Tressis aconseja cautela ante el exceso de optimismo en los mercados

global-previsiones-perspectivas
Fernando @cferdo on Unsplash

Uno de los mayores riesgos para 2021 es el exceso de optimismo que reina en los mercados. Así lo han explicado este miércoles José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis, y Daniel Lacalle, economista jefe de la entidad, durante la presentación de sus estrategias de inversión.

La tercera oleada del COVID-19 ha provocado que muchos países estén llevando a cabo confinamientos selectivos y que el cierres de algunos sectores se mantenga. “Había una fuerte esperanza de que el primer trimestre gran parte de las medidas disminuyesen y ahora hay un riesgo a que se mantengan”, ha explicado Lacalle. En su opinión, además de las dificultades que traerá esto consigo, hay otro gran riesgo este año y es “el exceso de optimismo con respecto a catalizadores que no tienen ese nivel de impacto en el crecimiento, la productividad o la inversión”, ha matizado. Por eso no es de extrañar que aconsejen cautela a sus clientes a la hora de tomar decisiones de inversión.

Por regiones, favorecen Estados Unidos frente a Europa, siendo conscientes de que la valoración es elevada pero creen que la «agilidad y flexibilidad de la economía va a seguir creciendo», y también les gusta su exposición a determinados sectores como tecnología. Aun así, aunque creen que este sector va a seguir siendo beneficiado, recomiendan diversificar bien las carteras y no hacer apuestas únicas. Dentro de emergentes, se mantienen más sesgados hacia Asia.

En renta fija son muy prudentes porque “con niveles en mínimos, las probabilidades de que haya un susto son altas, ha advertido Maté. “No creemos que la inflación vaya a repuntar de manera significativa como tendencia, pero podemos ver repuntes, lo que nos hace ser prudentes en deuda pública”, ha añadido al respecto.

Perspectivas económicas

En cuanto a la recuperación de los beneficios empresariales, Lacalle habla de una expectativas muy altas de un 20% o 30%. Sin embargo, alerta de que se produzca una revisión a la baja de esos beneficios, fundamentales en una subida fuerte del consumo y la recuperación de la actividad en sectores como el turismo, viajes, etc. Otros motivos que apoyan su posicionamiento cauto.

Según sus cálculos, la economía mundial va a tener un impacto en el 2020 inferior a lo que se estimaba, en torno al -4%, gracias a que la recuperación de las economías asiáticas ha sido mejor de lo esperado. La salida en de la crisis será en forma de K, con las economías china, india y asiáticas recuperándose rápido. Sin embargo, la eurozona, Reino Unido y Canadá lo harán “mucho peor que la media”. En el caso de EEUU, el crecimiento está muy cuestionado por las estimaciones que hay en cuanto a subidas de impuestos y cambios normativos, han advertido.