Salud financiera: cómo están los españoles en comparación con sus vecinos europeos

Dinero
Free pictures of money, Flickr, Creative Commons

En los últimos meses, se ha hablado mucho de salud, tanto entendida de forma general como de forma más particular  con especial incidencia en esa salud mental que tanto ha perjudicado la pandemia. Desde ING han decidido sumar a esa lista  la financiera, que al final termina también impactando en la salud general de los ciudadanos.  De hecho, uno cada cinco españoles señala que su bienestar emocional se ve afectado por ese estrés que le genera pensar en sus finanzas. Además, el 19% asegura que esto también le afecta a nivel físico y a sus relaciones sociales y el 16% tiene dificultad para conciliar el sueño. Y, la mala noticia es que esta salud financiera no ha hecho otra cosa que empeorar en tiempos de pandemia.

Según una encuesta realizada por TFI Consumer Research de ING Direct, el 43% afirma tener una mala salud financiera, en comparación con el 31% que lo pensaba antes de que estallara el COVID-19. Ha aumentado casi el doble, del 49% al 81%, los encuestados que dan un suspenso a la salud financiera de sus conciudadanos, calificándola por debajo del cinco sobre diez. Esta cifra del 81% es muy superior a la registrada por otros países europeos como se aprecia en el gráfico inferior.

Pero, ¿qué es la salud financiera? No es otra cosa que conseguir un equilibrio entre los ingresos y gastos que permitan el control de las finanzas de uno y contribuyan por tanto a la felicidad del individuo.

En concreto, el 25% de españoles lo define como «llegar a fin de mes con facilidad», y el 23% como «sentir que tiene el control de sus ingresos y gastos» Además, para el 21% significa «ser capaz de ahorrar». Para conseguir esta facilidad o al menos para intentarlo, el 72% de los encuestados opta por hacer seguimiento de sus ingresos y gastos, el 70% hace hincapié en la importancia de gastar conscientemente, y más del 60% coincide en señalar la importancia de controlar o reducir sus gastos y deudas.

La educación financiera sigue siendo escasa

Qué duda cabe que en todo ello influye mucho la educación financiera de los ciudadanos. De hecho, dos de cada tres españoles creen que la salud financiera debería enseñarse en los colegios, aunque la realidad muestra que pero el 58% ha aprendido a gestionar sus finanzas de forma autodidacta.

A este respecto, la CNMV publicó hace un par de semanas un documento de trabajo titulado Educación financiera y decisiones de ahorro e inversión: un análisis de la Encuesta de Competencias Financieras (ECF). En él fija la nota media derivada de la evaluación de los conocimientos financieros de la muestra en un 6 sobre 10 . En concreto, según este documento el 70 % de los individuos tienen unos conocimientos medios o altos y un 25 % unos conocimientos bajos o muy bajos. Además, el organismo regulador y el Banco de España han propuesto incrementar la educación financiera en el currículo escolar para conseguir un mejor conocimiento de las finanzas por parte de los individuos.