BNP Paribas WM apuesta por una sólida recuperación económica en 2021: estas son sus 10 principales temáticas

Ciudad planeta mundo
Martijn Baudoin, Unsplash

Los expertos de la entidad se muestran optimistas con 2021 y creen que será un año de sólida recuperación económica, respaldado por unos tipos de interés históricamente bajos, tanto a corto, como a largo plazo. En ese sentido, Gonzalo Murcia, director global de inversiones, y Ángel Borrego, co-director de inversiones de BNP Paribas Wealth Management en España, han analizado las principales tendencias para el próximo año.

En líneas generales, consideran que será un entorno propicio para la renta variable, el crédito, las materias primas y el sector inmobiliario. Así, sus diez temas de inversión para 2021 se centran principalmente en temas tácticos y estructurales orientados a los mercados de renta variable.

1. Vacunas, recuperación y reflación

Desde la entidad creen que la normalización económica debería empezar en torno a segundo trimestre de este año. Esto es lo que permitirá, en opinión de BNP Paribas WM, la apertura económica. Cuando llegue, creen que habrá una activación de aquellos sectores que se vieron perjudicados en el confinamiento.

Para centrarse en esta temática, desde BNP Paribas WM aconsejan centrarse en sectores de ciclo inicial como la construcción, minería, bienes de equipo, materiales y determinados valores cíclicos de consumo. También citan la renta variable de pequeña y mediana capitalización en EEUU y Europa; los ingresos derivados de los bonos ligados a la inflación y a los de infraestructuras; o las divisas ligadas a materias primas frente a divisas con bajos rendimientos y divisas del G-7 para inversores en dólares.

2. Rentabilidad absoluta de baja volatilidad

Para afrontar el desafío del entorno de tipos cero, que han generado un escenario con rendimientos nulos de los activos monetarios y rendimientos negativos de un número cada vez mayor de bonos soberanos, los inversores siguen enfrentándose al desafío de encontrar soluciones con bajo riesgo y rentabilidad positiva.

En este sentido, desde la entidad recomiendan los fondos alternativos UCIT centrados en estrategias global macro, long/short equity, event driven y relative value. Fondos de renta fija de retorno absoluto y productos estructurados.

3. Buscando oportunidades de rentabilidad

Los rendimientos de los bonos se han ido reduciendo de forma constante durante los últimos 40 años. Con tipos bajos o negativos en los mercados desarrollados, los inversores que buscan rentabilidad deben alejarse de los bonos gubernamentales tradicionales.

Para aquellos inversores que quieren seguir invirtiendo en renta fija, recomiendan buscar otras visiones, lo que requiere cierto grado de asunción de riesgo para alcanzar rendimientos positivos y por encima de la inflación. Sin embargo, el riesgo asumido creen que es menor que en los mercados de renta variable. Recomiendan una inversión mínima de 12 meses en soluciones de renta fija, fondos de infraestructuras e inmobiliarios.

4. Una nueva diversificación de las carteras

Los bajos rendimientos de los bonos han hecho que el tradicional enfoque del 60/40 deje de tener sentido para los expertos de BNP Paribas WM. Cada vez, la deuda tiene menos papel amortiguador en las carteras cuando caen los mercados de renta variable. Por lo tanto, aconsejan añadir una o más clases de activos a esta combinación tradicional para aumentar la rentabilidad esperada.

En ese sentido, aconsejan buscar activos que modulen la volatilidad de la cartera con activos refugio como el oro, metales perciosos o divisas (yen japonés). También bonos ligados a la inflación, principalmente en EEUU, activos alternativos y diversificar las carteras con activos de private equity.

5. China: apertura de los mercados de capitales y reforma económica

Creen que hay que estar claramente en China. El plan quinquenal de Beijing se centra en la demanda interna, así como en la apertura del sistema interno y la internacionalización del renmimbi. En este caso, aconsejan hacerlo a través de una cesta de valores tecnológicos chinos, ETF y fondos.

6. Nuevos hábitos de consumo

Creen que el COVID ha acelerado tendencias que ya se venían observando desde antes. Nuevos hábitos de consumo doméstico, caracterizado por el comercio electrónico, comodidad en el hogar, bricolaje, jardinería, etc. Creen que hay una demanda pendiente significativa que podría potenciarse de aquí en adelante.

7. Tendencias demográficas

Desde BNP Paribas WM consideran que hay una demanda creciente de viviendas en el mundo desarrollado, impulsada por una combinación de varias tendencias demográficas. En este caso, aconsejan invertir en acciones americanas y europeas de construcción de viviendas, demanda de materias primas (sobre todo cobre y madera), fondos de inversión inmobiliarios, etc.

Por otra parte, la mejora de la esperanza de vida impulsa inversiones en empresas farmacéuticas y biotecnológicas, equipos de fitness, alimentación, etc.

8. Innovación tecnológica al servicio de tecnologías inteligentes

La economía del conocimiento ocupa cada vez más un lugar principal en nuestras actividades. Para ello son necesarias y se están desarrollando una serie de tecnologías disruptivas, como el 5G y la inteligencia artificial, lo que está estimulando el crecimiento de la demanda de semiconductores, infraestructuras, almacenamiento y ciberseguridad, lo que permite el procesamiento de datos o big data y la elaboración de distintos perfiles de consumidor. 

Se trata de una inversión a largo plazo que juegan a través de la renta variable global y creen que está destinado a ocupar un lugar destacado entre otras megatendencias.

9. Transición energética y el Pacto Verde

Hay una conciencia cada vez mayor de que el comportamiento de la sociedad y la economía mundial están estrechamente relacionadas con el ecosistema, las emisiones CO2 y las fuentes de energía. La transición energética consiste en realizar cambios estructurales desde una producción centralizada basada en combustibles fósiles hacia un modelo de energía limpia, renovable y descentralizada.

Aquí se centran en dos subtendencias: por un lado, la innovación tecnológica y equipos de energía solar, eólica, geotérmica, hidroeléctrica y baterías de combustible; por otro, almacenamiento de energía, fabricantes de equipos eléctricos y de red, baterías y productos y materiales químicos relacionados. Para ello, buscan acciones de empresas que sean agentes clave en estas áreas así como también fondos gestionados activamente o ETF temáticos.

10. Gobernanza corporativa

Se ha puesto de relieve la importancia que tiene la inversión en factores ASG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo). Según sus estudios, revelan que invertir en compañías con una alta calificación en gobernanza tienen un comportamiento bursátil mejor.

Aunque prefieren la exposición a valores de empresas con un gobierno corporativo sólido y alta rentabilidad, este tema también se aplica a los bonos corporativos, ya que, con el tiempo, una mejor gobernanza se reflejará también en la mejora de las calificaciones crediticias.