ETF de gestión activa: qué es y qué aporta a las carteras

Los ETF de gestión activa son fondos cotizados cuyas carteras se gestionan se forman activa con el objetivo de generar rendimientos superiores a los de los índices que usan como referencia. Este tipo de ETF se han vuelto en los últimos años muy populares ya que muchas gestoras activas han recurrido a ellos ante el auge de la gestión pasiva. En esta entrada de Glosario explicamos sus principales cifras y el papel que pueden tener en las carteras.

¿Qué es exactamente un ETF activo?

Según explican desde la gestora DWS, los ETF activos no son otra cosas que fondos cotizados que cuentan con dos características fundamentales. La primera, lo que lo diferencia de un ETF tradicional es que "cuenta con un equipo de gestión de carteras que trata de generar rendimientos superiores a los de un índice de referencia, y no simplemente intentar seguir un índice lo más fielmente posible", afirman.

Y la segunda, y lo que lo diferencia de un fondo de gestión activa tradicional, es que tiene una estructura de ETF y no de fondo de inversión, lo que implica que suelen tener comisiones de gestión más bajas que las de los fondos de gestión activa.

¿Qué tamaño tiene este mercado?

Si bien el primer ETF se lanzó en el año 2008 en EEUU no ha sido hasta hace unos pocos años cuando han ganado popularidad en la cartelería de productos de las gestoras.

Al fin y al cabo en un mundo en el que la gestión pasiva no ha hecho otra cosa que ir en aumento, muchas gestoras puramente han encontrado en los ETF de gestión activa su vía para participar de esa gestión indexada pero sin renunciar a su espíritu de gestión activa.

Según los datos de J.P.Morgan AM , el número de lanzamientos de ETF de gestión activa superó en 2020 por primera vez el número de lanzamientos de ETF de gestión pasiva . Una tendencia que se siguió manteniendo tanto en 2021 como en 2022.

En patrimonio, según Morningstar, a finales de 2023, el tamaño del mercado de ETFs se situaba en alrededor de 11,1 billones de dólares, de los cuales 10,4 billones de dólares están en estrategias pasivas y solo 700.000 millones de dólares están en activas. Esto supone que en el mercado de ETF solo alrededor del 6% de los activos bajo gestión están en ETF activos.

¿Qué previsiones hay para este mercado?

Aunque la cifra pueda parecer baja lo cierto es que esa cuota de mercado no ha dejado de crecer en los últimos años. En 2008 era de apenas el 0,35% y la previsión es que siga al alza teniendo en cuenta que este tipo de productos cada vez despiertan más interés entre los inversores. De hecho, según un estudio de TrackInsight el 72% de los actuales compradores de ETF se plantean aumentar su inversión en ETF activos en los próximos dos años.

Además, desde DWS citan también otras razones que avalan la idea de un rápido crecimiento de este tipo de productos. "Es probable que se deba a una combinación de factores. En primer lugar, el mercado de ETF activos es relativamente más pequeño y está menos explotado que el de ETF pasivos, lo que facilita el lanzamiento de productos innovadores que aún no existen como ETF". 

Y continúan: "En segundo lugar, cabe destacar los cambios normativos relativamente recientes que han facilitado a los gestores el lanzamiento de ETF. La SEC aprobó la conocida como "norma ETF" que dio más flexibilidad en torno a cómo crear y reembolsar acciones de ETF. Todos estos cambios facilitan potencialmente la oferta de estructuras de ETF. Por último, está la eficiencia, transparencia y negociabilidad de la propia estructura de los ETFs que, a juzgar por el crecimiento de este mercado en los últimos 30 años aproximadamente, parece gustar a los inversores".

¿Cómo se deben utilizar los ETF activos?

En este artículo publicado en la revista FundsPeople se analizaba el papel que debe jugar la gestión activa en un mundo dominado por la pasiva. Los ETF activos se puede decir que pueden ofrecer lo mejor de los dos mundos: la capacidad de generar alfa propia de los fondos activos y los bajos costes y alta transparencia y liquidez de los ETF.

Recientemente, en un desayuno organizado por FundsPeople, varios selectores de fondos comentaron en qué situaciones, contextos y estrategias consideran la inclusión de este tipo de productos. Por ejemplo, se acude a ellos para ganar ganar diversificación cuando se invierte en mercados muy eficientes como puede ser el de EEUU. "Debido a la concentración que está experimentando el s&p500 y a las valoraciones, vemos oportunidades para diversificar con estrategias equal weight, pequeñas compañías o estilo value, pero siempre sabiendo que te estás separando del índice y midiendo esos riesgos", explica Álvaro de la Rosa, selector y gestor de fondos en Abante Asesores.

También se puede acudir a estas estrategias para acceder a mercados más ineficientes pero con costes inferiores a que ofrecen los fondos tradicionales. "El vehículo nos dar la oportunidad de generar algo más de alfa y tracking error a unos costes razonables, sin desviarnos excesivamente de los índices. Creo que los ETF activos son buen producto", revela José Cerón,  responsable de Multiactivos en Fonditel.

¿Quién ofrece ETF activos?

Según los datos de Morningstar, J.P.Morgan AM, Pimco y Fidelity Internacional son las tres gestoras con más cuota en el mercado de ETF activos en Europa. Cuentan con el 43,9%, 16,3% y 11,5% del total con datos al cierre de 2023.

Dos de ellas, además, tienen ya en España un patrimonio significativo al haber superado los 500 millones de euros, respectivamente, según se recoge en este artículo del ETF&Index de FundsPeople.