Cláusula green shoe: qué es y para qué sirve

contrato firma ok
ReflectionPhotographers, Flickr, Creative Commons

El mes de abril ha tenido como claro protagonista en el parqué la salida a bolsa de Allfunds. El pasado 23 de abril se hacía realidad la mayor oferta pública de venta (OPV) de una empresa especializada en la distribución de fondos. En su primer día de cotización en la Bolsa de Euronext Ámsterdam la acción subió más de un 20%. A los pocos días conocíamos la noticia de que el agente estabilizador de la OPV ejercía la totalidad de la cláusula green shoe. ¿Qué es?, ¿para qué sirve? Describimos el término en este artículo.

¿Qué es la cláusula green shoe?

Esta cláusula se enmarca dentro del proceso que se lleva a cabo para una salida a bolsa de una compañía. Hace referencia, tal como explica la CNMV, a “la opción de compra que los emisores u oferentes conceden a las entidades coordinadoras en una oferta pública de venta o de suscripción (OPV / OPS)”.

Se suele ejecutar cuando se produce un exceso de demanda. De esta manera, el ejercicio de esta opción permite a aquellas entidades que han colaborado y coordinado la colocación de la salida a bolsa ampliar el número de acciones asignado a los inversores cualificados (al mismo precio de la oferta). Suele ir acompañado de un préstamo de acciones otorgado a los coordinadores por la propia sociedad, un accionista o un tercero, para que puedan atender el exceso de demanda, explica el regulador.

Es decir, estas entidades, que suelen ser los bancos de inversión que han asesorado a la compañía, se guardan el derecho de colocar más acciones de las que en principio estaban previstas. Este importe de la opción de compra no podrá superar en ningún caso el 15% de la oferta original.

¿Para qué sirve?

Según se explica en el post de Selfbank by Singular Bank esta cláusula tiene como fin «estabilizar el precio de venta de las acciones de la compañía en el momento en que se inicia su andadura en bolsa». Una fuerte demanda puede disparar el precio de las acciones, de esta manera al reservarse el colocador el derecho a vender acciones adicionales, el valor consigue una estabilización de precio.  No obstante, este obtiene también colateralmente unas plusvalías sin riesgo. Matizamos que es un derecho, no una obligación. Esta cláusula suele darse en operaciones con amplia aceptación por el mercado y suele tener fijado un periodo que se detalla en el folleto de la salida a bolsa de la compañía.

El origen:

Esta cláusula debe su nombre a la primera compañía que utilizó este método en su salida a bolsa en los años 60: Green Shoe Manufacturing. Esta compañía ya no existe y en la actualidad es Stride Rite Corporation.