Comisión de éxito en fondos: qué es, cómo funciona y por qué se aplica cada vez más

diana
Foto: Afif Kusuma on Unsplash

Hubo un tiempo en que las comisiones de los fondos eran solo fijas: había una comisión de gestión anual y otra de depositaria siempre y, en algunas ocasiones gastos también por suscripciones o reembolsos. Daba igual que un fondo lo hiciera bien, mal o regular ya que al gestor el partícipe siempre le pagaba lo mismo.

Sin embargo, cada vez son más las gestoras que se han apuntado a la moda de establecer además de una comisión de gestión fija una comisión de éxito también llamada comisión por resultados, que se aplica solo cuando el gestor consigue buenos resultados o al menos logra los objetivos que se marque para con el producto que gestiona.

¿Qué es una comisión de éxito?

De esta manera la comisión de éxito vendría a ser un tipo de gasto variable que aunque en sus inicios se aplicaba solo a estrategias tan sofisticadas como las de los hedge funds, se ha democratizado en los últimos años hasta el punto de que el 19% de los fondos españoles ya la incluye en sus folletos (11% si se excluyen de la muestra a los fondos y sociedades de inversión libre y fondos de fondos de hedge funds).

Esto supone que el patrimonio en fondos españoles (incluyendo todas las clases disponibles y también las de fondos y sociedades de inversión libre) que aplican un gasto variable en función de resultados asciende a 23.890 millones de euros sobre un patrimonio total analizado de 320.280 millones, según los datos que recoge Morningstar o, lo que es lo mismo, un 7,4%.

"Los mecanismos basados en éxito implican que si el desempeño del fondo no es satisfactorio, o si aplica el mecanismo de marca de agua, el cliente no paga esta comisión. Los mecanismos que diseña la CNMV y que aplicamos buscan alinear los intereses de todas la partes", explica Juan Luis García Alejo, director general de Andbank Wealth Management, gestora que por cierto es la que en más fondos aplica esta fórmula. Le siguen en el ranking Renta 4 y Mutuactivos. El ranking completo de 2021 se puede consultar en este artículo publicado en la revista FundsPeople.

¿Cómo funcionan?

Pero aunque esa alineación de intereses entre gestor y partícipe es lo ideal, es importante diferenciar entre las diferentes formas en que una gestora aplica esa comisión de éxito ya que esa alineación puede acabar viéndose muy distorsionada. Por ejemplo, no es lo mismo que se aplique esa comisión de forma personalizada por partícipe a que se haga de forma colectiva a todos los partícipes por igual, que es la opción más extendida en España. Y tampoco es fácil que lo entiendan muchos partícipes.

Así lo han advertido desde Morningstar en un reciente estudio sobre comisiones en fondos global que realizan de forma bianual. Si bien en dicho estudio los fondos españoles mejoran su nota con respecto al estudio de hace dos años, se vuelve a subrayar la dificultad que encierra para muchos partícipes la aplicación de las comisiones de resultados. "La calificación de España se ve obstaculizada por el uso prominente de comisiones de rendimiento que son difíciles de entender para los inversores minoristas incluso en los productos de fondos adquiridos sin asesoramiento", explican.

Fernando Luque, editor en España de este proveedor de datos, incide por ejemplo en que para "el inversor particular, las comisiones de éxito no es lo ideal aunque sobre el papel parece que pagas solo si el fondo gana pero muchos tienen en cuenta rentabilidades brutas, no respecto al índice". Es decir, en muchas ocasiones el partícipe paga sobre resultados positivos sin tener en cuenta si el fondo lo ha hecho o no mejor que el índice.

 Además, está también la problemática de entender cuándo y cómo se aplica la conocida como marca de agua. La CNMV establece que para que una gestora pueda cobrar una comisión de éxito es imprescindible que el fondo haya superado el mayor valor liquidativo de los últimos tres años, que es lo que se conoce como marca de agua. Es decir, el fondo debe batir sus propios máximos para poder aplicar una comisión de éxito y esos se pueden resetear al cabo de tres años. "La razón para establecer este límite es evitar que el partícipe pague dos veces por lo mismo. De este modo, si un fondo sube a una determinada cota y luego cae, el partícipe no tendrá que volver a pagar cuando la recupere de nuevo”" explican desde MyInvestor.

¿Hay un tope a la hora de aplicar una comisión de éxito?

Sí, y ese tope depende de si la gestora aplica solo para sus fondos una comisión por resultados u opta por una fórmula mixta que combine una comisión de gestión fija (más baja) y una variable por resultados. De hecho, esta fórmula mixta es a la que más recurren las gestoras españolas.

Según establece la comisión máxima si se aplica solo una comisión de éxIto es del 18% sobre el patrimonio. Si se recurre a la fórmula mixta el máximo sería un fijo de gestión del 1,35% más un 9% de éxito.

¿Qué productos la aplican?

Según los datos recopilados por Morningstar y CNMV,el 19% de los fondos españoles ya la incluye en sus folletos. En los siguientes gráficos los analizamos en función del tipo de producto y también por tipo de activo.

[chart id="165477"]

[chart id="165479"]