Eoin Walsh (TwentyFour AM): “Vemos unos fundamentales sólidos en el crédito entrando en esta crisis”

TwentyFour Strategic Income Fund, Eoin Walsh (TwentyFour AM): “Vemos unos fundamentales sólidos en el crédito entrando en esta crisis”
Eoin Walsh. Foto cedida (Vontobel AM)

En los mercados reina la incertidumbre por la inflación, el conflicto en Ucrania y los bancos centrales que han puesto fin a sus políticas de QE. En la última reunión, la Fed realizó su primera subida de tipos desde 2018 y se esperan seis subidas más durante el año. Por su parte, el BCE aceleró el tapering reduciendo las compras de activos. Todos estos factores han tenido un impacto significativo en los mercados y en la renta fija concretamente. "La invasión rusa de Ucrania ha generado claramente una gran incertidumbre, dadas las sanciones económicas y financieras de gran alcance impuestas y su impacto potencial en la inflación y las cadenas de suministro globales", afirma Eoin Walsh, gestor de TwentyFour Asset Management, la boutique especializada en renta fija de Vontobel AM.

"A principios de 2022, estábamos viendo una clara desconexión entre la postura de la política monetaria, los fundamentos económicos y las valoraciones del mercado", explica. “Pensamos que estos tres elementos deberían haber convergido. Que el mayor riesgo era un error de política que indujera un fin de ciclo prematuro”, continúa.

“Antes de la invasión rusa de Ucrania, ya habíamos visto esta convergencia, con fuertes datos de inflación que llevaron a los inversores a predecir múltiples aumentos de los tipos de interés, lo que provocó un fuerte aumento en los rendimientos de los bonos del gobierno y la ampliación de los diferenciales en el crédito”, declara. Sin embargo, dado que los bancos centrales han virado bruscamente hacia el endurecimiento de sus políticas, el experto cree que el riesgo de un error político se ha reducido, a pesar de que los políticos todavía tienen una línea muy fina por recorrer.

Oportunidades en renta fija

Según el experto de TwentyFour AM, la actual ola de volatilidad es una corrección dentro del ciclo, con oportunidades de compra con unos rendimientos de los bonos ahora significativamente más atractivos que hace solo seis meses. “Los fundamentos de la economía y el crédito eran particularmente sólidos al comienzo de esta crisis, lo que nos da confianza de que pueden resistir las consecuencias de las sanciones y cualquier endurecimiento de las condiciones financieras”, analiza Walsh. En su opinión, las mejoras en las calificaciones siguen siendo positivas y las tasas de impago se acercan a mínimos históricos. “Como resultado, estamos ampliando nuestras posiciones crediticias y nos sentimos más cómodos asumiendo el riesgo crediticio que el riesgo de duración”, continúa.

Bajo esta premisa, según el gestor, los inversores deben evitar el riesgo de duración no deseado, y por el contario apostar por nombres de mayor calidad y vencimientos más largos. Concretamente, se centraría en vencimientos de entre tres y cuatro años. “En términos de sectores, seguimos siendo positivos con los bancos y la deuda subordinada de los emisores más fuertes”, cuenta. “También nos gustan los productos de tipo flotante como los ABS europeos, especialmente los CLO, que pueden atraer el apoyo de los inversores durante el ciclo de subida de tipos”, añade.

Actualización del TwentyFour Strategic Income Fund

Eoin Walsh es gestor del TwentyFour Strategic Income Fund, fondo con Rating FundsPeople 2022. La estrategia cubre todo el espectro de bonos globales y busca activamente las mejores oportunidades para generar rendimientos. Según el equipo gestor, la principal ventaja del fondo es su agilidad y un enfoque de alta convicción. “La flexibilidad del fondo nos brinda una gama más amplia de opciones cuando se trata de navegar en tiempos de incertidumbre o volatilidad que las estrategias pasivas o las estrategias activas más restringidas”, afirma Walsh.

Actualmente (al 7 de marzo de 2022), el fondo tiene una duración global del diferencial de crédito de aproximadamente 3,5 años y una calificación media de BBB-. La duración de los tipos de interés también es baja, cercana a los 2,5 años. Además, el fondo mantiene un alto nivel de liquidez con el objetivo de incorporar valores interesantes una vez que la incertidumbre actual comience a disiparse. “Por ejemplo, creemos que la reciente corrección en la deuda financiera ha sido muy exagerada, con el índice ICE BofA Contingent Capital (Coco) ampliando 151 puntos básicos de un año al otro”, arguementa. “Por eso han mantenido su importante asignación a los bonos de nivel 1 adicional (AT1).

También  ven oportunidades en el high yield estadounidense. Finalmente, recientemente han aumentado la asignación del fondo a obligaciones de préstamos garantizados (CLO). “Dados los diferenciales atractivos que vemos, especialmente porque la naturaleza de tasa flotante de los CLO debería brindar una mejor protección en un entorno de tipos crecientes que los bonos a tipo fija", concluye.