Una veintena de gestoras españolas amplían sus servicios para gestionar y comercializar vehículos alternativos

Cedida por Nordea AM.

La inestabilidad de los mercados a raíz de la pandemia del COVID-19 y los bajos tipos de interés han provocado que gestores e inversores se dirijan hacia el mundo alternativo en busca de rentabilidad y opciones de financiación a las empresas. Por eso, no es de extrañar que muchas Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) españolas hayan modificado sus programas de actividades para ampliar sus servicios. 

En concreto, si analizamos el último año (se ha cogido el periodo que comprende desde enero de 2020 hasta mayo de 2021) se observa que, efectivamente, una veintena de gestoras españolas han solicitado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) poder ofrecer nuevos servicios. De ellos, en 10 casos la solicitud tiene que ver con poder gestionar, administrar y comercializar Fondos de Inversión Libre (FIL) o IIC de Inversión Libre (IICIL). Es el caso de las siguientes gestoras: Acacia Inversión, Rentamarkets, Alantra AM, Rolnik Capital Owners, Santander AM, Andbank WM, Atl Capital, Liberbank Gestión, EDM y Urquijo Gestión (Banco Sabadell).

La particularidad de estos productos es que cuentan con menos restricciones de inversión que las establecidas para los fondos tradicionales. Así, pueden invertir en una mayor variedad de activos, seguir la estrategia de inversión que consideren más apropiada y endeudarse en mayor medida que los fondos tradicionales (hasta varias veces su patrimonio). En general, son productos menos líquidos, ya que tienen la posibilidad de permitir los reembolsos solo cada tres o seis meses. Por eso, entre otras cuestiones, se dirigen a inversores profesionales o clientes no profesionales, pero con una inversión mínima de 100.000 euros y dejando constancia por escrito de que se conocen los riesgos de la inversión, explican desde la CNMV.

Desde Liberbank explican que este cambio se enmarca en una reestructuración de la gama de producto en verticales. En este marco, están preparando el lanzamiento de un FIL para los próximos meses.

Capital riesgo

En otros ocho casos, la solicitud de las gestoras ha sido para poder gestionar y comercializar Fondos de Capital Riesgo (FCR) y Sociedades de Capital Riesgo (SCR). Ha sido el caso de Intermoney Gestión, Acacia Inversión, Bankia Fondos, Welzia Management, Bestinver Gestión, Santander AM, Gesconsult y Sássola Partners.

Desde Santander AM, explican que, con este movimiento, buscan “contar con las licencias y vehículos apropiados para dar visibilidad a las estrategias del nuevo negocio de alternativos ilíquidos de la gestora”.

Dentro de los activos alternativos, el private equity se ha alzado como uno de los activos más demandados en el último año. Desde Gesconsult aseguran que ofrecen “un esquema rentabilidad-riesgo óptimo y equilibrado” y que “proporcionan mayores retornos históricos que otras opciones de inversión tradicionales, menor riesgo y la creación de un valor tangible en la economía real”.

Asimismo, desde Sassola Partners, que comercializará FCR y SCR entre sus clientes, reconocen que el cambio ha venido motivado por la demanda de los partícipes. “A partir de ahora, vamos a analizar y seleccionar también algunos fondos alternativos sin liquidez diaria, básicamente fondos de private equity, para poder ofrecer a nuestros clientes la posibilidad de complementar sus carteras con este tipo de producto”, explica Miguel Irisarri, socio de la gestora.

También se han acogido bajo la estructura de FCR vehículos para invertir en energías renovables. Es el caso de Intermoney Gestión. En casi todos los casos, las líneas de negocio van enfocadas a clientes de banca privada. 

En los últimos años, ninguna de las grandes gestoras españolas ha querido quedarse al margen del apetito por lo alternativo. Además de las ya mencionadas, BBVA AM, que ya había registrado su primer FCR en 2007, ha potenciado el área con más lanzamientos en el último año.

Otros cambios

Pero también ha habido solicitudes, aunque menos, de gestoras que han pedido a la CNMV poder ofrecer servicios en materia de gestión y asesoramiento. A este respecto, la gestión discrecional de carteras ha sido uno de los servicios que más ha crecido en las entidades tras la entrada en vigor de MiFID II. Ha sido el caso de Metagestión, Finletic Capital y Belgravia Capital. Estas dos últimas, además, también pedían poder comercializar planes de pensiones individuales. Un producto que, hasta ahora, no se encontraba en su catálogo.

Por su parte, Kutxabank Gestión incluyó el servicio de asesoramiento en materia de inversión a clientes profesionales. Mientras que en 360 CorA, los cambios incluían poder comercializar IIC. Y es que la gestora, que nació en 2007 como Empresa de Asesoramiento Financiero (EAF) pero se convirtió a sociedad gestora en 2019, todavía no ofrecía ningún fondo de inversión. Tras obtener la aprobación de la CNMV, el año pasado registró el primero.