

Para Elena Mesonero, responsable regional de Soluciones de Negocio para Iberia y Latam de CACEIS, los productos más demandados se encuentran en torno a tres ámbitos: normativa (gobierno corporativo o RSC), productos complejos y optimización de flujos de datos y procesos.

Por su parte, Fernando García Rojo, responsable de Ventas de Global Securities Services de BBVA, piensa que entre los servicios que mayor crecimiento pueden experimentar en los próximos años se encuentran los servicios de custodia y depositaría tradicionales, en los que cada vez cobra más relevancia poder prestar soluciones a medida para distintas tipologías de clientes y sus necesidades, el servicio especializado a las ESI (Empresas de Servicios de Inversión) y a sus clientes, y la gestión de activos digitales.

Respecto a las distintas normativas que hay en marcha, como la armonización del colateral (ECMS) y de los eventos corporativos (SCoRE) a nivel europeo, García Rojo destaca la importancia del proyecto SCoRE como catalizador para garantizar la homogeneidad de la gestión de los eventos corporativos a nivel europeo. Por otro lado, piensa que el proyecto de ECMS otorga a los participantes una mayor facilidad de acceso al colateral optimizando, a su vez, la gestión del mismo.  

En cuanto al papel de las soluciones de e-voting en una posible homogeneización del mercado europeo de juntas de accionistas, Planelles no se muestra optimista ya que queda mucho recorrido por hacer en cada uno de los países. Aunque sí ve un punto positivo. “Hay un driver, que es la RSC, basado en querer ejercer un voto responsable. En este ámbito, los custodios tienen un papel relevante”, contextualiza.

Por otro lado, Mesonero volvió a resaltar la desventaja que supone la inexistencia de un marco regulador completo para la actividad del préstamo de valores en el caso de las instituciones de inversión colectiva españolas. Esta desventaja afecta tanto a las gestoras, en términos de rentabilidad, como al funcionamiento del mercado de valores, ante la entrada de nuevas normativas como CSDR (febrero 2022).

Finalmente, Amor considera que el principal reto de la implementación de la disciplina de liquidación para los clientes institucionales es la complejidad asociada a la gestión de las penalizaciones y de la recompra obligatoria. Los clientes requieren adaptarse para procesar, controlar y trasladar las penalizaciones a sus terceros cuando forman parte de una cadena de custodia que suele ser lo más común. A pesar de esta dificultad, existe un claro consenso de los efectos positivos que su introducción tendrá en la eficiencia de la liquidación.

Sin embargo, en relación con la obligación de realizar una recompra, existe una opinión generalizada de los posibles efectos negativos que la misma provocaría en la liquidez de los mercados. Por ello, afirmó que en la consulta pública realizada por la Comisión Europea en febrero se volvió a solicitar por parte de la industria un retraso en la implementación de la recompra y que esta fuese voluntaria.