Turismo, energía o consumo, algunas de las temáticas ganadoras para GVC Gaesco el próximo año

GVC Gaesco, Turismo, energía o consumo, algunas de las temáticas ganadoras para GVC Gaesco el próximo año
Firma: Daniel Lerman (Unsplash).

La firma ha presentado sus recomendaciones de cara al próximo año, cuyo retorno a la normalidad seguirá alimentando episodios de volatilidad, aunque controlados por los bancos centrales. Un escenario en el que GVC Gaesco cree que hay algunos sectores ganadores. Uno de ellos es el turismo que, aunque pueden seguir afectados intermitentemente, es precisamente su perspectiva de recuperación lenta lo que hace de este sector atractivo para 2022. También destacan la energía, por los vaivenes sufridos este año, la construcción, la tecnología y el consumo discrecional.

En el ojo del huracán está el sector consumo. Desde la entidad explican que, actualmente, el sector vive lo que se conoce como la tormenta perfecta: el aumento de los precios de la energía, la subida constante de los precios de las materias primas y el incremento de los costes de transporte, que se sitúa en máximo. La confluencia de todos estos factores desemboca en la inflación en el sector consumo.

Apuntan a que la subida de los precios finales depende, en gran medida, de la capacidad que tengan las compañías para hacerlo. Así, la rentabilidad de numerosas empresas está en riesgo y solo aquellas con un elevado poder de fijación de precios pueden salir airosas, como es el caso de Ebro Foods y Viscofan, citan.

Posicionamiento cauto

Víctor Peiro, director General de Análisis de GVC Gaesco, advierte de que existen razones para ser cautos con el mercado. En este sentido, apunta a que la inflación actual es una consecuencia de los desequilibrios generados durante la pandemia, debido a la fuerte reducción de la producción seguida de la recuperación artificial de la demanda. “No tenemos claro que los consumidores puedan afrontar la fuerte inflación de la energía, la vivienda y muchos otros productos una vez que se haya acabado el ahorro que se generó durante la pandemia”, señala.

Por su parte, Marisa Mazo, subdirectora General de Análisis de GVC Gaesco, destaca los principales riesgos para los mercados: el COVID-19, la inflación, los cuellos de botella y el inmobiliario en China. “Estimamos que a partir del primer trimestre de 2022 la inflación empiece a descender para estabilizarse en 2023”, sugiere. Y añade que la clave va a ser la negociación salarial y el precio de la energía. Respecto a los cuellos de botella, comenta que la rotura de las estructuras muy globalizadas está afectando a la totalidad de sectores, pero, muy concretamente, a la industria. En este sentido, se espera un desatascamiento a partir del segundo semestre del 2022.

Renta variable

Peiro también apunta a una cierta contradicción en la valoración de la bolsa, con los índices cotizando cerca de los máximos en términos de multiplicadores históricos, pero con una reserva de valor en las empresas que ofrece potencial hasta el fair value. En su opinión, debemos volver a los básicos y mirar más allá del corto plazo. En líneas generales, los principales drivers para la inversión de 2022 son empresas con balances fuertes, gastos flexibles y capacidad de fijación de precios.

En lo que respecta a perspectivas para la renta variable, GVC Gaesco indica que a nivel de valoraciones absolutas hay potencial de crecimiento a medio y a largo plazo de un 20,9% para el Ibex 35, un 16,7% para el Euro Stoxx 50, y un 9,8% para el S&P 500.