Declaración de la renta 2020: ¿cómo tributan mis inversiones?

713px-Real_Casa_de_la_Aduana__Madrid__02
Luis García (WikiCommons)

Desde hoy ya se puede hacer la declaración de la renta del ejercicio 2020.  Llega el momento de rendir cuentas al fisco y es importante saber cómo tributan los productos financieros para definir qué estrategia es la más adecuada, ya que nos ayudará a calcular la rentabilidad final que ofrecen.

Pero lo primero que tendrás que saber es si estás obligado a realizarla y el plazo del que dispones. Desde EFPA España te dan la respuesta. Hoy comienza el plazo de presentación por internet de las declaraciones de renta de 2020. En el mes de mayo, se activa el programa de atención telefónica y presencial para cumplimentar la declaración. Y a partir del 2 de junio se puede presentar la declaración de forma presencial en las oficinas de la Agencia Tributaria. El último día para presentar las declaraciones de Renta (y también Patrimonio) será el 30 de junio.

¿Estás obligado a realizar la declaración de la renta?

EFPA España recuerda los límites que tienes que tener en cuenta. Cuando procedan de un pagador, los contribuyentes con ingresos inferiores a 22.000 euros anuales están exentos. «Este límite de 22.000 euros de rentas del trabajo también se aplicará en el caso de los contribuyentes con más de un pagador». Siempre que «la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no excedan en su conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales». Desde la entidad señalan que «también será atribuible a los trabajadores que han percibido una cuantía por parte del SEPE en 2020». En el resto de casos, si las rentas del trabajo han procedido de dos o más pagadores, el límite mínimo se mantiene este año en 14.000 euros

Ahora bien, si nos surgen dudas sobre cómo tributan los distintos productos financieros, en definitiva, nuestras inversiones, el equipo patrimonial de Abante nos da las claves.

¿Cómo tributan los productos financieros?

Lo primero de todo es saber los productos financieros tributan en el IRPF en la base del ahorro -a un tipo marginal que oscila entre el 19 y el 23%– como rendimientos de capital mobiliario o como ganancias o pérdidas patrimoniales. Salvo los productos relacionado con la jubilación, como pueden ser planes de pensiones, planes de previsión asegurados, seguros de dependencia… que tributarán en la base general, como si fueran rentas de trabajo.

¿Qué retención tienen los productos financieros?

Desde Abante nos recuerdan que no todas las rentas tienen retención. Hay productos financieros como las letras del tesoro, ETF, derivados y divisas que no están sujetas a retención, mientras que hay otros que tienen dos fuentes de renta -rendimientos explícitos e implícitos-, en los que solo la explícita está sujeta a retención. La renta explícita es aquella que hace referencia a los beneficios o intereses que genera un producto financiero cuando se mantiene en cartera-. 

Ponen de ejemplo el caso de las acciones: el dividendo tiene retención, pero la venta -que sería la renta implícita- no tiene. Y lo mismo sucede con los intereses de las cuentas y depósitos o los cupones de los bonos.

Sin embargo, los productos que solo tienen una fuente de renta, como los fondos de inversión, los seguros de vida, los pagarés de empresa, los bonos cupón cero y los planes de pensiones, siempre tienen retención.

El tipo impositivo que se aplica en las retenciones es del 19%. La excepción está en los planes de pensiones, en los que la retención se calcula en función de la escala marginal del contribuyente y del importe que se haya rescatado. Profundizamos en cómo tributan los fondos de inversión, los planes de pensiones y la inversión en criptomonedas.

¿Cómo tributan los fondos de inversión?

Una de las ventajas para la inversión en fondos de inversión es que únicamente tributan cuando se produce el reembolso, pero nunca mientras el contribuyente sigue siendo partícipe ni cuando traspasa dinero a otro fondo. Esto permite diferir el pago del impuesto y cambiar de estrategia siempre que el inversor quiera sin tener que pasar por Hacienda.

Cuando se produce la venta, la ganancia o pérdida patrimonial que se haya percibido tributa en la base del ahorro, entre el 19 y el 23%, según la cantidad:

  • 19% hasta 6.000 euros.
  • 21% entre 6.000 y 50.000 euros.
  • 23% a partir de 50.000 euros.

¿Cómo tributan los planes de pensiones?

En el caso de los planes de pensiones tienen implicaciones fiscales tanto en la aportación como en el rescate. En el primer caso hay que saber que las aportaciones son deducibles de la base imponible general, es decir, Hacienda devuelve una parte del dinero que el contribuyente ha aportado. Aunque será para la declaración de la renta del año que viene. Los límites y el tipo marginal para la desgravación de los planes de pensiones ha sido modificado por el Gobiernos en los Presupuestos Generales de 2021.

Respecto al rescate, hay que tener en cuenta que la cantidad que se haya sacado tributa en la base general -la conocida como parte cara del IRPF-, como rentas del trabajo, al tipo que corresponda según las rentas que se hayan obtenido en 2020

La fiebre de las criptomonedas también pasa por caja

2020 también ha sido un año en el que la inversión en criptomonedas se ha intensificado. En este sentido, desde el departamento de Asesoramiento patrimonial de Abante recuerdan que hay que pagar impuestos por las criptomonedas. El contribuyente que haya realizado alguna operación de compraventa con alguna de las monedas virtuales que existen en la actualidad debe saber que tiene que tributar en el IRPF de la misma forma que lo haría las acciones o los fondos de inversión.

Es decir, cuando se realiza la venta, hay que tributar por la cantidad final que la operación ha generado, que se deberá declarar en la base del ahorro como ganancia o pérdida patrimonial, a un tipo mínimo del 19 % y máximo del 23 %. El importe que hay que incluir en el IRPF, y que no está sujeto a retención, es el resultado de restarle al precio de venta, el precio de compra y los gastos asociados a la venta y a la compra.

Saber en dónde y cómo tributa cada producto es fundamental para poder compensar las rentas cuando se han tenido saldos negativos y positivos. Sobre todo si echamos la vista atrás y recordamos las fuertes caídas durante el inicio de la pandemia. La guía completa sobre la fiscalidad de los productos financieros elaborada por los asesores de Abante la puede consultar aquí.