AXA IM lanza un fondo US High Yield de bajas emisiones de carbono

Aaron Burden, Unsplash

La gestora AXA Investment Managers ha lanzado su primer fondo de renta fija estadounidense high yield centrado en bajas emisiones de carbono. El AXA WF US High Yield Low Carbon Bonds busca ofrecer una forma de invertir con conciencia medioambiental en el mercado estadounidense de emisiones con rating high yield. El objetivo del fondo es lograr una huella reducida de carbono y de intensidad en el uso de agua, que sea al menos un 20% inferior a la del índice ICE BofA US High Yield.

El fondo, en el que los criterios ASG están totalmente integrados, utilizará un enfoque de inversión sostenible para excluir muchos de los sectores más intensivos en carbono. Por ejemplo los productores de metales, minería y acero, empresas de servicios públicos (utilities) y la mayoría de los subsectores de energía. Además, el scoring ASG de las empresas se tendrá en cuenta en el proceso de inversión.

Como integrante de la gama de fondos AXA IM’s ACT, el fondo se adhiere a las Políticas de Exclusión Sectorial y a las políticas de estándares ASG de AXA IM. Esto incluye medidas de cribado para minimizar la exposición a empresas con un scoring ASG bajo. El análisis ASG y los indicadores clave de rendimiento (KPI), incluidas las puntuaciones en intensidad de carbono y de uso de agua, formarán una parte clave del proceso de toma de decisiones de inversión.

Estrategia del AXA WF US High Yield Low Carbon Bonds

Dentro del universo invertible restante, se analizarán los scoring de intensidad de carbono y agua de los emisores para evitar aquellas empresas que se consideren excesivamente intensivas en estos dos parámetros. Esto contribuye al objetivo del fondo de que su intensidad de carbono y agua sea al menos un 20% inferior a la del índice de referencia. La asignación de activos del fondo se basará en una evaluación crediticia fundamental y en un análisis de valor relativo.

Dentro de la cartera global, al menos el 90% de las empresas tendrá una puntuación ASG. Al menos el 90% tendrá un scoring de intensidad de carbono y al menos el 70% tendrá una puntuación de intensidad de uso de agua. El fondo tiene la capacidad de invertir en empresas que AXA IM cree que demuestran planes creíbles para reducir la intensidad del carbono y del agua en el futuro u ofrecen productos que ayudan a otras empresas a mejorar su huella medioambiental. AXA IM también aprovechará sus capacidades de compromiso ASG para animar a estas empresas a mejorar su impacto medioambiental.

El fondo formará parte de la oferta de inversión sostenible de AXA IM, un subconjunto de la gama ACT de la gestora, y estará clasificado como artículo 9 según el Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles de la UE (SFDR).