Luis Merino (Santalucía AM): “Gestionar activamente la renta fija en 2021 supone ser defensivo”

, Luis Merino (Santalucía AM): “Gestionar activamente la renta fija en 2021 supone ser defensivo”
Cedida

Para Luis Merino, responsable área Renta Fija, Mixtos y Fondos de Fondos de Santalucía AM, gestionar activamente la renta fija este año supone ser defensivo. “La realidad es que hay que hacer una gestión activa que proteja un contexto de tipo de interés adverso”, contextualiza Merino, quien señala que ya habrá tiempo de ser agresivo cuando los tipos sean interesantes.

El gestor de los fondos de renta fija recuerda que el contexto de tipos negativos ya es conocido por todos. En este sentido, utiliza un símil futbolístico para contextualizar la situación. “Si está mal el campo el futbol para jugar, está mal para todos”, comenta.

En estos momentos, indica Merino, la variable clave es la inflación que se está labrando en el mercado. “Las medidas de política monetaria y fiscales son históricas y es difícil evitar que la inflación suba”, considera Merino, quien cree que en Europa no va a ser preocupante pero no se puede negar la evidencia.

Sólo en EE.UU., por el efecto de la subida del precio del petróleo, el gestor de Santalucía AM espera una importante ascenso de la inflación en los próximos meses. Sin embargo, piensa después de unos meses de cierto stress, donde la inflación se acercará a los objetivos de la Reserva Federal, habrá cierta desaceleración por el efecto base.

Desde su punto de vista, no es justificable que EE.UU. mantenga las políticas expansivas en los próximos dos años. “En el algún momento tendrá que afinar las compras de activos”, pronostica.

En términos generales, Merino opina que los niveles de deuda proyectados para 2023 son manejables con tipos ultrabajos, los bancos centrales no deberían ser demasiado agresivos en la normalización de sus políticas monetarias.

Ante un escenario de inflación, apuesta por coberturas con futuro de gobierno en los plazos mas vulnerables, que en estos momentos piensa que es el bono a cinco años americano. Además, duraciones bajas, actualmente en 2,7 años. “Queremos bajar a 2,5 años”, determina. En general, su receta es estar defensivo y mantener coberturas donde la curva esté más vulnerable.

En el caso de Europa, Merino ve como el BCE está actuando por detrás de la curva. “La inflación dependerá de cómo de complaciente sean los bancos centrales. Si no actúan, va a ir subiendo”, afirma el gestor, quien resalta como el mensaje de que es algo temporal no cala en el mercado.

Su apuesta es que el diferencial entre el bono del tesoro americano y el alemán siga creciendo. A diferencia de EE.UU., añade, “las pendientes europeas no han hecho prácticamente nada significativo, no puedo ver valor todavía en los tramos largos en Europa”.

Deuda financiera

Se muestra positivo en deuda financiera, especialmente de países nórdicos y periféricos (Italia y España). “Los bancos en 2008 eran el problema y ahora son la solución”, reflexiona Merino, quien apunta que como bonista son buenas noticas las exigencias a la banca. “Además, la deuda financiera, salvo los covered bonds, paga mejor que el resto de corporativos”, puntualiza. Son negativos en los sectores más afectados por la pandemia, como aerolíneas, turismo, consumo, industriales o materias primas.

En high yield, en general son cautos. “No descartamos que haya compañías que tengan problemas independientemente de la mejora económica”, justifica. Por otro lado, siguen aumentando su exposición a los bonos verdes.