Update del Carmignac Sécurité: tres cambios implementados recientemente en la cartera y análisis de resultados

Update del Carmignac Sécurité: tres cambios implementados recientemente en la cartera y análisis de resultados, Update del Carmignac Sécurité: tres cambios implementados recientemente en la cartera y análisis de resultados
Firma: cedida (Carmignac).

Los mercados de renta fija han atravesado uno de sus peores trimestres de los últimos 40 años. De hecho, los tipos básicos han continuado su movimiento al alza, con los vencimientos a 10 años de los bonos soberanos de EE.UU. y Alemania coqueteando con la barra del 3% y el 1%, respectivamente. La subida de los tipos de interés también ha ido acompañada de un aumento de los diferenciales de crédito. De hecho, las preocupaciones del mercado han girado primero en torno a la inflación y a la normalización de la política monetaria y luego se han transformado en temores relacionados con la recesión.

Si bien estas ventas han suscitado cierta inquietud, también han propiciado un cierto movimiento al alza de los rendimientos, tanto de la deuda soberana como de las empresas. En este contexto, Marie Anne Allier, gestora del Carmignac Sécurité, mantiene un sesgo defensivo a corto plazo, dado el riesgo de una nueva venta de activos de riesgo combinada con las presiones inflacionistas. Pero cada vez confía más en las perspectivas a medio plazo de los mercados de renta fija y en la rentabilidad del fondo, dada la histórica y atractiva recarga del carry en comparación con la última década, marcada por los tipos negativos.

Ha tomado algunas decisiones importantes en la cartera para hacer frente a los retos actuales del mercado. Se las ha contado a FundsPeople y se pueden resumir en tres puntos.

Gestión activa de la duración modificada

En primer lugar, han gestionado activamente la duración modificada. “Primero hacia cero o incluso en territorio ligeramente negativo en la primera parte del año para cubrir la cartera contra un entorno de tipos de interés crecientes y volátiles. Y, recientemente, la hemos aumentado hacia uno para reflejar mejor el riesgo de recesión y de nuevas ventas de activos de riesgo”, explica.

Posiciones cortas en deuda española, italiana y francesa

Dos: han construido posiciones cortas en Italia, Francia y España. “Esto se debe a que se espera que la aceleración del endurecimiento del BCE y el continuo sentimiento de aversión al riesgo de los inversores ejerzan presión sobre los diferenciales. También cubrimos la cartera contra el riesgo de ver una mayor prima de riesgo vinculada al riesgo de la deuda soberana”.

Reducción de exposición a crédito

En tercer término, han reducido notablemente su exposición al crédito mediante la venta de posiciones y la compra de protecciones crediticias. “No obstante, la tasa de carry es elevada, de casi el 3,2%, considerablemente más alta que en los últimos años gracias al reciente aumento de los rendimientos y los diferenciales; este carry se compone principalmente de bonos corporativos en nuestros tres temas de alta convicción: energía, bancos y CLO”, revela.

La asignación de efectivo sigue siendo elevada, con un 38% en liquidez (cuenta de efectivo, T-bills, bonos con vencimiento inferiores a un año), lo que permitirá volver a exponer la cartera en cuanto tengamos más visibilidad de la situación.

Comportamiento del fondo

El fondo sufrió especialmente por su exposición a la deuda rusa, tanto a través de sus bonos soberanos como de sus posiciones en bonos corporativos en moneda fuerte (centrados principalmente en Gazprom). “A pesar de los sólidos fundamentos del país, su exposición a la temática energética impulsada por la subida de los precios, y su mejor trayectoria ASG antes de la guerra (exportador de gas que ayuda a la transición fuera del carbón, diversificación fuera de los combustibles fósiles), la decisión rusa de invadir Ucrania fue un shock para nosotros”, reconoce la gestora.

Aunque las posiciones del fondo se mantuvieron limitadas dentro de la cartera, la dislocación de precios observada en estos valores pesó mucho en la rentabilidad del año hasta la fecha. “En un contexto de fuerte aumento de los rendimientos y de ampliación de los diferenciales, en el que muchos índices de renta fija registraron su mayor caída desde su creación, el resto de la cartera también se vio afectada, pero mostró cierta resistencia frente a sus homólogos gracias a una gestión activa de la duración y de los riesgos de crédito mediante la aplicación de posiciones cortas en los tipos europeos no básicos y la utilización de índices de CDS”, concluye la gestora de Carmignac.