Benjamin Louvet (Ofi AM): "La inflación ha llegado para quedarse y esto impulsará al oro al alza"

Perspectivas para el oro en 2022, Benjamin Louvet (Ofi AM): "La inflación ha llegado para quedarse y esto impulsará al oro al alza"
Cedida por OFI AM.

La inflación es sin duda el tema más discutido en esta fase del mercado, después de las fuertes subidas de precios registradas en muchos países. Durante décadas pareció haber desaparecido del radar, pero ahora su regreso pone en alerta a los inversores. La cuestión clave es si estamos ante un fenómeno transitorio, como afirman la Fed y el BCE, o si por el contrario tiene un carácter más duradero. Se avecina un escenario complejo antes de 2022, en el que, además de las políticas monetarias, entran en juego los cuellos de botella en las cadenas de suministro, los precios de las materias primas y el coste de la transición energética. Pero para Benjamin Louvet, gestor del fondo OFI Financial Investment - Precious Metals, esto vaticina un período favorable para el oro. ¿Por qué? “La inflación ha llegado para quedarse y será el tema de los próximos años", explica en una entrevista con FundsPeople.

"El oro no está realmente directamente relacionado con la inflación. El oro tiene una correlación bastante negativa con los tipos de interés reales. Por tanto, mientras los tipos reales sigan siendo bajos, el precio del oro será alto”, comenta el experto de Ofi Asset Management. El metal amarillo no genera rentabilidad por sí solo. Y hasta hace unos 10 años no se consideraba una clase de activo real. “Pero las cosas han cambiado con el entorno de tipos de interés bajos o negativos. No se gana nada con oro, pero ganar nada es mejor que mejor que perder dinero” dice el gestor de este fondo con Sello FundsPeople por Blockbuster.

La previsión del experto es que los tipos reales seguirán siendo negativos durante mucho tiempo. Cuando la Fed decida subir las tasas, seguirán siendo alzas mínimas. “El banco central de Estados Unidos tiene poco margen de maniobra. Tiene que mantenerse alrededor de la curva para soportar los altos niveles de deuda federal. Además, la transición energética, indispensable para combatir el cambio climático, será altamente inflacionaria ”, explica.

El coste de la transición energética: inflación

Y es precisamente la transición energética el otro elemento clave en el análisis del experto. De hecho, según Louvet, pocos comprenden del todo el carácter inflacionario de la transición energética. No depende solo del precio de las materias primas, sino también de la propia naturaleza de las energías renovables, que son inagotables, pero disponibles de forma discontinua. “Las renovables son intermitentes. Deben gestionarse con dispositivos de almacenamiento y respaldo muy costosos, especialmente para gestionar los picos de demanda energética, que por ejemplo pueden ocurrir de noche en ausencia de luz solar o en periodos sin viento”, explica.

“Para el calentamiento global no tenemos otra opción y tenemos que ir en esa dirección. Pero no admitir que será un proceso costoso no es cierto”, defiende. Además, Louvet está convencido de que el coste de la energía solar y eólica no disminuirá significativamente debido a las economías de escala. “Sabemos que tendremos que alejarnos de los combustibles fósiles, pero por ahora la demanda de ellos sigue siendo alta. Además, casi el 25% del coste de las renovables está relacionado con las materias primas. Por lo tanto, la transición energética generará un aumento de los precios de producción por el lado de la oferta. Es un lado en el que los bancos centrales tienen poca capacidad de intervenir ”, argumenta.

Opinión positiva sobre la plata

El mayor peso en el índice de referencia del OFI Financial Investment - Precious Metals está reservado para el oro. A septiembre de 2021 representaba un 35%. Pero el instrumento pasivo también ofrece exposición a la plata y al platino (20% del índice para cada uno). Dos metales sobre los que el gestor tiene una opinión positiva. En particular, la plata es uno de los metales más interesantes en el contexto de la transición energética, debido a su característica física de buen conductor que la hace indispensable en muchas tecnologías bajas en carbono. “Para cumplir con los objetivos marcados en el Acuerdo de París, tendremos que instalar el equivalente a la planta solar más grande del mundo en la actualidad hasta 2030. Este ejemplo da una buena idea de la magnitud del problema”, afirma el gestor.

Pero no solo eso, la plata también es una materia prima clave para otro sector central en los planes de descarbonización de la economía mundial: los vehículos eléctricos. “Ya en 2019, el sector automovilístico representó entre el 6% y el 7% de la demanda mundial de plata. Pero en el mismo año, la cuota de mercado de los coches eléctricos era solo el 5% de la industria. Para estar en línea con los objetivos de París, la cuota de mercado de los coches eléctricos en 2030 tendrá que ser del 60%. Esto deja claro cuánto está destinada a crecer la demanda de plata”, vaticina.

El OFI Financial Investment - Precious Metals es de los pocos fondos pasivos puro y UCITS compliant en Europa que ofrece exposición a metales preciosos. “Está pensado como una herramienta para entrar y salir del mercado de los metales preciosos. No fue creado específicamente para beneficiarse de la transición energética, pero también se puede explotar de esta manera”, explica. Además, adelanta que están trabajando en lanzar un tema puro para tener exposición a todos los metales que son críticos para la transición energética.