Update del Bluebay Global High Yield Bond Fund: oportunidades en crédito a la vista

Bluebay Global High Yield Bond Fund, Update del Bluebay Global High Yield Bond Fund: oportunidades en crédito a la vista
Cedida por BlueBay.

Los mercados de crédito han capeado casi sin despeinarse una de las peores crisis económicas de la historia. Oleadas de impagos como la vivida en la crisis de 2008 se desatan en momentos de shock de liquidez. Cuando los inversores optan por retirarse a la liquidez y deshacen con fuerza sus posiciones. Esto genera una espiral negativa de ventas forzosas que solo exacerba el problema. Pero descontando casos aislados en el sector energético, la deuda corporativa resistió en 2020. “Y estuvimos en la cúspide de lo que podría haber sido la peor ola jamás vivida allá por marzo de 2020”, reconoce Justin Jewell, gestor del Bluebay Global High Yield Bond Fund. “Si no hubiera sido por la brutal intervención de los bancos centrales”.

Fue una inyección de liquidez necesaria, en opinión del gestor. “Los sectores más afectados no estaban en una crisis secular. No se veía exceso de capacidad boyante como en burbujas anteriores. Eran buenos negocios a los que se les cerró del golpe el grifo. Estábamos ante un serio problema de riesgo moral ya que los Estados obligaban a dejar de trabajar a muchas personas personas”, recuerda. 12 meses después, la mayoría avanza pero cojeando. Para cuestión para Jewell es cuánto tiempo podrán seguir así.

Por ahora, las perspectivas para el high yield son buenas, en general. Según sus estimaciones, hay mucha demanda interna reprimida. Hay potencial para que las compañías tengan una buena temporada de beneficios en el próximo trimestre. A nivel geográfico, eso sí, hay divergencias. “El alcance del paquete de estímulos de Estados Unidos hace parecer enano al de la Unión Europea”, resalta.

Lo que no necesariamente coincide con las valoraciones. Curiosamente, Jewell ve mejores oportunidades en el high yield europeo. Un nicho, explica, donde la recuperación aún no ha terminado de desenvolverse y donde se está fraguando a un ritmo más calmada frente a un explosivo crecimiento en EE.UU.

Las valoraciones también acompañan. Aunque el gestor reconoce que gran parte de la compresión de los spreads ya se ha dado ve probable que el high yield sea de las pocas zonas del mercado que ofrezcan una rentabilidad positiva real este año. Además, resalta que el crecimiento de los bonos ángeles caídos ha mejorado la calidad crediticia de la clase de activos.

Update del Bluebay Global High Yield Bond Fund

Es el escenario central con el que se mueven en el Bluebay Global High Yield Bond Fund. El fondo de Bluebay cuenta con el Sello FundsPeople 2021 por su calificación de Consistente. Para el gestor, esa consistencia es el resultado de ser muy deliberados en su posicionamiento. “De entender el margen de riesgo que queremos asumir”. Es un esfuerzo consciente por evitar los perdedores del mercado. Y Jewell se enorgullece del buen rendimiento del fondo en momentos de caídas. “Intentamos identificar las zonas vulnerables del mercado y alejar la cartera de ellas. Es la clave para cuando las cosas se ponen difícil”, explica.

Este fondo de high yield global busca beneficiarse de un entorno de crecimiento positivo. Actualmente la cartera está posicionada para una recuperación. Destaca la presencia de industrias como la de construcción de hogares, algunas energéticas o bancos europeos. Aunque es el resultado de una visión puramente bottom-up y de selección de valores. “Buscamos que las empresas tengan un catalizador”, apunta Jewell. Ya sea una mejora de beneficios o del rating crediticio. O de la reapertura de la economía mundial, como es el caso actual.

La pata ASG también es relevante en la estrategia. “Para nosotros la buena gobernanza es indispensable en el high yield”, afirma. “Muchas de las empresas del mercado son de menor tamaño. Hay que vigilar que sus intereses estén alineados con las del accionista”.