Las gestoras españolas piden prudencia a los inversores y ponen la mirada en los bancos centrales

gestoras españolas guerra ucrania, Las gestoras españolas piden prudencia a los inversores y ponen la mirada en los bancos centrales
Matt- Duncan- Unsplash

El conflicto entre Rusia y Ucrania ya estaba provocando mucha incertidumbre en los mercados de valores en los últimos días. La decisión de Rusia de invadir a Ucrania no ha hecho sino incidir en esa volatilidad que ha provocado fuertes caídas en la renta variable y alzas en los mercados de renta fija y materias primas con el petróleo y el oro como grandes protagonistas.

De momento, y a la espera de ver cual es la reacción de Occidente al ataque ruso, las gestoras españolas piden calma, estar atentos a cómo evoluciona esta guerra en suelo europeo y, si acaso, aprovechar las caídas que se están viendo ahora, y que se seguirán viendo en las próximas horas, para comprar acciones a mejores valoraciones.

Wait and see

"Como suele suceder ante impactos de tipos geopolítico, lo normal sería ver unas cuantas sesiones de volatilidad, hasta que el escenario general quede, si no más tranquilo, sí más claro. A menos que haya una invasión a gran escala del oeste de Ucrania, esperaríamos que la actual recaída del mercado se agotara en los próximos días", explica Pedro del Pozo, director de inversiones financieras en Mutualidad de la Abogacía. Y añade: "el mercado actual hay que afrontarlo con extrema prudencia".

"Viendo lo que ha ocurrido en otros conflictos en el pasado, creemos que es el momento de estar atentos y aprovechar las oportunidades", afirma Joaquín Casasús, socio y director general de Abante Asesores.  Y recuerda que "para una inmensa mayoría de las compañías, estos conflictos no suponen una caída de sus beneficios a largo plazo, ni una pérdida de su valor intrínseco, donde la caída de su cotización se explica por un aumento de la prima de riesgo que, eventualmente, revertirá".

Javier Galán, director de inversiones de Renta 4, defiende también la idea de permanecer atentos a cómo se desarrollan los acontecimientos los próximos días, aunque para él la clave para saber si es momento de reducir riesgo o de incrementarlo en las carteras es la duración del conflicto. "Las valoraciones en Europa empiezan a estar ya más baratas pero hay que ver cómo evoluciona todo. 2022 será de mucha más incertidumbre porque nos podemos encontrar con una economía mundial que crezca menos de lo esperado", afirma.

La duda es si habrá impacto en la economía

"Los aspectos económicos y financieros, que serán los relevantes en el medio plazo, importa poco hoy, pero son los que deben marcarnos la dirección", recuerda Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G. Ese temor a que un negativo impacto en la economía, ya no solo europea sino global, es lo que está detrás de que en muchos de los comentarios que han mandado las gestoras en las últimas horas se incluya una referencia a los bancos centrales.

Al fin y al cabo, el petróleo, que tanto impacto ha tenido en la escalada de la inflación de los últimos meses, ha sobrepasado el nivel de los 100 dólares, y no hay que olvidar que detrás de la normalización monetaria iniciada por los bancos centrales está la lucha contra la inflación, con el difícil doble rasero de no impactar negativamente en la economía. De ahí, que haya vuelto a la palestra el riesgo de estanflación.

"Todos los factores afectar directamente a la agenda de la Fed, que ya ha advertido que sus movimientos serán data dependent, por lo que no deberíamos descartar que se retrase a la hora de empezar a subir los tipos de interés", explica Ignacio Fuertes, socio y director de inversiones de Rentamarkets. De hecho, esta nueva escalada de tensiones puede provocar que en esa lucha contra la inflación "los bancos centrales pierdan margen en política monetaria y los gobiernos en política fiscal", según explica Ignacio Dolz de Espejo, director de soluciones de inversión de Mutuactivos.

A corto plazo, al refugio

De momento, la reacción de los inversores deja claro que a corto plazo la búsqueda de refugios es lo que prima sobre la normalización monetaria. "Después de la revisión de los precios que hemos vivido estos últimos meses en la renta fija por el ajuste de expectativas inflacionistas de los propios bancos centrales, los largos plazos de la deuda gubernamental serán uno de los activos que destaquen", afirma Fuertes. Se venía viendo ya en las últimas semanas, con la prima de riesgo española colocándose otra vez por encima de los 100 puntos y se seguirá viendo en los próximos días, al menos hasta que la situación se aclare.

"Si después de esta primera reacción, la prima de riesgo se mantiene estable, y el BCE en su reunión de la próxima semana muestra un tono menos agresivo del que mostró en febrero debido a las incertidumbres surgidas, lo cierto es que el atractivo relativo de la deuda española en relación al resto de deuda europea se ha incrementado, y podríamos incluso ver flujos de entrada aprovechando el repunte en rentabilidades que hemos visto en este comienzo de año", afirma Cristina Gavín, responsable de Inversión en renta fija de Ibercaja Gestión.