¿Debe obsesionarnos el tapering? Dos visiones encontradas

riesgo, dados, retos, desafío, juego
Edge2Edge Media-Unsplash

El tapering obsesiona, y mucho, a algunos profesionales de la industria de gestión de activos. A otros, en cambio, no les preocupa tanto. En la industria hay visiones encontradas. Jerome Powell ha hablado recientemente de él, pero sin ponerle fecha. Tampoco se conoce cómo se va a producir. Algunas entidades ven probable que el escenario de tapering se traduzca en una reducción gradual de 10.000 millones de dólares en las compras de T-notes en cada Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) en 2022. Lo que parece claro es que el pico de los estímulos monetarios se ha superado.

La visión de AXA IM

Para Gilles Möec, economista jefe de AXA Investment Managers, “el tapering es el problema más importante y más inmediato que tenemos por delante”. A su juicio, el debate sobre el tapering adquiere una luz específica en la eurozona, ya que el crecimiento del balance del BCE en esta crisis ha sido especialmente pronunciado. “Si la autoridad monetaria europea opta por volver al ritmo anterior de compras de bonos soberanos, reflejaría, de nuevo, que está dispuesto a tolerar una nueva subida de las rentabilidades de los bonos», afirma.

La visión de Natixis IM

Según Jack Janasiewicz, gestor de Natixis Investment Managers Solutions, los mercados parecen estar obsesionados con el tapering. “Parecen convencidos de que la Reserva Federal de Estados Unidos comenzará a discutir el tapering en su próxima reunión de junio, sentando las bases para una reducción de las compras de activos más adelante este año», indica. Sin embargo, esta actitud de los mercados «parece no estar en línea con los objetivos declarados por la propia Fed”.

De acuerdo con el experto, la propia autoridad monetaria ha señalado repetidamente que «todavía tenemos que ver un progreso adicional sustancial en el frente laboral» para poder plantear el tapering. Por ello, el experto cuestiona: «si no hemos hecho más progresos sustanciales en este frente y la Reserva Federal se está moviendo hacia un objetivo de inflación media flexible, ¿por qué iban a empezar ya a reducir la inflación?», se pregunta.