Qué están comprando los inversores en el arranque de año

veronika-koroleva-1137957-unsplash
veronika-koroleva-1137957-unsplash

Los primeros días de este 2021 están siendo de todo menos aburridos. Tras disiparse los efectos del asalto al Capitolio de EEUU  y confirmarse la victoria demócrata en el Senado , los mercados vuelven a fijarse en el asunto que ya les guió durante dotado 2020: el coronavirus y cuándo el mundo podrá volver a esa normalidad que cada vez se anhela con más intensidad.

“El éxito que logren los países en sus programas de vacunación, considerados la mejor manera de poner fin a los confinamientos y a sus consiguientes daños económicos, puede reflejarse en los mercados nacionales de renta variable. Aunque los inversores sin duda seguirán muy atentos a los índices de contagio este año, consideramos que las tasas de vacunación serán, con diferencia, el barómetro más importante de la confianza del mercado de renta variable en 2021”, afirman Jeroen Blokland, responsable del equipo multiactivos y Richard Purkiss, gestor perteneciente al equipo de renta variable global de Robeco.

Y de momento, lo cierto es que esas tasas de vacunación son bajas en comparación con las previsiones, lo que podría explicar por  qué en estos primeros compases del año la opción favorita de los inversores es la de comprar fondos de renta fija.

Al fin y al cabo, este tipo de activos cuenta con el seguro de tener a su lado a los bancos centrales, independientemente de cómo evolucione esa tasa de vacunación. Se ve en los datos que ha publicado Bofa Securities correspondientes a la primera semana del año. “Como la economía europea está ahora de nuevo en bloqueo, los inversores están favoreciendo los activos de renta fija frente a los de renta variable. La deuda de alto rendimiento y de emergentes sigue superando los flujos de entrada en los fondos investment grade y la beta en el crédito en la tierra de la renta fija», afirman desde el banco de inversión.

En concreto, en la primera semana de enero, los mayores flujos fueron a parar a fondos de renta fija emergente y, sobre todo, a monetarios, lo que supone una continuidad de lo visto a lo largo de 2020. Por el contrario, las mayores salidas de dinero se produjeron en los fondos de renta variable, los más perjudicados siempre que aumenta la incertidumbre.

Continuidad con respecto a 2020

Los datos vistos en la primera semana del año muestran una cierta continuidad con respecto a los flujos que ya se vieron en 2020. Los inversores optaron por una estrategia barbell a la hora de componer  sus carteras, con una clara preferencia por los monetarios como esos activos con menor riesgo y fondos de riesgo dentro del amplio universo de la renta fija.

“Mientras que los fondos del mercado monetario superaron todos los demás bolsillos de riesgo que rastreamos (entradas acumuladas de más del 17,2% de los activos bajo gestión), las entradas en deuda de alto rendimiento y emergentes superaron a las de los fondos de alto grado en el primer semestre”, apuntan desde BoFa Securities.