Lucía Gutiérrez-Mellado (J.P.Morgan AM): “Hemos recortado duración en el Tesoro americano porque creemos que las tires seguirán subiendo”

Lucía Gutiérrez Mellado (JP)
Foto cedida

Empezaron el año con un optimismo cauto tras la nueva ola de la pandemia. Pero tras un primer trimestre más resistente de lo esperado, desde J.P. Morgan AM se posicionan con un tono muy constructivo. “Ahora esperamos un repunte fuerte de la economía”, afirma Lucía Gutiérrez-Mellado, directora de Estrategia.

Y se apoya en una batería de cifras para defender sus buenas perspectivas globales. Empezando por los PMI manufactureros, indicadores tradicionalmente adelantados de la recuperación. “En febrero los PMI salieron algo flojos. Pero en marzo volvieron a ser muy positivos”, cuenta la experta. Incluso en Europa, donde el dato de marzo superó los 60 puntos, su mayor nivel en una década. Es lo que lleva a JP Morgan AM a prever un segundo trimestre bastante fuerte.

Porque además, Gutiérrez-Mellado resalta otros factores de optimismo. Por ejemplo, la alta tasa de ahorro de las familias, que terminará activando el consumo. También del lado empresarial, donde ya se está viendo un repunte del capex. Donde sí podremos ver cambios respecto a 2020 es en el liderazgo del crecimiento. Si el año pasado fue China la primera en salir de la crisis ahora será Estados Unidos la que, de la mano de su inyección fiscal, lidere la economía mundial.

Y es un movimiento normal, recuerda la experta. China está comenzando a retirar los estímulos monetarios implementados para la crisis del COVID-19. “Esto tiene todo el sentido. No se puede aplicar las mismas medidas de ayuda cuando la economía está sufriendo que cuando crece”, argumenta. “Pero la retirada tiene que ser gradual. Algo en lo que confiamos”.

Previsiones de inflación al alza

La inflación es otro tema candente y uno de los grandes temas de debate en la gestora, reconoce Gutiérrez-Mellado. Su conclusión es que si, habrá inflación, pero no, no será un foco de riesgo. Invita a entender por qué subirán los precios. Primero, por el efecto base. “Hace un año la economía mundial estaba totalmente confinada. Es lógico que con una ligera reapertura los precios suban”, explica. Segundo, la normalización total en algunas grandes economías. Esto llevará a un aumento de la demanda y un repunte del IPC.

De hecho, la previsión es que la inflación en EE.UU. incluso llegue al 3%. Pero en su opinión, serán y son dos efectos temporales. La tendencia, resalta, es que tras ese pico al alza se vuelva a niveles sostenibles del 2%. “La buena noticia es que se dejará de hablar del riesgo de deflación”, añade. Y por eso, desde JP Morgan AM, confían en el mensaje que lanza la Reserva Federal. “La Fed ha dicho que no actuará con previsiones sino con datos”, remarca. La gestora calcula que a finales de este año allanarán el terreno para comenzar a hablar de la retirada de las compras monetarias. Un proceso de tapering que se llevaría a cabo, muy lentamente, a lo largo de 2022. Y finalmente, no tocar tipos hasta mediados de 2023.

Cómo están posicionando las carteras

¿Y qué implica todo esto para las carteras? La gestora continúa su apuesta por estar largos de riesgo. “La renta variable debería hacerlo bien”, afirma Gutiérrez-Mellado. La clave estará en el crecimiento de beneficios. Porque lo que hemos visto hasta ahora ha sido una expansión de múltiplos. De hecho, reconoce que las valoraciones están a niveles un tanto complicados. Pero no será un problema si las compañías cumplen con las altas expectativas. Y la gestora al menos así confía. Su previsión es de un crecimiento de beneficios del 30% en 2021.

Y en su opinión, las que mejor lo harán son las compañías que más sufrieron por la pandemia. Es lo que les ha llevado a hacer un leve cambio en las carteras. “Hemos equilibrado las carteras”, cuenta Gutiérrez-Mellado. Han reducido su exposición a sectores growth y comprado sectores expuestos al ciclo y al value. “La palabra es equilibrio”, insiste.

En renta fija, el escenario es más complejo. “Seguimos teniendo gubernamentales, porque hay que tener diversificación en las carteras, pero hemos reducido”, reconoce. Porque para la firma, a día de hoy sigue teniendo más valor asumir riesgo con renta variable que con renta fija. “De hecho, hemos recortado duración en el Tesoro americano porque creemos que las tires seguirán subiendo”, cuenta.