«El riesgo del inversor a largo plazo es estar poco invertido»

Hace seis años, Ignacio Rodríguez Añino asumió la responsabilidad de traer al mercado español una gestora que, por aquel entonces, apenas era conocida fuera del Reino Unido: M&G Investments. Hoy en día, Rodríguez Añino y su equipo han conseguido posicionar la gestora como una de las principales entidades internacionales dentro del panorama de inversión español y gestionan ya 1.200 millones de euros de clientes españoles.

“El secreto del éxito de M&G es ser una gestora tradicional, con productos muy sencillos, que se entiendan, y con el único objetivo de generar alfa al inversor”, explica Rodríguez Añino. “Tenemos productos diseñados para ofrecer rentabilidades por encima del benchmark a tres y cinco años. Además, otra clave es la gran libertad que se otorga a los gestores para que manejen sus carteras, siempre apoyados por un fuerte control de los riesgos”.

Rodríguez Añino destaca además, cómo el equipo de renta fija ha leído muy bien la crisis y han seleccionado correctamente los bonos que han incluido en las carteras. Así por ejemplo, el M&G Optimal Income, su fondo flexible de deuda corporativa, gestionado por Richard Woolnough, acumula una rentabilidad a tres años del 54% frente al 12% de su índice de referencia. El 75% de sus fondos de la gestora está en el primer o segundo cuartil a 3 y 5 años.

El año pasado fue complicado para las gestoras internacionales en España y Rodríguez Amino lo resume en cuatro partes: “un primer trimestre muy bueno, un segundo trimestre plano, uno tercero malo y uno cuarto con mayor recuperación. En general, fue un año muy complicado que empezó bien en temas macro y los clientes asumieron más riesgo pero en la segunda parte las cosas se dieron la vuelta, se redujo el riesgo de las carteras y todavía no se ha recuperado”.

En la gestora pudieron terminar el año con suscripciones netas positivas en la oficina española gracias a su gama de productos en la que los fondos conservadores, especialmente el M&G Optimal Income, atrajeron el interés de los clientes. De cara a 2012, Rodríguez Añino cree que será un año complicado desde el punto de vista macro y de negocio. “Hemos empezado bien el año, pero aún así los clientes tienen medio a que se repita el mismo patrón del año pasado, que vaya de más a menos y por eso están consolidando las ganancias que han conseguido en enero y febrero. Lo entiendo porque el cliente ha sufrido mucho”, explica. “Además las restructuraciones y fusiones de los bancos siempre paralizan las estructuras de decisión en la compra de fondos. Nosotros seguimos trabajando para ofrecer mejores productos y servicio a nuestros clientes”.

La gestora en España cuenta con dos ventas senior, más una persona de apoyo y otra centrada en marketing y eventos. Además, recientemente se han mudado de oficina en Madrid. “Estamos encantados con la apuesta por España”, dice Rodríguez Añino. “Es un mercado en el que se ha visto lo pero de lo peor y confiamos en que este sea el año de la recuperación. Nosotros hemos conseguido ganar cuota de mercado porque las gestoras española han ido a producto más conservador dejando espacio a las internacional y sus productos de valor añadido”.

“En España, hay poca inversión y mucho ahorro y esto tiene que cambiar según vaya habiendo más restructuraciones de bancos y más asesoramiento independiente”, dice y recuerda que el fondo de inversión es el producto más seguro, con rentabilidades atractivas y cree que es el mejor vehículo para el ahorro a largo plazo. “El cliente español es cada vez más sofisticado, ya que ha tenido que aprender forzado, en muchas ocasiones, por las circunstancias”, dice.

En España, M&G tiene registrada su gama de fondos de renta fija, los de renta variable tanto globales como regionales, fondos de convertibles y multiactivos. Para este año, Rodríguez Añino destaca tres de sus fondos: el M&G Global Dividend, que responde a la necesidad de rentas periódicas que están demandando los clientes, el fondo invierte no sólo en empresas de alto dividendo sino aquellas con expectacitas de ir aumentando ese dividendo. A seis meses, el fondo acumula una rentabilidad del 19% y a tres años del 94%. Además destaca los dos fondos multiactivo por su flexibilidad y capacidad de preservación de capital y el M&G Global Macro.

“En general, para este año estamos muy positivos en crédito y en renta variable, si bien consideramos que las valoraciones sí son muy atractivas actualmente, creemos que todavía falta un catalizador para entrar en este activo más agresivamente”, dice. Eso sí, cuando se normalice la situación Añino cree que se dará un proceso plurianual de subidas del mercado. “El riesgo del inversor a largo plazo es estar poco invertido, la renta variable es una inversión a largo plazo y el cliente no debe ir tras el mercado porque el mercado siempre va a correr más que tú”.

M&G sigue creciendo y, en Europa están abriendo nuevos mercados como el escandinavo lo la zona del Benelux y también han abierto recientemente una oficina de ventas en Singapur. Además, han creado un equipo de ventas para los grandes bancos globales para ir de la mano de sus clientes. “Tenemos voluntad de ser una gestora global”, dice Rodríguez Añino, quien también es responsable de ventas para Latinoamérica, región en la que venden sus productos especialmente a las AFP chileas y a la que él viaja cuatro veces a año.