Qué nos dicen los flujos vistos en ETF en el primer trimestre del año

Autopista
Denys Nevozhai, Unsplash

Los fondos cotizados (ETF) se han convertido en apenas una década en una parte imprescindible de las carteras de los inversores. Y su peso en ellas no ha dejado, además de crecer en un contexto de bajos tipos de interés y rally en gran parte de los mercados de valores. Según se recoge en el Insights de FundsPeople sobre ETF , los productos cotizados (ETP) captaron en el mundo  756.000 millones de dólares en 2020, superando los 660.000 millones de dólares del anterior récord de 2017.

Y a juzgar por los primeros datos que se van conociendo en este 2021, es probable que este año se vuelva a marcar un nuevo record. Por ejemplo, según los datos de iShares, los flujos a nivel mundial a ETP (Exchange trade products) en el mes de marzo ascendieron a133.000 millones de dólares y gran parte de esos flujos fueron a parar a productos de renta variable. En concreto, los ETP de renta variable ascendieron a 117.900 millones de dólares en marzo, lo que eleva el total del primer trimestre a los 283.500 millones de dólares, nuevo récord trimestral.

Ansia de bolsa

Esa fiebre por la renta variable es una de los titulares que nos dejan estos datos. No en vano, hay que tener en cuenta que el 88% de las entradas de dinero en ETP fueron a productos de renta variable. Y esa fiebre no solo se vio a nivel global, también a escala europea. Por ejemplo, según los datos de Lyxor ETF, los ETF de renta variable europeos acumularon 18.900 millones de euros en marzo, casi la mitad de los 42.000 millones de flujos que se han registrado en ETF europeos de renta variable en el primer trimestre del año.

Fuente: Lyxor ETF

Y no tanto de renta fija

El miedo a que el repunte visto en la inflación acabe por convertirse en una alza sostenida que obligue a los bancos centrales a dar marcha atrás en sus políticas acomodaticias ha generado una gran volatilidad en el mercado de bonos unida, en ocasiones, a fuertes pérdidas. Este clima ha provocado que sean muchos los inversores que han optado por deshacer posiciones en renta fija ene general y en ETF de renta fija en particular. Y más en Europa que a nivel global.

Por ejemplo, a nivel global, siguió habiendo flujos en positivos en renta fija en marzo (17.000 millones de dólares), las más bajas eso sí desde marzo de 2020, según Ishares. Cifras con todo positivas que no se vieron en el mercado europeo ya que con datos de Lyxor, en ETF europeos de renta fija salieron 2.100 millones de euros, aunque sí hubo entradas en fondos indexados y de gestión activa. 

Fuente: Lyxor ETF

Sin embargo, no todas las categorías de renta fija vieron más salidas que entradas de dinero. Al menos no teniendo en cuenta otro informe de flujos, esta vez de Amundi. Según la gestora, se produjeron entradas en la deuda pública china, deuda pública estadounidense a corto plazo y bonos ligados a la inflación.

Más ASG, por favor

Otra de las conclusiones a las que se llega cuando se miran los informes de marzo de estas tres gestoras es que sigue creciendo la demanda por parte de los inversores hacia productos cotizados que siguen criterios de inversión responsable. Solo en Europa, los ETF ASG sumaron en flujos otros  7.300 millones de euros, lo que eleva las cifras del primer trimestre hasta los 28.600 millones o, como explican en Lyxor, «el 57% de los flujos netos en los ETF europeos, una cifra que cuadruplica el nivel registrado durante el mismo periodo del año pasado».

En el mundo, esa necesidad de incluir ETF con criterios ASG en las carteras también ha aumentado de forma considerable. Con datos de Ishares, los flujos del primer trimestre alcanzaron los 43.800 millones de dólares, más del 50% del total de 2020 (81.900 millones de dólares).