Félix de Gregorio (Jupiter AM): “Existe una gran asimetría de la que hay que ser muy consciente”

Félix de Gregorio, Félix de Gregorio (Jupiter AM): “Existe una gran asimetría de la que hay que ser muy consciente”
Foto cedida por Jupiter

Desde hace un tiempo oímos hablar mucho de la profesionalización de la industria de la gestión de activos. De cómo con las mejoras tecnológicas y el acceso a datos el proceso de selección se está volviendo más mecánico. Más cuantitativo. Por un lado, es una ventaja para firmas más pequeñas con producto bueno que entran en el radar de los selectores sin necesidad de contar primero con un alto patrimonio. Pero, por otro, ¿puede restar importancia al papel del ventas de una gestora?

Para Félix de Gregorio, responsable de Jupiter AM para Iberia, en absoluto. “El componente cualitativa es fundamental”, defiende. “Seguirá siendo lo diferencial en el proceso de selección de fondos”. En su opinión, un filtro cuantitativo puede ser un buen primer paso, pero da una información a la fuerza limitada. Sigue viendo vital la comprensión real de la filosofía, visión y estrategia de un fondo. “Y para ello sigue haciendo falta la labor de un buen ventas”, sostiene.

En esa línea, De Gregorio ve más importante que nunca la labor de acompañamiento del cliente. Al menos es la prioridad de Jupiter AM para el momento actual. “Me obsesiona la atención al detalle. Que no haya ninguna petición del cliente sin responder”, cuenta. Esa filosofía proactiva se aplica con independencia del cliente. “Para Jupiter no hay cliente grande o pequeño”. 

Aportar valor más allá de las modas

De Gregorio asumió los mandos de la gestora británica en Iberia el pasado marzo tras la marcha de Gonzalo Azcoitia a La Financière de l´Echiquier. Sobre el relevo, prefiere hablar de continuidad. De seguir la labor iniciada por Azcoitia tras el desembarco y posterior apertura de la oficina de Jupiter en 2016. Y es que la filosofía de trabajo se mantiene intacta: un enfoque de trabajo en equipo y con productos de alta convicción. Actualmente la oficina de Iberia se refuerza con dos directores de Ventas: Francisco Amorim y Susana García (quien, desde Londres, compagina su actividad con el equipo de Latinoamérica y US Offshore), y se ha completado recientemente con Adela Cervera como soporte de Ventas.

Reconoce que ha sido todo un reto asumir la máxima responsabilidad de Jupiter para Iberia. La industria no solo se ha enfrentado a una pandemia y a su correspondiente corrección en los mercados. El sector está viviendo un periodo de consolidación que el propio Jupiter vivió de primera mano con la compra de de Merian en febrero de 2020. Pero De Gregorio defiende que siempre habrá espacio para las firmas medianas. Siempre que aporten valor. “Procuramos entender las necesidades del cliente”, cuenta. “Esto es una carrera de fondo. No se puede tratar de vender algo solo porque está de moda”, sentencia.

La decisión del momento: cómo posicionarse frente a la inflación

Y no es el único reto al que se enfrentan. Reconoce que las conversaciones de estos días con clientes pivotan sobre un tema complejo. “La inflación está marcando el debate. Y lo difícil es que posicionarse a un lado u otro supone tomar decisiones de inversión muy distintas”, explica.

En este entorno, desde Jupiter AM están optando por ser un poco más conservadores. “Cuando el mercado se pone tan binario, a veces la mejor estrategia es dar un paso atrás”, argumenta. Aunque reconoce que hay zonas del mercado en el que no es tan sencillo como ponerse a la defensiva.

El gran ejemplo es la renta fija. Es una parte muy importante de las carteras pero a la vez la más difícil de posicionar. “Con la renta fija no sólo hay que preguntarse cuánto queda por ganar sino también qué riesgo de pérdida estamos asumiendo en este entorno de mercado y con los actuales niveles de valoración”, reconoce Y en su opinión, la respuesta a esa pregunta es que existe una gran asimetría de la que hay que ser muy consciente. “Hay una cierta complacencia en algunas áreas del mercado que suele ser un indicador de peligro al que conviene estar muy atento”, recuerda. No obstante, es optimista con el desenlace a largo plazo. “Las gestoras que han sabido leer bien la macroeconomía y ajustar sus carteras acorde a ello han perdurado en plazos más largos”, recuerda.