Update del Goldman Sachs Global Fixed Income Portfolio (Hedged): posicionamiento cautamente pro-cíclico

Hugh Briscoe. Foto cedida (GSAM)

En vista de la reapertura, los mercados pueden contar con los bancos centrales. La Fed y el BCE han insinuado que sus políticas seguirán siendo ultra acomodaticias en apoyo de las masivas medidas de gasto público de los gobiernos para reactivar las economías afectadas por la pandemia. Se pospone el tapering. Y el entorno de bajos rendimientos de la renta fija debería seguir siéndolo durante mucho tiempo. Pero las incógnitas no faltan. Para Hugh Briscoe, gestor de Goldman Sachs Asset Management, los inversores deben prepararse para un posible aumento de la volatilidad.

Para impactos en los bonos y en el posicionamiento de la estrategia que gestiona, el Goldman Sachs Global Fixed Income Portfolio (Hedged). El fondo cuenta con el Sello FundsPeople 2021 por su doble calificación de Blockbuster y Consistente. “A medida que las restricciones se alivien gradualmente, los rendimientos de los bonos centrales pueden permanecer volátiles en respuesta a datos económicos estables. Estamos a favor de un enfoque defensivo ante posibles correcciones en el segmento gubernamental, ya que los bancos centrales seguirán siendo acomodaticios», dice el experto.

Perspectivas para la renta fija

Para Briscoe, uno de los principales riesgos a corto plazo es la evolución de la pandemia. Particularmente en las economías en desarrollo. “Además, estamos monitoreando el comportamiento de los consumidores para comprender cómo sus hábitos de gasto volverán a los niveles previos a la pandemia”, cuenta. Una recuperación del consumo que podría generar un retorno de la inflación.

Es un tema candente para los inversores por las consecuencias que podría tener sobre la rentabilidad de los bonos. Pero la subida de precios, según el gestor, será transitoria y contenida en el medio plazo. “La reciente subida de los tipos de interés en la parte inferior de la curva de rendimiento solo los ha devuelto a niveles que antes se consideraban históricamente bajos. Esto puede llevar a los inversores a reducir las posiciones en renta fija de alta calidad. Pero creemos que aún debe mantenerse la exposición a esta clase de activos», defiende. Incluso en un contexto de tipos al alza. “La renta fija tiene ventajas. Entre ellas los beneficios de la diversificación, ya que actúa como fuente de liquidez y ofrece estabilidad en periodos de alta volatilidad”.

Esto se traduce en un enfoque en la selección de valores. Habla de una preferencia por bonos corporativos de alto rendimiento de emisores en sectores cíclicos. Es un nicho que se beneficiará de las reaperturas. Y para una búsqueda de valor a través de la exposición a porciones más pronunciadas de la curva de inversión propone bonos corporativos de grado de inversión “para aprovechar el potencial de una estrategia de carry and roll.

Posicionamiento del Goldman Sachs Global Fixed Income Portfolio (Hedged)

Así, la cartera del Goldman Sachs Global Fixed Income Portfolio (Hedged) es cautelosamente procíclica con una sobreponderación en valores corporativos. La exposición a bonos de agencias MBS (activos garantizados por préstamos hipotecarios de organismos gubernamentales) es neutral. Por otro lado, se mantiene una exposición selectiva en deuda de emergentes y crédito titulizado. Para las exposiciones a tipos de interés, el fondo muestra una sobreponderación en la parte delantera de la curva de rendimiento en Australia y Canadá, tanto de forma direccional como de mercado cruzado en comparación con el Reino Unido, Europa y Estados Unidos. Por último, en el caso de las divisas, la cartera está sobreponderada en divisas asiáticas de bajo rendimiento, divisas procíclicas del G10 y algunas divisas emergentes de mayor rendimiento. Sobre el dólar, en cambio, se mantiene una visión bajista en el mediano plazo y neutral en el corto plazo.

El fondo también ha hecho algunos cambios recientes. La cartera del fondo adoptó recientemente una posición sobreponderada en los tipos suecos frente a los del Reino Unido. Una apuesta que, según el análisis del gestor, podrían comportarse bien si los tipos globales experimentan una nueva liquidación. «Los tipos suecas deberían permanecer estancadas en cero. Incluso en un escenario caracterizado por un fuerte aumento del crecimiento. Mientras que el Banco de Inglaterra podría descartar un aumento mayor. La fuerte expansión de las vacunas y la demanda reprimida deberían garantizar un rendimiento superior al crecimiento británico, por lo que mantendrá la presión sobre los tipos del país ”, explica. Dada la mejora de la confianza en Europa gracias a los datos económicos positivos y al avance de la campaña de vacunación, el fondo tiene una sobreponderación en el euro. Finalmente, para el segmento de mercados emergentes, en previsión de futuros ciclos de alza de tipos por parte de los bancos centrales y en un intento por reducir la exposición a mercados sensibles a los activos de riesgo, se redujo el posicionamiento en diversas áreas.