Ignacio Fuertes (Rentamarkets): «Los bancos centrales todavía tienen armas para usar ante datos de inflación feos»

Posicionamiento cauto. Desde Rentamarkets adoptan esta aproximación a la espera de posibles subidas de tipos de interés en los mercados de renta fija y variable ante un repunte de la inflación post pandemia.

En renta fija, Rentamarkets ha conseguido amortiguar la fuerte corrección experimentada en el primer trimestre del año, al haber comenzado ya 2021 con un posicionamiento muy cauto. “La fuerte corrección que hemos visto entre enero y marzo nos recuerda especialmente al arranque de 2018, con un mercado volátil que da pie a un periodo de desapalancamiento negativo en valoraciones para todos los activos”, resume Ignacio Fuertes, director de inversiones de Rentamarkets y gestor de Rentamarkets Sequoia. «En esta ocasión el detonante de la corrección no es la actuación de la Reserva Federal, sino el miedo de los inversores al retorno de la inflación”, añade Fuertes.

Si en 2018 fueron las estrategias de venta de volatilidad el eslabón más débil de la cadena, en esta ocasión el experto de Rentamarkets considera que el detonante está “en la valoración del sector tecnológico, cuyo peso en índices de referencia como el S & P500 ya supera el 30%. El tecnológico es el sector que más sufre con cada repunte de los tipos de interés en el largo plazo, y también es el que más está pesando en el proceso de reajuste de las valoraciones”, concluye.

En cualquier caso, indica Fuertes, «si hay datos de inflación feos, los bancos centrales todavía tienen armas para usar».

De cara al segundo trimestre Ignacio Fuertes, anticipa que el mercado seguirá dando señales de un posicionamiento mayoritariamente largo en riesgo, por lo que continuará la compresión de diferenciales al tiempo que sigue deteriorándose la liquidez, particularmente en el mercado secundario.

Concretamente, el gestor ha rotado la cartera de compañías de high yield que han aguantado muy bien a bonos del tesoro americano, que es donde más valor ven a corto y medio plazo. «Nos atrae mas la parte larga de la curva, del 10 al 30 años. También hemos añadido bonos ligados a la inflación», afirma Fuertes.

Todas las inversiones en otras divisas tienden a estar cubiertas, señala el gestor. «Ahora una de las mayores exposiciones al dólar pero no supera el 10%», puntualiza.

Renta variable

En renta variable tienen un planteamiento equilibrado de compañías defensivas y cíclicas. José María Vallejo, gestor de Rentamarkets Narval, buscan inversiones en compañías muy innovadores que no necesariamente tienen que estar relacionadas con el sector tecnológico. «No hace falta invertir en compañías cero rentables a valoraciones estratosféricas», contextualiza. En este sentido, combinan la inversión en compañías que puedan beneficiarse de la recuperación del ciclo de demanda previsto para los próximos años, empresas con ciclo de CAPEX e inversiones y empresas con crecimiento recurrente.

En su caso, su aproximación es prudente por los efectos que pueda tener la inflación en las valoraciones. De ahí su enfoque diversificado. Actualmente, la cartera está compuesta por 45 compañías y su inversión supera el 90%.