Stefan Isaacs (M&G): «No creo que hayamos visto el fin de la inestabilidad en los mercados»

Stefan Isaacs (M&G)
Foto cedida

El M&G (Lux) Euro Corporate Bond es un fondo de renta fija con Sello FundsPeople en 2020, con la calificación Blockbuster. Stefan Isaacs, director de Inversiones de deuda pública de M&G Investments, es su gestor. Su visión es clara: “todo parece indicar que la incertidumbre y volatilidad derivadas de esta crisis permanecerán en el futuro inmediato. No creo que hayamos visto aun el fin de la inestabilidad en los mercados. No sabemos cuánto durará la crisis, solo que la recuperación económica tendrá que ir acompañada de la apertura gradual de las diferentes economías, lo que nos lleva a un escenario de recuperación más pausado de lo que podíamos esperar al comienzo”, afirma en declaraciones a FundsPeople.

Con todas estas incógnitas por resolver Isaacs considera complicado dar una cifra exacta sobre el coste que tendrá la crisis en la economía mundial, por lo que en el equipo se mantienen cautos y con un sesgo claro por el crédito de alta calidad. “Nuestra filosofía en tiempos de crisis es la misma de siempre: ¿se nos paga adecuadamente por el riesgo que asumimos? Mientras que en tiempos de volatilidad buscamos reducir el riesgo y proteger el capital, nuestro enfoque como inversores a largo plazo es capturar las oportunidades generadas por una reacción exagerada del mercado, siendo muy selectivos y con un fuerte análisis de las compañías de modo individualizado”, explica.

Dicho esto, el gestor se muestra convencido de que la clase de activos está bien respaldada y se recuperará de las pérdidas de las últimas semanas. “Los flujos del mercado están siendo fuertes, el inventario de bonos de contrapartida es bajo y la actividad del BCE es sin duda muy subrayable. Las compras del banco central de este año, de aproximadamente 1,1 billones de euros, deberían superar las emisiones netas de soberanos (+540.000 millones de euros), empresas (+240.000 millones) y ABS (-10.000 millones) en unos 350.000 millones. Por todo esto, los factores técnicos son sin duda favorables”.

Cambios de posicionamiento realizados a raíz de la crisis de mercados

La prioridad de Isaacs es mantener una cartera de alta calidad. Por eso, dado el alto nivel de incertidumbre de los mercados y a pesar de las valoraciones más atractivas que pudieron encontrar en el mes de marzo, solo están añadiendo riesgo de forma muy marginal. “En este punto del mercado no estamos siguiendo sesgos geográficos o sectoriales, sino valorando la entrada de activos una a una y en colaboración constante y estrechísima con nuestro equipo de analistas, uno de los mayores de la industria. Es importante recordar que habíamos empezado el año con unas valoraciones muy caras para los mercados desarrollados y como consecuencia de estas el fondo entró en la crisis con un posicionamiento defensivo”.

El estallido de la crisis sanitaria ajustó la situación en las valoraciones. “En marzo hemos visto ejemplos claros de activos sobrecastigados, ofreciendo revaloraciones que no habíamos visto desde la crisis financiera del 2008. La gran diferencia con aquel momento es que esta vez no nos enfrentamos a los mismos problemas de apalancamiento y de consumo y banca que vimos entonces. El gran número de vendedores forzados en el mercado ofreció oportunidades de comprar bonos de calidad con un descuento significativo, y en marzo, cuando las primas por nueva emisión repuntaron a niveles de 2012, participamos en algunas nuevas emisiones de nombres muy sólidos como Carrefour, Lloyds, Coca Cola o Diageo”, revela.

En el mes de abril se ha visto un gran repunte del crédito y el investment grade europeo ha recuperado más de la mitad de las pérdidas que sufrió en marzo pero, según el gestor, las valoraciones no son lo que eran hace un mes y los balances están dañados. “Con el rápido estrechamiento de los diferenciales, hemos empezado a reducir nuestra sobreponderación a crédito a partir de la segunda mitad del mes. Durante el mes de abril hemos aumentado los activos libres de riesgo en el fondo, que se sitúan ahora cerca del 8%. Hemos mantenido una posición prudente respecto al transporte, la energía, la industria básica y, en menor medida, a los automóviles y a la banca. Compramos nuevas emisiones PVH, Met Life, BMW, Honda, Fedex, Signify y Pepsi. Añadimos Credit Ag, BFCM, BP & Generali y redujimos la exposición Ford, GE, Kraft y Total a corto plazo”.

Isaacs cree que seguramente habrá impagos de baja calidad crediticia, aunque hay empresas con balances lo suficientemente sólidos como para capear esta tormenta. “Hay que saber seleccionarlas. Nosotros nos encontramos cómodos con los nombres que tenemos en cartera y favorecemos, como siempre, las compañías con una fuerte generación de caja y balances de ingresos diversificados”.

En el equipo mantuvieron una duración baja durante bastante tiempo precrisis ya que las valoraciones les parecían caras, lo que podía conllevar riesgo de bajada si se daba una subida de los tipos. “Desde el arranque de la crisis hemos añadido duración a través de derivados y ahora nuestra posición es prácticamente neutral, en 4,9 años. Cuesta ver una tendencia clara en el bund, que está teniendo un comportamiento bastante errático y mientras esta se mantenga, seguiremos neutrales en duración”, concluye el gestor.