Update del M&G (Lux) Optimal Income: posicionamiento actual y visión de mercado de Richard Woolnough

Richard Woolnough (M&G)
FundsPeople

El fondo M&G (Lux) Optimal Income ha registrado una rentabilidad positiva en el primer trimestre, superando a todos los principales activos de renta fija (investment grade global, high yield y deuda pública). ¿El secreto? “Este buen comportamiento se ha debido principalmente a nuestra histórica posición infraponderada en duración, o riesgo de tipos de interés”, explica a FundsPeople Richard Woolnough.

Según el gestor del fondo, al no tener tantos bonos gubernamentales en comparación con el índice de referencia, evitaron algunas de las pérdidas que se produjeron cuando los precios cayeron bruscamente en los bonos del Tesoro de EE.UU., los gilts del Reino Unido y, en menor medida, los bunds alemanes. Sin embargo, este punto de vista jugó en su contra el año pasado, cuando los activos refugio como estos subieron ante el inicio de la pandemia mundial.

Claves de la cartera

“En general, la exposición al crédito y a la renta variable generó un rendimiento positivo en el trimestre. Dentro de la primera, el estrechamiento de los diferenciales de nuestras tenencias de bonos con grado de inversión en dólares impulsó el rendimiento, mientras que en la renta variable algunos de nuestros valores cíclicos obtuvieron buenos resultados. Los bonos ligados a la inflación en cartera -muchos se añadieron en 2020 cuando las valoraciones eran más baratas- también han ayudado en cierta medida, ya que los inversores han empezado a comprar protección contra la perspectiva de subida de precios”, revela.

En cuanto a la duración de la cartera, de tres años, Woolnough sigue infraponderado en unos cuatro años frente al índice de referencia. “Esta posición de baja duración, aunque ligeramente más larga en comparación con los aproximadamente 2,5 años de finales de 2020, es coherente con nuestra visión negativa del riesgo de tipos de interés”, subraya.

Estrategia en renta variable

Dentro de la renta variable, el gestor sigue favoreciendo principalmente el value, ya que cree que conserva el potencial de subida de precios en el futuro a medida que las economías se reabran.

“La exposición a la renta variable estaba en el 4,5% a cierre de marzo, dentro de su rango histórico para el fondo del 3,5-4,5%. En marzo hemos reducido y vendido exposición a nombres que se comportaron bien, como Daimler, BMW y Adecco. Por otra parte, nos hemos reforzado con algunas compañías que siguen pareciendo relativamente baratas, como Novartis y GSK”. En general, su exposición a la renta variable sigue centrándose en nombres en euros y libras esterlinas, con una preferencia por los sectores más cíclicos.

La exposición a activos libre de riesgo (efectivo y bonos del gobierno) se mantiene en niveles muy similares a los de finales de 2020 (entre el 35-40%). “Aunque la mayoría de estos activos están invertidos en bunds alemanes, seguimos buscando oportunidades en emergentes y hemos añadido bonos gubernamentales de Perú, Macedonia y Rumanía, por nombrar algunos, a través del mercado primario y hemos trabajado junto a nuestro equipo de mercados emergentes para identificar buenas oportunidades”.

Actualmente, su exposición a la deuda pública de los mercados emergentes es del 1,7%, mientras que la exposición total a los mercados emergentes (incluida la deuda corporativa) es del 2,6%. “Nuestra exposición total a los mercados emergentes justo antes de la crisis del COVID era de un -4%”, recuerda.

Estrategia en deuda con grado de inversión

En investment grade, y al contrario de lo que hicieron con la duración (pasando del euro a dólar), aquí han pasado de nombres de grado de inversión en dólares (y parcialmente en libras esterlinas) a nombres investment grade en euro. “Cuando las tires de la deuda pública aumentan como consecuencia de unas mejores perspectivas macroeconómicas, los diferenciales de crédito tienden a caer. Esto es lo que hemos experimentado hasta ahora, aunque más en EE.UU. que en Europa, donde las perspectivas de crecimiento siguen siendo menores en comparación con el Reino Unido y EE.UU”.

En consecuencia, el crédito en euros ha quedado rezagado últimamente, lo que les ha llevado a desplazar parte de su exposición de crédito estadounidense y británico a bonos corporativos en euro.

Estrategia en high yield

En high yield la exposición se mantiene cerca del 14%, por lo que siguen infraponderados frente a la neutralidad del 33,3%. “Los diferenciales de los bonos high yield están muy ajustados, descontando un entorno de bajo nivel de incumplimiento. Aunque esto podría efectivamente ser así, el margen de error es muy pequeño y, por tanto, preferimos seguir infraponderados”.

No obstante, siempre buscan oportunidades también en este espacio. Durante el mes compraron algunos bonos, principalmente con calificación BB, donde las valoraciones les resultaban atractivas respecto a sus fundamentales.

Visión de mercado

“La fuente de ingresos o income más prometedora para 2021 todavía está por identificar. Pero, dado el crecimiento previsto -que debería ser espectacular-, debería ser el crédito. El crédito ya se volvió muy interesante el año pasado y hemos añadido mucho a nuestras carteras. Como resultado de la dislocación del mercado, se ha creado una brecha entre la demanda a corto plazo y la oferta a largo plazo. Un buen ejemplo es Boeing. Es una empresa de alta calidad que se encontró con una escasez de liquidez y tuvo que pedir préstamos a un precio elevado debido a la tensión del momento”.

Por eso no ve necesario añadir riesgo de duración. “Tendremos que seguir siendo ágiles y no subestimar las buenas noticias. Esto no significa ser excesivamente optimista, sino ver lo positivo. Por el momento, la duración de nuestras carteras es corta y sin exposición al riesgo de tipos de interés. Esto debería ser una ventaja importante en tiempos de recuperación”, concluye el gestor de M&G Investments.