Sébastien Senegas (Edmond de Rothschild AM): “En pocos años, la inmensa mayoría de los fondos serán artículo 8 o 9, por lo que la normativa tendrá que volverse más rigurosa”

“En pocos años, la inmensa mayoría de los fondos serán artículo 8 o 9, por lo que la normativa tendrá que volverse más rigurosa”, Sébastien Senegas (Edmond de Rothschild AM): “En pocos años, la inmensa mayoría de los fondos serán artículo 8 o 9, por lo que la normativa tendrá que volverse más rigurosa”
Foto: cedida por Edmond de Rothschild AM.

Ya son 16 los años que Sébastien Senegas lleva cubriendo el mercado español en Edmond de Rothschild AM. Desde 2015 lo hace como responsable de una oficina que ha ido creciendo año y año y que, en el último lustro, ha doblado su volumen de activos bajo gestión, hasta alcanzar actualmente los 1.500 millones de euros, según datos del barómetro que publica FundsPeople. En este tiempo, Senegas ha podido apreciar los cambios que se han ido produciendo en la industria, especialmente en lo que respecta a la profesionalización de sus clientes, que van desde su sofisticación y asunción de un mayor riesgo en sus carteras, hasta su apertura a nuevas formas de concebir la inversión, plasmado sobre todo a través de los fondos temáticos.

Sin embargo, tal y como reconoce en una entrevista con FundsPeople, si hay algo que de verdad está transformando al sector es todo lo relacionado con la inversión con criterios Ambientales, Sociales y Gobierno corporativo (ASG), un tema que personalmente le apasiona y también le preocupa. “El mundo no puede seguir por este camino. Tenemos que reducir ya el nivel de emisiones. Y estas no hacen más que aumentar. Pocos reparan en que lo realmente importante no son los gases de efecto invernadero que emitimos a la atmósfera, sino unos niveles acumulados que continúan creciendo. Se nos acaba el tiempo. Si no hacemos algo ya, será tarde. El problema es que la sociedad no está dispuesta a cambiar su forma de vida”, se lamenta.

A nivel laboral, Senegas se siente muy cómodo con la forma en la que su entidad está abordando la inversión socialmente responsable. Sobre todo, por el compromiso mostrado por su casa desde que, en 2010, firmase los Principios para la Inversión Responsable de la ONU. “Cuando salió la SFDR, el 85% de nuestros activos eran artículo 8 o 9. En materia ASG, hemos sido pioneros tanto en productos líquidos como ilíquidos, donde cada vez los clientes españoles invierten más. Es un área en la que queremos crecer y donde tenemos fondos de private equity o infraestructuras artículo 9. Contamos desde hace mucho tiempo con equipos internos dedicados a la ASG, aunque tampoco renunciamos a la información que nos aportan proveedores externos”, explica.

En el mundo de los fondos líquidos, aplican un criterio de selección best in universe, esto es, seleccionar las compañías con mejor nota independientemente del sector en el que se encuadren. “Cuando empezamos, apenas el 5% de las gestoras seguían esta metodología. Ahora el porcentaje es mucho mayor. Esta ha sido una de las diferencias más claras con bastantes de nuestros competidores, así como el hecho de disponer de una herramienta de rating interno, lo cual nos permite crear carteras muy bien alineadas con los principios de sostenibilidad. En todo lo que hacemos aplicamos criterios ASG y de impacto, incluidas todas las actividades que realizamos fuera del sector financiero”.

Diferenciar en el mundo de la ASG no es fácil

El responsable de Edmond de Rothschild AM observa que la ASG está ganando cada vez más adeptos en España. Lo aprecia sobre todo a nivel institucional. “Empezó con retraso con respecto al norte de Europa y queda camino por recorrer, pero está recuperando el tiempo perdido. Está claramente en auge por tres motivos: regulación, interés, convicción y regulación”. En materia normativa, Senegas cree que, “dentro de muy pocos años, la inmensa mayoría de los fondos serán artículo 8 o 9, por lo que la normativa tendrá que volverse más rigurosa para diferenciar algo más. No obstante, aún no hemos llegado a ese punto, ya que no todo es artículo 8 o 9. Pero cuando sea así, la regulación tendrá que ser más estricta”.

El experto comprende la confusión que se ha generado en la comunidad inversora con respecto al tema de la inversión sostenible. “Distinguir qué es ASG y qué no es algo que le cuesta al cliente. Hay mucha confusión, pero no es su culpa. No resulta fácil. Las cosas no están claras. Hay fondos que han pasado a ser artículo 8 y que no han tenido que hacer prácticamente ningún cambio”, advierte. En la casa francesa están enfocándose especialmente en la S de lo Social. “En ASG, se habla mucho de la A de Ambiental, pero no hay que descuidar otras siglas, en especial en lo que respecta a la educación o cómo las empresas cuidan el capital humano. Son aspectos que, además, también redundan en mejorar los criterios ambientales”.

Internamente, en la gestora están destinando la mayor parte de sus recursos a tecnología, ciberseguridad y cumplimiento normativo. También a reforzar sus equipos de gestión y, a lo que a él más directamente le afecta, al departamento de sales support y servicio al cliente, el cual tiene previsto reforzar. “Es muy importante cuidar a los clientes. Yo siempre digo: puedes perder activos porque te reembolsen, pero nunca un cliente por no haber vendido correctamente el producto o no haberle prestado un buen servicio. El inversor valora mucho la cercanía y la agilidad en la respuesta. También el acceso a los gestores. Todo ello es válido si el resultado de los fondos es bueno. Si no tienes performance, olvídate. No entras en el radar”.

El negocio en Latinoamérica

Esto aplica igualmente a Latinoamérica, región de la que Senegas también es responsable y donde Edmond de Rothschild AM mantiene alianzas con dos socios locales: Banchile AFG y Grupo Sura.

“En total contamos con socios en cinco mercados. La estrategia en la región es diversificar el negocio abriéndose cada vez a más países y a más segmentos de clientes (institucional, bancas privadas…). Históricamente, Chile ha sido el mercado natural para las gestoras internacionales por el negocio de pensiones. Aunque trabajamos con las AFP chilenas, no es nuestro único negocio, por lo que tampoco nos va a afectar especialmente la situación de incertidumbre que están atravesando en la actualidad. Existen oportunidades cada vez más interesantes que estamos explorando. Por ejemplo, en Colombia. Aunque en tamaño es la mitad del chileno, este mercado se está abriendo a fondos de gestoras extranjeras”, revela.

Navegando en la incertidumbre

Senegas reconoce que el entorno actual es de mucha incertidumbre. “Y, cuando hay mucha incertidumbre, es más fácil que nos equivoquemos todos en los análisis”. A su juicio, lo que ocurre es que estamos entrando en un nuevo ciclo de inflación. “Había comenzado antes de la guerra de Ucrania. El conflicto solo ha acelerado las cosas”. Para él, la clave de todo está en saber si los bancos centrales serán capaces de controlar la inflación con subidas de tipos sin dañar la economía. El mensaje que le lanza a los inversores en el actual entorno es el de pensar en el largo plazo y aprovechar las caídas para ir tomando posiciones no de golpe, sino poco a poco. “Nunca se sabe dónde está el suelo, pero nos estamos acercando a niveles interesantes para ser constructivos”.

En su opinión, en renta variable van surgiendo oportunidades, mientras que en renta fija estas se pueden encontrar ya. “En bonos high yield, por ejemplo, tienes una TIR muy interesante por el riesgo que estás asumiendo”. Su consejo: pensar con cabeza, diversificar y seguir tendencias, no sectoriales sino temáticas reales, como su fondo de EdR Fund Big Data por su filosofía más diversificada. Y, sobre todo, permanecer invertido.

“Las caídas suelen durar mucho menos que las subidas. Nunca me gustó el argumento de que, cuando bajan los mercados, bajamos menos y cuando suben ganamos menos. En los mercados bajistas, que es cuando casi nadie quiere invertir, puedes decir que lo estás haciendo mejor. Sin embargo, como el 80% de las ocasiones los mercados suben, te pasas la mayor parte del tiempo explicándole al cliente por qué vas por detrás”, reflexiona.