En FundsPeople identificamos a los responsables de los equipos de gestión pasiva de las gestoras españolas. Hacemos un pequeño recorrido de su trayectoria profesional y les preguntamos por su día a día y qué valor les aporta este tipo de gestión.

CaixaBank AM

Desde 2015 la gestora tiene como director de la división de gestión pasiva (indexados y estructurados) a Pedro Martínez Sánchez. Con más de 30 años de experiencia en la industria lleva vinculado a CaixaBank AM desde 2005. Previamente desempeñó puestos de relevancia en entidades como BBVA, Banc Agricol i Comercial d’Andorra y Gesbankinter. Pedro nos explica que su función, apoyado de todo su equipo, consiste en la gestión de las cuatro familias de fondos de gestión pasiva que dispone la entidad y en la implementación de los cinco mandatos de advisors externos.

La utilización de ETF se destina a la construcción de carteras de tres tipos de fondos de gestión pasiva: los fondos indexados, los fondos Smart y los fondos destino.

A la hora de hablar de gestión pasiva, Pedro afirma que “ofrece exposición a todo tipo de mercados con costes moderados incluso para pequeños patrimonios”. Asimismo, señala el potencial que está viendo en el desarrollo de productos de gestión pasiva que tengan en cuenta criterios ESG.

Santander AM  

La trayectoria profesional de Marta Pérez Cogollos está vinculada desde hace más de 24 años a Santander AM hasta llegar a desempeñar el cargo actual de responsable de Selección e Implementación de Global Multi Asset Solutions (GMAS) en España.

En su día a día el equipo de Selección e Implementación que dirige se encarga de diseñar estrategias de inversión que posteriormente implementan de forma escalada en la gama de fondos multiactivo de GMAS. Dentro de estas estrategias son grandes usuarios de ETF y fondos de gestión pasiva, aunque también incluyen otros activos.

Las pautas a la hora de elegir de qué manera se distribuye la cartera involucra a un equipo especializado en la construcción de carteras y gestión del riesgo que distribuyen las estrategias en función de su riesgo y las características del activo, siempre teniendo en cuenta el perfil de volatilidad que desde GMAS quieren llegar. El área que dirige Marta trabaja codo con codo con el equipo de construcción de carteras para decidir en qué medida usan estrategias activas o pasivas. “Aquí dependerá de la capacidad de la estrategia para generar alfa y del riesgo que tenga que consumir para ello”, añade.

Si le preguntamos qué le ofrece la gestión pasiva lo tiene claro: “Es la gran aliada para los gestores multi-asset, aunque no implica renunciar a la gestión activa”. La razón de ello está sustentada en la eficiencia, los costes reducidos y, en ocasiones, unos puntos adicionales de retorno frente al índice.

Renta4

El departamento de gestión de activos de la entidad formado por siete profesionales está liderado por Toni Conde. Su vida profesional está prácticamente ligada a Renta4 donde lleva trabajando desde 2004. Anteriormente estuvo como técnico de relaciones internacionales en la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid y como responsable de sistema CRM y analista de mercados en Londres.

El equipo que dirige analiza y selecciona vehículos de inversión desde distintas perspectivas de riesgo. Para ellos, el estudio y análisis de soluciones se vuelve decisivo para que conseguir una cartera diversificada tanto por clase de activo, área geográfica, gestora, divisa…

Las pautas para elegir la forma de distribuir la cartera nos explica son generales “depende de los indicadores de corto y medio plazo que sirven para ajustar la distribución de activos según el perfil de reisgo en cada momento”. La gestión pasiva en su caso tiene dos cualidades que aportan gran valor: transparencia y costes más accesibles.

Abante Asesores

Ángel Olea dirige el equipo de gestión de fondos de fondos en Abante. La vinculación de Olea en Abante Asesores llega a su fundación hace ya casi 20 como socio y director de inversiones de la entidad. Anteriormente, trabajó en Morgan Stanley como director de desarrollo de productos. En Abante no tienen separada la responsabilidad de gestión activa versus pasiva. No obstante, dentro de los productos por los que se decantan para materializar la inversión se encuentran los ETF.

A la hora de realizar cambios en la distribución de las carteras se involucra a varios equipos. El Comité de Inversiones mensual, que reúne a los directores de todas las áreas de la compañía, establece un marco de actuación. Después, es tarea de los gestores del equipo, quienes se reúnen semanalmente, de debatir si hay o no que hacer cambios. Paralelamente, el equipo de selección de fondos también se reúne de forma semanal para analizar, y en su caso, proponer nuevas ideas de inversión.

En Abante utilizan la gestión pasiva como posición estructural o de medio y largo plazo, y también como exposición más táctica de corto plazo. En estas últimas una de las propiedades de los ETF que señalan es que se puede entrar intradía.

Caja de ingenieros

En el caso de Caja de ingenieros identificamos a Sergi Casoliva Sesma, gestor del Caja de Ingenieros Gestión Alternativa y Caja de Ingenieros Gestión Dinámica. Sergi se incorporó en marzo de 2019 y previamente había desempeñado trabajos de analista y selector de fondos en Crèdit Andorrà.

Según nos expone Sergi, “los estudios indican que el 90% del rendimiento proviene de una buena asignación de activos (asset allocation) y un 10% de la selección de activos (security selection)”, de ahí que la construcción de la cartera sea el principal pilar para la entidad. Con el objetivo de tomar las mejores decisiones de inversión, desde Caja de ingenieros están en constante procesos de mejora tanto en los procesos de selección como de distribución de activos.

La gestión pasiva es para la entidad una herramienta imprescindible en su toma de decisiones. “Lo utilizamos de dos maneras distintas: por un lado, nos sirve para modular la asignación de activos y, por el otro, nos permite construir alguna posición de algún sector nicho específico”, explica.