La Hora de los Selectores: el caso de Tressis

Jorge_Gonzalez
Cedida

En un momento crítico para la industria de fondos, el trabajo de los selectores se mira con lupa. Al igual que otros sectores, su trabajo se ha visto afectado por el confinamiento y ha exigido un cambio en sus dinámicas de trabajo habituales. 

Los principales selectores de España señalan para FundsPeople que variaciones ha traído esta crisis en su forma de trabajar y qué tipo de comunicación mantienen en la actualidad con las gestoras.

Por otro lado, ofrecen su visión general de cada activo y repasan los puntos básicos de su metodología para seleccionar un fondo. En esta ocasión, Jorge González Gómez, director de Análisis de Tressis, continúa la serie de entrevistas La Hora de los Selectores.


Jorge_Gonzalez1. ¿Cómo ha cambiado el entorno actual tu forma de trabajar? ¿Qué echáis de menos de su forma de trabajar habitual? ¿se ha alterado en algo su forma de seleccionar fondos?

El hecho de estar todo el día teletrabajando en vez de vernos presencialmente cambia mucho nuestra forma de trabajar. Como se dice popularmente: Dos cabezas piensan mejor que una, y varias cabezas, mucho mejor aún. Y en eso basamos habitualmente nuestra toma de decisiones. Siempre buscamos las mejores ideas de manera colegiada, cada miembro del equipo desde un punto de vista diferente.

Cuando estamos en la oficina eso es algo más fácil de hacer, porque compartimos ideas de forma continua y de una manera informal. En cambio, ahora, tenemos que buscar ratos para juntarnos todos y compartir nuestro trabajo de manera telemática. Esto nos limita un poco a la hora de seleccionar fondos, nos resta algo de agilidad.

No obstante, nuestras estrategias no han sufrido especialmente a raíz del coronavirus. Nuestras carteras ya presentaban algunos sesgos muy definidos como la presencia de duración de gobiernos europea o la apuesta por sectores growth en la renta variable meses antes de que estallará la pandemia, lo cual nos ha permitido no tener que mover mucho las carteras durante los últimos tres meses. Además, hemos podido tomar las decisiones con la tranquilidad de que el comportamiento de nuestras carteras estaba siendo mucho mejor que el de nuestros índices de referencia, lo cual siempre te permite hacer las cosas de una manera más pausada.

2. ¿Se sienten suficientemente informados por las gestoras? ¿Hay un exceso de información? ¿Cómo se criba toda la información que llega?

La verdad es que en marzo éramos nosotros los que exigíamos un volumen de información muy superior al habitual. La falta de liquidez que se desató en los mercados de renta fija nos llevó a pedir muchos datos sobre la situación de las carteras de los fondos en los que invertíamos.

Posteriormente, la situación se ha normalizado y estamos haciendo teleconferencias con muchos gestores. Eso es lo que más agradecemos, tener la disponibilidad de poder hablar con un gestor cara a cara o poder sumarnos a una charla organizada por las gestoras para todos los clientes.

En momentos de incertidumbre toda la información es bien recibida. Es cierto, que hemos priorizado la información de aquellos fondos en los que estamos invertidos sobre otros y esa criba es relativamente fácil.

3. Puntos básicos de su metodología para seleccionar fondos: qué filtros y herramientas utilizas, cuándo comprar y vender un fondo…

Utilizamos tanto criterios cualitativos como cuantitativos. Además, cada activo lo miramos de una forma diferente. Sin embargo, si tuviera que destacar algo al que en los últimos 18 meses le hemos dado mucha importancia ha sido a las máximas caídas registradas y al tiempo que tardan en recuperarse los fondos en los que invertimos. Las valoraciones se encontraban en unos niveles muy elevados y la volatilidad era excesivamente baja. No es que esperásemos la aparición del coronavirus, pero estábamos intentando prepararnos para la llegada de un evento extremo sin disminuir nuestra exposición al mercado. Como no usamos derivados, decidimos apoyarnos en las ratios históricas de caídas. Así mismo, nos hemos limitado el Tracking error que estamos dispuestos a asumir respecto a los índices que componen nuestro Asset Allocation. Por ello, hemos empezamos a revisar con mucho más detalle los datos de correlación y desviación de los fondos en los que invertimos respecto a nuestras referencias.

Esta primavera hemos decidido vender algún fondo por miedo a la liquidez, pero eso ha sucedido en dos o tres fondos. No ha supuesto en ningún caso más de un 10% de una cartera.

4. Visión de mercado y de los activos: puntos de interés a considerar

a. ¿Cómo se ha monitorizado la liquidez de los fondos de renta fija? 

Hemos pedido que porcentaje de la cartera se podía deshacer en un único día. La situación cambiaba de una manera tan drástica de un día para otro que hemos cogido las cifras más extremas. 

b. Alternativos: ¿han dado la talla en esta crisis?

En los últimos dos años hemos disminuido mucho la exposición a gestión alternativa por lo que no teníamos muchos vehículos de esta tipología en carteras. Los que tenemos están en positivo en el año, por lo que no me cuesta mucho afirmar que han dado la talla.

c. Renta variable: ¿dónde veis mayor potencial?

En los últimos días de mayo hemos reducido un poco la exposición. Hemos vivido dos meses de fuerte subidas en todos los mercados. Hemos recogido beneficios en todas las áreas geográficas. Una vez dicho esto, preferimos tener fondos globales o americanos a europeos. Pero esto no significa que no tengamos nada en Europa. Tenemos fondos growth y de pequeñas compañías. En el resto de áreas geográficas tenemos tanto fondos índice como centrados en compañías de crecimiento y gran capitalización. No vemos que aún sea el momento de tener value, pero todo llegará y de hecho cada día que pasa miramos los fondos con este sesgo con más cariño.

d. Tendencias: ISR, temáticos, private equity…. ¿cómo estáis siguiendo cada una de ellas?

En Tressis llevamos ya doce mese con tres apuestas claras en renta variable: la digitalización de la economía, los cambios socio-demográficos y la sostenibilidad del planeta. Al comienzo del año también éramos muy positivos con el sector inmobiliario, pero esta pandemia nos ha hecho cambiar de opinión. Estas tendencias están presenten en los fondos de gestión activa que compramos, sean globales o temáticos. Pensábamos que este año iba a ser mucho más importante la buena elección de sectores que de áreas geográficas y la verdad es que hemos acertado de lleno. Además, la ISR es una apuesta estratégica de la compañías desde hace ya mucho tiempo.

En cambio, no hemos sido especialmente activos en productos ilíquidos. Si encontrábamos un producto especialmente atractivo si que nos animábamos, pero a nivel general las alternativas que nos presentaban no terminaban de convencernos respecto a otras inversiones que ya teníamos presentes en nuestras carteras y que al contar con liquidez diaria nos dan mucha más flexibilidad.