Allier (Carmignac): «Hay que centrarse en la gestión activa de la duración para aprovechar las oportunidades de la renta fija»

Marie Anne Allier noticia
Firma: Cedida (Carmignac)

Desde enero, Marie-Anne Allier, que se incorporó a Carmignac en 2019, es la única gestora de Carmignac Sécurité, un fondo de renta fija histórico de la gestora francesa, muy popular entre los inversores. Un interés confirmado por el Sello FundsPeople 2021 por su calificación Blockbuster (B). «Estoy encantada de tener la oportunidad de continuar con la misión del fondo: ofrecer una rentabilidad consistente a largo plazo», comenta Allier, que tomó el timón de Sécurité de Keith Ney, el anterior gestor, en un entorno de mercado difícil, con rendimientos negativos y temores relacionados con el retorno de la inflación.  Pero la gestora confía en la estrategia en la que se basa el fondo. «Estamos convencidos de que una estrategia oportunista y flexible de baja duración (de -3 a +4), con una gestión disciplinada del riesgo, es la clave para superar la rentabilidad y proteger el poder adquisitivo de los activos de nuestros clientes», afirma.

Visión de mercado

La recuperación se manifiesta de forma desigual en las distintas zonas del mundo: si los datos económicos de EE.UU parecen más convincentes, en Europa existe una mayor incertidumbre debido a la lenta distribución de las vacunas. Otra cuestión que está muy presente en la mente de los participantes en el mercado es el retorno de la inflación, que ya se ha dejado sentir en las últimas semanas con los movimientos al alza de los rendimientos de la deuda pública.

«La economía estadounidense está funcionando especialmente bien y se estima que la introducción del nuevo paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares, junto con la vuelta a la movilidad normal a finales de este año, llevará a un crecimiento real del PIB superior al 6% en 2021», analiza Allier.

«En Europa, seguimos siendo cautelosos en cuanto a la tendencia a la reflación debido a que la campaña de vacunación avanza a un ritmo más lento que en Estados Unidos y el resto del mundo», analiza. Según la gestora, este escenario de crecimiento más robusto en EE.UU. que en Europa presionará más a los bonos del Tesoro estadounidense que a los bunds. Además, el entorno reflacionario generalizado «exigirá una gestión activa de la duración, sobre todo teniendo en cuenta que los bajos niveles de los tipos de interés actuales ofrecen una protección muy limitada», explica.

Posicionamiento estratégico del fondo

El fondo tiene actualmente una duración de alrededor de 1,5 años derivada principalmente del componente relacionado con el crédito. Mientras que las posiciones cortas en los bonos gubernamentales de los países core compensan las exposiciones largas en los bonos más periféricos. «Los bancos centrales seguirán ampliando sus balances. Por tanto, esperamos que nuestra cartera se caracterice por una duración bastante corta y esté compuesta principalmente por vencimientos a corto y medio plazo», afirma Allier.

En cuanto a la exposición a la deuda soberana, el fondo favorece las posiciones cortas en los tipos básicos del Reino Unido y de Estados Unidos, donde las presiones inflacionistas son más pronunciadas. El Fondo mantiene una exposición diversificada a la deuda no básica, que la gestora considera que debería beneficiarse de las políticas acomodaticias del BCE. Mantiene también una exposición diversificada a la deuda no core, que debería beneficiarse de las políticas acomodaticias del BCE. La juega con exposiciones cubiertas a Italia y Portugal, por un lado, y exposiciones direccionales a Grecia y Rumanía, por otro.

Por último, en cuanto al crédito, se identifican oportunidades en tres ámbitos. La primera es en emisores que se espera que se beneficien de la reapertura de la economía; la segunda, exposición al sector energético y la tercera, una selección de emisiones de deuda financiera subordinada.

Últimos cambios en cartera

El reciente aumento de los rendimientos ha llevado a la gestora a realizar algunos cambios en la cartera. «Hemos empezado a tomar beneficios en nuestras posiciones cortas en países con tipos reales extremadamente negativos (Noruega, Polonia y la República Checa)», afirma. Además, también reconoce que han implementado una posición corta en el Reino Unido, «donde los avances en la campaña de vacunación y una serie de datos económicos positivos podrían llevar a una normalización monetaria antes de lo que los mercados preveían», señala.

Por último, tras el repunte provocado por el nombramiento de Mario Draghi como Primer Ministro de Italia, se ha reducido la exposición a los bonos italianos. » El país se comporta ahora más como un producto vinculado a los tipos de interés que al diferencial», concluye.