Renta fija: hay quien espera más dolor

bono-renta-fija-high-yield
Foto: GotCredit, Flickr, Creative Commons

Los bancos centrales, ante la persistente inflación, quieren llegar cuanto antes al tipo de interés terminal, para después mantenerlo, lo que implica mayores tipos de interés más tiempo. De manera que las rentabilidades a vencimiento de la deuda están pasando de ser negativas a positivas, mientras se mantiene la volatilidad de tipos de interés, con alza de las primas de riesgo. De momento, el mercado parece dar credibilidad al control de la inflación de la Reserva Federal, pues la curva de rentabilidades a vencimiento de la deuda soberana se ha aplanado.

Ojo al aumento de la rentabilidad a vencimiento de la deuda pública

Según Mickael Benhaim, director de estrategia y soluciones de renta fija de Pictet AM, en este entorno los inversores en bonos deben prestar especial atención a la rentabilidad real a vencimiento de la deuda. “Su aumento en Estados Unidos, junto a una menor expectativa de inflación descontada en el mercado de deuda (diferencia entre rentabilidad nominal a tipo fijo y real de la deuda vinculada a la inflación), sugiere más dolor. Nuestro modelo indica que implica mayor apreciación del dólar, debilidad de bonos y monedas de mercados emergentes y caídas del precio de la deuda empresarial de alta rentabilidad”, advierte el experto. 

De acuerdo con Benhaim, el aumento de la volatilidad de la rentabilidad a vencimiento de la deuda soberana tiende a incrementar los diferenciales de crédito, lo que -a su juicio- todavía no ha ocurrido en el grado que debería, probablemente por la todavía abundante liquidez y el traslado de vencimientos de deuda empresarial durante la pandemia hasta 2024-2025. “Eso sí, en este régimen, el valor del crédito grado de inversión y de la deuda del Tesoro de Estados Unidos pueden mantenerse en rango”, reconoce.

El aterrizaje suave es poco probable

Joachim Fels, director general y asesor económico global de PIMCO, tiene muy claro que la tarea de la Fed de llevar los tipos al nivel terminal no puede llevarse a cabo sin infligir más dolor. “Se necesitará más dolor en los mercados financieros porque las condiciones financieras son el mecanismo de transmisión de la política monetaria, y es probable que se produzca a medida que los bancos centrales sigan subiendo los tipos y la Fed reduzca su balance”, alerta.

En su opinión, el dolor en el mercado laboral en forma de aumento del desempleo es necesario para evitar una mayor aceleración de los salarios, y es probable que se produzca en respuesta al endurecimiento pasado y futuro de las condiciones financieras. “En consecuencia, el proverbial aterrizaje suave que esperan los banqueros centrales y que los mercados han ensalzado en los últimos meses me parece bastante improbable”, advierte el experto.

La receta para sortear el entorno actual

Para sortear el actual entorno de incertidumbre, Jim Leaviss, director de Inversiones de renta fija pública de M&G Investments, tiene clara cuál es la receta: mantener un enfoque flexible y diversificado. “Esto implica tener la capacidad de ajustar la duración, el riesgo de crédito y la exposición a divisas en respuesta a una situación macroeconómica que cambia rápidamente”, destaca.

También hay quien -como hacen desde UBS AM- apuestan por buscar en el mercado de renta fija activos que aporten no solo diversificación sino que también descorrelación a una cartera, como por ejemplo los bonos chinos onshore. “Su baja volatilidad y su escasa correlación con otras principales clases de activos han demostrado que pueden ser un eficaz diversificador de carteras”, subrayan desde la firma suiza.