ODS: un antes y un después para la inversión sostenible

ODS
Fuente: www.un.org

Siete años desde que el 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaran un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. La conocida como Agenda 2030. Se identificaron los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y 169 metas que constituirán el núcleo de la agenda y que deben alcanzarse antes de 2030. ¿Qué implicaciones tiene en la industria de la gestión de activos?, ¿conoces todos los objetivos? Actualizamos esta entrada de Glosario para analizar el punto de partida, dónde estamos y su hoja de ruta. Quedan ocho años para su consecución, ¿estamos a tiempo?

Acabar con la pobreza extrema, luchar contra la desigualdad y la injusticia, solucionar el problema del cambio climático, así hasta 17 objetivos que se definieron hace ya siete años. Su consecución pretende cambiar el mundo y para ello es necesaria la cooperación entre los gobiernos, las organizaciones internacionales y los líderes mundiales. Pero...

¿Estamos a tiempo de cumplir con los ODS?

Miguel Camiña, CEO y cofundador de Micappital, explica que el momento actual es muy retador por su complejidad. Por ello aboga por “llevar a la sociedad a un bienestar a largo plazo que les permita dedicar esfuerzos, ideas y recursos a mejorar su entorno”.

Desde Spainsif comparten la visión de los resultados del Informe sobre Desarrollo Sostenible 2022 de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (REDS), en lo que se refiere a la necesidad de consensuar y elaborar un plan global para financiar los ODS. Urgen a un compromiso general del máximo de actores (públicos y privados) a nivel global con el impulso coordinador de Naciones Unidas.

Creo que aún estamos a tiempo de cumplir en gran medida con la Agenda 2030, pero para ello será indispensable centrar la atención en el ODS 17 y en potenciar las alianzas para lograrlos, en un clima de compromiso renovado. Nos va mucho en ello”, apremia Francisco Javier Garayoa, director general de la institución.

¿Es relevante para el mundo de la inversión?

Pues sí lo es.  Un estudio de BlackRock muestra la relevancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para las inversiones. El análisis concluye que pueden contribuir a una evaluación de la materialidad financiera a la hora de elaborar estrategias de inversión. Esto significa que la gestión de los resultados sociales y medioambientales, tanto positivos como negativos, puede ser más importante para el éxito de las empresas en el futuro, a medida que los países avanzan hacia la consecución de los objetivos.

Si bien la medición de la alineación de las inversiones con los ODS sigue siendo una tarea compleja y en evolución, la investigación de BlackRock pone de manifiesto un importante solapamiento entre los ODS y los indicadores de las empresas que son importantes para el rendimiento financiero a largo plazo. 

Carole Crozat, responsable de Investigación Fundamental de BlackRock Sustainable Investing, ha señalado: "que los ODS tienen el potencial de aportar valor no solo a través de las inversiones de impacto, sino también a través de estrategias más amplias centradas en ESG. La integración de los riesgos y externalidades ESG materiales en las carteras puede proporcionar una aceleración crítica de los ODS. Puede abrir la oportunidad de magnificar la contribución general de los actores privados, más allá de las estrategias de inversión de impacto".

¿De qué manera invertir en los ODS?

Aunque no es posible invertir directamente en cada uno de los ODS, pueden utilizarse como marco para identificar a las empresas que están haciendo una contribución sobresaliente con sus productos y servicios. En el módulo de Todo lo que hay que saber sobre criterios ESG, en el que colabora DPAM, se incluyen ejemplos que nos pueden servir para entenderlo.

Vontobel AM se centra en el agua como fuente de vida y de rendimientos financieros. ¿De qué manera? La gestora lo argumenta de la siguiente manera. En 2015 el 29% de la población mundial carecía de suministros de agua potable gestionados de forma segura, y el 61% carecía de servicios de saneamiento gestionados de forma segura. Para que estos porcentajes se reduzcan de aquí a 2030, como sugieren los ODS, se necesitarán grandes inversiones en el ámbito de los recursos de agua. Lucha contra la contaminación, construcción de infraestructuras para el transporte y el tratamiento del agua, en definitiva, importantes iniciativas de financiación privada para cuidar de estos recursos en el planeta.

BlackRock, por su parte, también identifica en el siguiente gráfico de qué manera se puede asociar los ODS con la inversión.

Garayoa, por su parte, destaca el incremento de la oferta de productos financieros referenciados a indicadores de objetivos específicos de los ODS. “En este sentido, podría considerarse como una mega tendencia, con diversidad de modalidades (renta fija, variable, mixtos, temáticos, fondos de impacto, etc.)”, explica.

¿Dónde debemos mejorar?

DPAM explica que el marco de información de los ODS está sufriendo el mismo impedimento que todo el sector de la inversión responsable, es decir, métricas cuantitativas fiables de ASG que no siempre están disponibles para todas las empresas o no siempre son relevantes.

No obstante, los ODS ofrecen un lenguaje común entre las empresas y los inversores responsables. Como tales, juegan un rol positivo para el sector de la inversión responsable y contribuyen a una financiación más sostenible.