¿Será 2021 el año de la normalización?

legal-regulacion-dudas-guia-pregunta
Jon Tyson, Unsplash.

2020 fue el año en el que descubrimos que algo tan minúsculo como un virus puede poner en jaque la economía mundial, pero también fue el año en el que los bancos centrales y los gobiernos nos sorprendieron con su determinación y la inyección de unos estímulos sin precedentes (que siguen vigentes, más los que están por llegar) y en el que constatamos que la ciencia y la colaboración internacional pueden obrar milagros, en este caso en forma de las ansiadas vacunas.

Pero muchas buenas noticias pueden acabar por empachar a los mercados que, ante la perspectiva de que la economía mundial se recupere con fuerza este año, han empezado a preocuparse por un posible aumento de la inflación que acabe provocando subidas de tipos. Visto lo visto, ¿será 2021 el año de la normalización? Varios gestores de renta fija comparten sus opiniones durante un encuentro virtual organizado por FundsPeople y patrocinado por Invesco.

Paloma Lorenzo (Fonditel)
Paloma Lorenzo (Fonditel)

“Si entendemos normalización como una situación en la que los bancos centrales ya no intervengan en la formación de los precios en renta fija, entonces no, este año no será el año de la normalización en ese sentido”, aclara Paloma Lorenzo, gestora de renta fija en Fonditel. “La Fed y el Banco de Inglaterra insisten en que el aumento del tipo de interés de los bonos soberanos que hemos visto en las últimas semanas no es preocupante, que es normal en un contexto de recuperación y que incluso es deseable aunque, eso sí, matizan que ‘mientras las condiciones financieras sean las deseadas’. Por eso pensamos que en 2021 seguirá siendo necesario que los bancos centrales sigan apoyando a los mercados”.

Francisco Simón (Santander AM)

“EL COVID tuvo un efecto muy negativo en las economías, pero ha sido bastante limitado gracias a las políticas monetarias y fiscales. Y afortunadamente ahora tenemos las vacunas, por lo que la expectativa de tener a la población vacunada y poder reabrir las economías propiciará una recuperación cíclica”, es la teoría de la que Francisco Simón se declara un firme defensor. En este contexto, elresponsable de Estrategia de Asignación Táctica en GMAS España en Santander AM cree que “podemos esperar que las curvas de tipos ganen más pendiente, que vayan subiendo los tramos largos, como ya estamos viendo en EE.UU., y que este movimiento se extienda también a las curvas europeas. Pero todavía vemos muy prematuro que los bancos centrales vayan a subir tipos, pese a las presiones de los mercados”.

Una recuperación a dos velocidades

José Mª Yraola (BBVA AM)

En BBVA AM también apuestanpor una recuperación cíclica muy ligada a la inmunización de grupo, “pero pensamos que va a ser una recuperación a dos velocidades, según el ritmo de vacunación y las políticas fiscales y monetarias”, puntualiza José Mª Yraola, responsable de Multiactivosen la entidad. “A un lado tenemos a EE.UU., donde el ritmo de vacunación es rápido y los paquetes de estímulos son enormes: se ha aprobado un plan enfocado a consumidores y empresas que equivale al 10% del PIB y ya está debatiendo otro, enfocado en infraestructuras, que supondría otro 12% del PIB. Esto, sumado a que la Fed mantiene una postura acomodaticia, favorece una rápida recuperación. Al otro lado está Latinoamérica, donde las tasas de inmunización son muy bajas (excepto en Chile) y les costará más salir de la crisis. Pero, en cualquier caso, la recuperación cíclica está sobre la mesa para este año”.

Susana Sánchez (Bankia Fondos)

“Cuando alcancemos la inmunidad de grupo, vendrá la recuperación y, con ella, como estamos viendo en este principio de 2021, vendrá la normalización de los tipos de interés”, vaticina Susana Sánchez. En este escenario, la directora de Renta Fija y Fondos Garantizados en Bankia Fondos recomienda “vigilar mucho el empinamiento de la curva que venimos observando desde finales del año pasado, movernos más hacia los plazos cortos, que van a permanecer muy anclados porque los bancos centrales no se quieren precipitar, estar en duraciones bajas, y seguir observando el crédito, porque los diferenciales tenderán a bajar según la evolución bursátil. Y esa reducción de las primas del crédito va a compensar marginalmente el repunte de los tipos base, por lo que habrá que sobreponderar el crédito en las carteras”.

Laure Peyranne (Invesco)

El punto prudente lo pone Laure Peyranne, que recuerda que “todavía no sabemos hasta qué punto las vacunas previenen la transmisión del virus, pero no brindan una protección del 100%, así que es probable que tengamos que mantener otras medidas como las mascarillas o el distanciamiento social. Además, es posible que no funcionen igual con todas las variantes, lo que podría traducirse en nuevos confinamientos. Por último, el ritmo desigual de inmunización implica que, aunque un país se sienta cómodo abriendo su economía nacional, quizás no pueda abrirse al resto del mundo durante varios años”.

Aun así, la responsable de ETF en Invesco para Iberia, Latinoamérica y US offshore está convencida de que 2021 será un año más normal que 2020. “Anticipamos un fuerte crecimiento económico, no solo por los efectos de base tras la profunda recesión del año pasado, sino también por las elevadas tasas de ahorro de los hogares, que sugieren que existe una demanda reprimida que podría liberarse a medida que reabran las economías. En ese entorno, los activos cíclicos como la renta variable (sobre todo value frente a growth), inmobiliario, materias primas, etc., serían los activos a tener en cuenta”.