Didier Saint-Georges (Carmignac): “2021 no podría estar más alineado con la palabra incertidumbre”

Carmignac Portfolio Patrimoine, Didier Saint-Georges (Carmignac): “2021 no podría estar más alineado con la palabra incertidumbre”
Cedida por Carmignac.

A finales de 2019, Carmignac Portfolio Patrimoine pasó por un cambio de imagen. Conocido por tener uno de los gestores más emblemáticos (y duraderos) de Europa hasta ahora, Carmignac Portfolio Patrimoine pasó por cambios en su mandos de dirección. Se convirtió en un producto gestionado por dos manos cuando Edouard Carmignac pasó el testimonio a Rose Ouahba y David Older. Más recientemente se añadió otra incorporación: Keith Ney, un veterano de Carmignac, quien se unió al equipo de gestión y formó la tríada que ahora encara la estrategia.

Contemporánea a estos cambios fue también la creación del Comité de Inversión Estratégico de la entidad, de la cual Didier Saint-Georges es parte. “Un equipo cohesionado de profesionales con mucha experiencia”, describe el miembro del Comité de Inversión Estratégico de la entidad. “El objetivo de este grupo es ayudar a todos los gestores de fondos en los componentes top-down de sus estrategias de inversión”, explica.

El Carmignac Portfolio Patrimoine, un fondo con el Sello FundsPeople 2021 por su clasificación Blockbuster, se define con una filosofía sencilla. “Ofrecer una solución para los ahorradores a largo plazo, que buscan un rendimiento a largo plazo, junto con una estricta gestión de riesgos durante los períodos de fuertes correcciones del mercado”, cuenta Saint-Georges a FundsPeople. Este estándar de rendimiento se busca mediante la combinación de una fuerte generación de alfa via la selección de valores, una asignación estratégica de activos mediante un análisis de arriba hacia abajo y una gestión de riesgos disciplinada. Las cifras de 2020 son un buen ejemplo de su habilidad. El fondo registró una rentabilidad absoluta del 12,40%, que por encima de su índice de referencia correspondió al 7,22%.

En 2021 se mantiene el superávit de rendimiento respecto a su índice de referencia. Desde principios de año, con referencia casi a fines de abril, el producto ha presentado un desempeño superior cercano al 3%. Saint-Georges explica que este comportamiento se ha construido en gran medida sobre la gestión disciplinada de la tendencia creciente de los tipos de interés. Por el lado de las acciones señala un detractor de los resultados. Concretamente, las acciones de crecimiento de alta calidad. Estos, dice, socavaron la rentabilidad del fondo en un contexto de mercados impulsados ​​principalmente por sectores muy cíclicos. Sin embargo, estas acciones forman parte de la visión a largo plazo del gestor y forman parte de su actual convicción.

El potencial de las tecnológicas

La gestión del contexto de tipos de interés es precisamente una de las creencias más arraigadas del fondo. Saint-Georges explica que el riesgo de que los tipos de interés suban más allá del umbral de dolor para todos los mercados financieros es algo que monitorean muy de cerca. Eligen hacerlo tratando este riesgo con una gestión muy activa de la duración modificada del fondo.

Por otro lado, en la renta variable, una de las creencias que se reflejan en la cartera tiene que ver con el poder lucrativo de las empresas tecnológicas de alta calidad. En particular las de China y Estados Unidos. Pronostican que esta convicción debería presentar una rentabilidad superior a largo plazo, concretamente en tiempos de incertidumbre.

Ahora 2021, en opinión del experto, no podría estar más alineado con la palabra incertidumbre. A diferencia de 2020, en el que las decisiones fueron difíciles pero binarias, 2021 se avecina como un año en el que los mercados tendrán que lidiar con la complejidad. Tanto la experimentación política como fiscal inédita, la secuela de una reapertura económica tras meses de encierro, sin olvidar la carrera entre el aumento de la vacunación global y la aparición de nuevas variantes, son factores que preocupan a la gestora. En ese sentido, Sain-Georges entiende que no es momento de predicciones. “Creemos que la mejor forma de actuar hoy es estar preparados para afrontar una gran cantidad de incógnitas”, defiende

Flexibilidad ante lo desconocido

Este enfoque en lidiar con lo desconocido se extiende a la gestión diaria del fondo. En este sentido, el director general subraya que el fundo sigue centrado en convicciones bottom-up, con el fin de preservar el potencial de rendimiento a largo plazo. La inflación es precisamente uno de esos temas difíciles de abordar en este momento. "Cuán permanente será el próximo aumento de la inflación es un tema extremadamente difícil de concluir por el momento", argumenta. Así, además de mantenerse fiel a determinadas creencias, el fondo también busca mostrarse dispuesto a tener la flexibilidad de ajustarse a la función de reacción que tienen los mercados. Es decir, en cuanto a datos económicos y decisiones políticas, asegura.

Sería extraño terminar esta conversación sin tocar el fondo del posicionamiento en términos de criterios ASG. El Carmignac Portfolio Patrimoine, como el resto de fondos convencionales de la casa, evalúa los riesgos ASG a través de su modelo propio START. “El análisis patentado completa el pilar ASG y la puntuación ASG general, identificando los riesgos y las oportunidades en este nivel”, explica. La exclusión de determinados sectores de la cartera también forma parte de la política de inversión del fondo. Del universo, surgen sectores insostenibles, como las empresas mineras de carbón, los productores de tabaco, el entretenimiento para adultos y las empresas que de alguna manera infringen las directrices comerciales de la OCDE y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Finalmente, la participación del fondo también incluye la gestión activa y la política de compromiso a través del 100% de participación de voto.