BlackRock limita las suscripciones en su fondo BGF Continental European Flexible

límite suscripciones BGF Continental European Flexible, BlackRock limita las suscripciones en su fondo  BGF Continental European Flexible
Firma: Joshua Hoehne (unsplash)

El buen comportamiento de los mercados a nivel general unido al aumento de la demanda hacia estrategias concretas para aprovechar ese rally post covid que se inició hace ahora un año tras la aprobación de la vacuna de Pfizer ha llevado a muchos fondos a anunciar diferentes soft close con el objetivo de preservar la rentabilidad de sus carteras.

Uno de los últimos en sumarse a la lista de fondos con cierres parciales ha sido BGF Continental European Flexible, de la gestora Blackrock, según una información adelantada por Citywire que ha podido confirmar FundsPeople. "Revisamos continuamente la capacidad de inversión en todas nuestras estrategias para garantizar una gestión óptima de nuestros fondos y proteger los intereses de los accionistas", ha afirmado la gestora.

Este fondo cuenta con el Sello FundsPeople 2021 por su calificación de Blockbuster y el soft close que este fondo aplica desde el 12 de noviembre es de los más suaves ya que contempla un límite diario de 5 millones de euros en suscripciones tanto para los inversores ya existentes como para los nuevos. Al fin y al cabo, hay que tener en cuenta que su patrimonio ha superado los 9.000 millones de euros en activos bajo gestión. No obstante, según ha podido saber FundsPeople, el fondo mantendrá sin cambios tanto su estrategia como a su equipo de inversión.

Algunos datos sobre el fondo

BGF Continental European Flexible es uno de los productos con mayor track record del mercado ya que se lanzó en 1984 y desde entonces acumula una rentabilidad anualizada del 9,7%. Desde enero de este año está gestionado en exclusiva por Giles Rothbart, tras dejar Alister Hibbert la gestión del fondo, y cuenta con una cartera concentrada en poco más de 50 valores, de los que los diez primeros pesan cerca del 45% de la cartera. Invierte en valores europeos con un sesgo de large cap (el 88% de las empresas de su cartera cuenta con capitalizaciones superiores a los 10.000 millones de euros) y con una sobreponderación en la actualidad a sectores como el industria y el de tecnología.