Reflexiones de la banca privada española en 2021: el turno de Javier González de Herrero (Liberbank) y Alfonso Gil (Alantra WM)

, Reflexiones de la banca privada española en 2021: el turno de Javier González de Herrero (Liberbank) y Alfonso Gil (Alantra WM)
Javier Gonzalez y Alfonso Gil

Después de conocer los principales datos del Ranking de Banca Privada de 2021 elaborado por FundsPeople, publicado en Insight Banca Privada, iniciamos una ronda de reflexiones acerca del presente y futuro de la banca privada en España. A continuación, los máximos responsables del negocio de banca privada comparten con FundsPeople sus perspectivas para el sector dedicado a los grandes patrimonios.

En esta ocasión es el turno de Javier González de Herrero Domingo, director de Banca Privada de Liberbank, y Alfonso Gil Íñiguez de Heredia, consejero delegado, Alantra Wealth Management. El banco español es la vigésima primera banca privada con más patrimonio en España, tras cerrar el ejercicio de 2020 con casi 3.500 millones de euros de patrimonio, seguida de la banca privada de Alantra con 2.647 millones.

Perspectivas para el negocio de banca privada en 2021

Javier González de Herrero Domingo: Aun asumiendo periodos en los que puede existir cierta volatilidad creemos que la recuperación económica mundial se ampliará y que en 2021 se producirá un crecimiento sólido, sustentado por el mantenimiento de políticas monetarias flexibles y la paulatina apertura de las economías según se avance en el proceso de vacunación. Esto nos hace ser optimistas en cuanto al mantenimiento del crecimiento del negocio de inversión y gestión de activos.

Alfonso Gil: Las perspectivas son buenas. En el contexto actual, es necesario buscar fuentes de rentabilidad para que el patrimonio financiero no se erosione. En los perfiles más conservadores esto está suponiendo, si existe un horizonte temporal amplio, destinar una parte a los activos alternativos, un mundo en el que es importante ir de la mano de los mejores y diseñar un programa a medida, sin precipitarse.Es un momento importante para reflexionar con rigor (mano a mano asesor y cliente) sobre el perfil de riesgo y el horizonte de inversión, para construir carteras de calidad y consistentes en los resultados.

¿Creéis que el negocio de banca privada ha salido reforzado del Covid-19?

J.G.H: 2020 ha supuesto un reto tanto en gestión como en atención al cliente pero nos ha permitido poner en valor tanto la experiencia y conocimientos de nuestros equipos como nuestras capacidades de prestación de servicios desde un enfoque multicanal. La cercanía, la transparencia y la facilidad de acceso a información es crítica en momentos de incertidumbre y nos ha permitido aproximarnos aún más a nuestros clientes fortaleciendo la relación y la confianza depositada en nosotros.

A.G: La situación desencadenada con la pandemia ha sido una prueba de fuego para todos. Quien haya estado cerca del cliente, acompañándole en los momentos de mayor vértigo, intentando relativizar y poner en contexto las fuertes caídas, no perdiendo de vista el plazo, evitando decisiones precipitadas y los bandazos en la asunción de riesgo, habrá sido un buen profesional. Y los clientes es algo que jamás olvidan.

¿Qué avances digitales han venido para quedarse en el sector de banca privada?

J.G.H: Llevamos años avanzando en la digitalización de procesos y vamos a continuar trabajando para ofrecer a nuestros clientes la mejor propuesta de valor y servicio sin limitaciones en cuanto a la forma o canal con la que decida relacionarse con nosotros.

A.G: Donde más ponemos el foco es en facilitar al cliente los trámites, que en este sector suponen una carga importante, y en poner en manos de nuestros asesores herramientas que faciliten el asesoramiento de calidad.

¿Estáis abiertos a la posibilidad de crecer inorgánicamente o todavía queda mucho recorrido para seguir creciendo orgánicamente?

J.G.H: Tras los esfuerzo de reestructuración que hemos acometido en los últimos años creemos que estamos en una buena posición para desarrollar negocio de forma orgánica en cualquier escenario de mercado.

A.G: Somos un proyecto atractivo para profesionales de cierta trayectoria y eso hace que sigamos cumpliendo los objetivos de crecimiento que teníamos planteados en el plan estratégico.Por otra parte, nuestro socio principal, el Grupo Mutua Madrileña, ha hecho una apuesta clara por este sector, tanto en gestión de activos como en asesoramiento, con inversiones muy destacadas en los últimos años, y todos estamos trabajando para conseguir ser líderes entre entidades no bancarias.

¿Qué puede mejorar el sector de banca privada en España?

J.G.H: El 2020 nos ha demostrado que la banca privada no puede ser una banca sólo de producto sino que tiene que ser una banca de servicio, flexible y adaptable a las necesidades del cliente. La capacidad para acompañar al cliente y ayudarlo a tomar decisiones consistentes con sus objetivos financieros es la única vía para poder generar valor.

A.G: Siempre hay margen y está el reto de mejorar la calidad del servicio que ofrecemos al cliente. El sector tenderá a una concentración lógica debido al estrechamiento de márgenes y a ser un negocio de volúmenes. Ahí es donde están las sinergias. En ese sentido, estamos en el mejor momento y con los mejores socios. Hay una oportunidad muy clara para destacar como banca privada independiente, que es nuestro segmento y en el que creemos que podemos aportar mayor valor al cliente.  Eso se traslada en el servicio (por la limitación de clientes y la experiencia de los asesores), en la gestión (donde tenemos grandes capacidades en activos tradicionales, gracias a Mutuactivos, y en alternativos, gracias a Alantra) y en la especialización de servicios (ej. Family Office).

¿Qué retos tecnológicos, normativos u otras tendencias pueden influir más en la banca privada en los próximos años?

J.G.H: La integración de criterios ESG y la transparencia a la hora de ofrecer una propuesta de valor con arquitectura abierta son oportunidades para construir un negocio más sólido y sostenible en el tiempo.

A.G: Si hay dos cosas que han marcado este sector son la tecnología y la regulación. Sin ninguna duda, esto seguirá siendo así en los próximos años. La gran tendencia que ha llegado para quedarse es todo lo que tiene que ver con la Inversión Socialmente responsable y los criterios ESG.