Características y beneficios de la inversión en high yield

Entrevista a Alessandro Pellegrino, Managing Director, Credit Strategies

Con el paso del tiempo, el High Yield se ha convertido en una de las clases de activo referente para inversores sofisticados a la hora de generar ingresos recurrentes en sus carteras líquidas. 

Los cupones altos y un mejor retorno ajustado por riesgo respecto a la renta variable han empujado la inversión en la clase de activo, haciendo del High Yield uno de los mercados que más ha crecido dentro de la renta fija europea en los últimos 10 años. 

Los bonos High Yield son bonos corporativos emitidos por empresas con rating por debajo de Investment Grade. Por su mayor apalancamiento y riesgo de impago, históricamente estos bonos han ofrecido una mayor remuneración para el inversor frente a los bonos de gobiernos y corporativos con grado de inversión o Investment Grade. En promedio, en los últimos 10 años la remuneración por encima del tipo sin riesgo (el Credit Spread) ha estado alrededor de 400 puntos básicos (4% de remuneración por encima de la rentabilidad sin riesgo), casi triplicando el credit spread promedio de 120 puntos básicos ofrecido por los bonos Investment Grade (1,2% de remuneración por encima del tipo sin riesgo).

En Europa, el mercado HY cuenta con alrededor de 800 bonos emitidos. El rating promedio de la empresa emisora de HY europea es de BB- (frente a un rating promedio de B+ para el HY norteamericano). Por lo general se trata de empresas de tamaño mediano y grande. Los sectores más representados son Telefonía y Sanidad.

Entre los bonos HY figuran nombres muy conocidos por el inversor español, como pueden ser El Corte Inglés, Mas Movil, Telefónica, Grifols o Cortefiel.

Tras la visualización, completa los correspondientes test de formación, válidos por 3 horas de formación para la recertificación EIA, EIP, EFA, EFP y EFP ESG Advisor.

Computa por 3 CPD credits de formación estructurada para los poseedores del certificado CAd y CFA Charterholders.