Update del ODDO BHF Polaris Dynamic: a la defensiva

Update ODDO BHF Polaris Dynamic, Update del ODDO BHF Polaris Dynamic: a la defensiva
Nils Bosse Parra. Foto cedida (ODDO BHF)

2022. El año del fin de apoyo de los bancos centrales a los mercados de capitales. Un año marcado por una mayor volatilidad y un aumento considerable de los factores de riesgo. Las subidas de tipos, la escalada de la situación ucraniana y el aumento de los precios de las materias primas debilitan tanto las perspectivas de crecimiento (antes sólidas) como los márgenes empresariales. A esto se suma la política china de covid cero, que está disminuyendo aún más las perspectivas de crecimiento mundial. Todo este cóctel lleva a que la probabilidad de recesión haya aumentado, en opinión de Nils Bosse Parra, gestor del ODDO BHF Polaris Dynamic.

En este entorno, la receta de Bosse es un posicionamiento defensivo en la asignación de activos. De hecho, su peso en renta variable se sitúa en el extremo inferior del rango posible (70-100%). “Es esencial una selección de valores de calidad y una amplia diversificación, teniendo en cuenta las diferencias entre empresas, sectores y países”, insiste.

En cuanto a la renta fija, Bosse puesta por la gestión activa. En su opinión, tendrá ventajas decisivas en la asignación de activos y la diversificación de la cartera. “En el pasado, los bonos han ofrecido protección contra la volatilidad de los mercados bursátiles. En la actualidad, esta clase de activos ha dejado de ser atractiva, especialmente cuando los tipos de interés están subiendo”, sentencia.

Proceso de inversión del ODDO BHF Polaris Dynamic

Este fondo con Rating FundsPeople siempre se ha caracterizado por su sesgo a valores de calidad y en este escenario de mercado el gestor se refuerza aún más en su tesis. “Los valores de calidad con balances sólidos y poder de fijación de precios deberían ofrecer una buena protección”, defiende. Sólo invierten en empresas con altos ratios de eficiencia de capital, claras ventajas competitivas, oportunidades de crecimiento estructural y modelos de negocio sostenibles que cotizan a un precio razonable según nuestro marco de valoración.

Se centran en empresas con modelos de negocio resilientes que, en su opinión, tendrán éxito en los próximos cinco años y más. Se espera que estas empresas participen directamente en el potencial de crecimiento estructural del medio y largo plazo. Concretamente, la digitalización y la automatización de la economía, las nuevas tendencias de consumo y laborales, el envejecimiento de la población y el aumento de los ingresos de la clase media emergente.

La sostenibilidad también es un importante criterio de inversión del proceso.