Buy & Hold completa la migración de sus fondos a Luxemburgo y vira su estrategia hacia valores de calidad

Rafael Valera Julián Pascual
Rafael Valera y Julián Pascual, Buy & Hold

La gestora de fondos Buy & Hold ha completado la migración de todos sus vehículos a Luxemburgo, lo que esperan facilite su comercialización en España y el resto de Europa y Latinoamérica. «Esperamos un repunte de las suscripciones de nuestros fondos al contar con cuentas ómnibus desde Luxemburgo. Esto facilita la operativa para aquellos inversores que deseen contratar nuestros productos desde el banco con el que trabajan habitualmente», ha asegurado Rafael Valera, su consejero delegado. La gestora, que ha elevado sus activos bajo gestión hasta los 210 millones de euros, habilitará a este propósito una nueva clase con retrocesiones en sus fondos luxemburgueses.

En su estrategia de inversión, Buy & Hold ha ido virando su enfoque a lo largo de los últimos años y especialmente en 2020 desde un sesgo más value hacia valores de calidad. Esto es, compañías que se definen por su capacidad para ofrecer una mayor visibilidad sobre sus resultados, fijación de precios sobre sus productos y servicios y potencial de crecimiento.  Este análisis ha dado como resultado la rotación de las carteras hacia valores conocidos como compounders. Es decir, compañías con capacidad para hacer crecer sus beneficios de manera constante, de forma que los fondos son capaces de capturar el interés compuesto de las propias compañías. 

Renta variable

«Pensamos que es necesario revisar la premisa clásica del value de comprar barato y vender caro», ha advertido Julián Pascual, presidente de Buy & Hold. El gestor cree que aquellos valores que cotizan baratos «suelen haber perdido su ventaja competitiva, que no han sabido adaptarse e innovar o que están en serio riesgo de ser disrumpidos. Es fundamental realizar un análisis profundo para entender estas dinámicas y evitar así las trampas de valor», ha añadido. 

En renta variable, el equipo está encontrando más oportunidades en el sector tecnológico, el lujo y la industria de viajes como motores de la recuperación en los mercados post pandemia.

Renta fija

En lo que respecta a bonos, los gestores se inclinan por la deuda de compañías del sector financiero y de sectores castigados, como los cruceros, para sus fondos de renta fija. «Aunque al menos un 30% de la cartera del B&H Bonds está invertido en bonos con grado de inversión, estamos encontrando oportunidades interesantes en los segmentos de high yield y bonos sin rating, como la deuda subordinada de Cajamar, Abanca e Ibercaja», apunta Valera. Actualmente la cartera del fondo está compuesta por 70 bonos, muchos de ellos adquiridos durante las turbulencias que experimentó el mercado de renta fija durante el segundo trimestre de 2020.

En cambio, el gestor evita las emisiones de deuda soberana, por considerar que es un activo muy sobrevalorado y cuyo comportamiento está demasiado condicionado por los bancos centrales, especialmente en Europa: «En sus esfuerzos por rescatar a la zona euro, el BCE ha conseguido que los precios sean totalmente artificiales, de modo que la deuda soberana se comporta de facto como un mercado intervenido. Somos de la opinión de que no se puede ir en contra del BCE, por lo que preferimos buscar valor en emisores corporativos que permitan una valoración más precisa de sus activos», concluye.