Rompiendo cinco mitos sobre el estilo de ahorro del inversor millenial

Como invierten los millennial, Rompiendo cinco mitos sobre el estilo de ahorro del inversor millenial
Millenial friends group using smartphone with coffee at university college - People hands addicted by mobile smart phone - Technology concept with always connected trendy millennials - Filter image

Los primeros miembros de la generación Millenial están cumpliendo los 40 años. Es decir, se adentran en su etapa de mayores ingresos. Una generación estereotipada como derrochadores, malos planificadores financieros y dependientes del Banco Padres. Precisamente son los mitos que el último informe de Natixis Investment Managers, Five Financial Truths about Millennials at 40, busca refutar.

"Esta generación ha disfrutado de un prolongado mercado alcista con tipos de interés reducidos y baja inflación durante buena parte de su vida adulta. También han vivido el 11 de septiembre, el estallido de la primera burbuja tecnológica y una grave crisis financiera que destrozó a muchas personas de la generación de sus padres. Han conocido lo que es sufrir pérdidas y quieren proteger sus intereses ahora que ven cómo los riesgos aumentan y sus finanzas se vuelven cada vez más complejas. La buena noticia es que los millennials no solo aprecian el valor del asesoramiento en materia de planificación, sino que también confían en los asesores financieros", explica Dave Goodsell, director ejecutivo de Natixis IM Center for Investor Insight.

Los hallazgos del sondeo llevado a cabo por Natixis IM revelan cinco realidades sobre los millennials de 40 años.

1. Los algoritmos no pueden dar respuesta a todas las cuestiones financieras

Es fácil suponer que los millennials gestionan todas sus operaciones financieras desde sus teléfonos. Sobre todo, si tenemos en cuenta que muchos de ellos utilizan las aplicaciones de banca móvil. No obstante, esta afinidad digital no se ha traducido en un deseo de recibir asesoramiento automatizado de inversión.  Esta generación es más propensa a depositar su confianza en las personas que en soluciones digitales. Entre aquellos que recurren a un asesor profesional, un 88% confía en ellos a la hora de adoptar decisiones. Menos de la mitad se fía de los algoritmos —los motores del asesoramiento automatizado— y tan solo una cuarta parte (24 %) confía en las redes sociales en este ámbito.

El elevado número de millennials que recurre a asesores profesionales podría obedecer a la mayor complejidad de las finanzas, lo que hace necesario recabar consejos personalizados, analizan desde Natixis IM. En vez de depender de un algoritmo, los millennials desean recibir ayuda directa para gestionar su patrimonio. Cuatro de cada diez señalan que recibir ayuda para capear la volatilidad (40 %) constituye una parte importante de su relación de asesoramiento. Esta misma proporción apunta asimismo que es importante que sus inversiones concuerden con sus valores personales, mientras que un 37 % desea que su asesor le ayude en temas fiscales.

2. El riesgo se vuelve real cuando tienes más que perder

Esta generación ha disfrutado de un prolongado mercado alcista con tipos de interés reducidos y baja inflación durante buena parte de su vida adulta. Así, el 66% afirman que se sienten cómodos asumiendo riesgos para sacar ventaja, aunque son mucho más intolerantes al riesgo de lo que dicen. Un 72 % indica que antepone la seguridad de las inversiones a la rentabilidad.

"Aunque sentir un grado de respeto saludable por el riesgo es bueno, muchos millennials sufren un auténtico conflicto entre el riesgo y sus expectativas de rentabilidad”, apunta Goodsell. La volatilidad generada por la pandemia y el repunte de las tensiones geopolíticas y de los tipos de interés motivado por las tensiones geopolíticas conlleva que, a la hora de elegir sus inversiones, se centren más en la gestión del riesgo que en la capacidad de un fondo para batir a su índice de referencia. Un 60 % de los encuestados sostiene que la volatilidad del mercado menoscaba su capacidad para cumplir sus objetivos de ahorro y jubilación.

3. Los millennials entienden que no deben traicionar sus valores para ser capitalistas

Los millennials perciben la riqueza como una extensión de sus valores. Un 78 % considera que invertir es una forma de ejercer un impacto positivo en el mundo. Y un 63 % cree incluso que tiene la obligación de ayudar a resolver problemas sociales a través de sus inversiones. Por ello, después del riesgo, el segundo aspecto al que los millennials prestan más atención a la hora de seleccionar sus inversiones es a si estas concuerdan con sus valores, aunque también quieren obtener rentabilidades mientras tratan de cambiar la sociedad. Así, uno de cada dos solicita a sus asesores financieros que incluyan factores ASG en sus análisis de inversión junto con las métricas financieras más generales.

4. La jubilación se ve mucho más cercana a los 40

Los millennials esperan jubilarse, de media, a los 60 años. “Es un objetivo ambicioso, pero son conscientes de los riesgos que implica, lo que podría explicar la importancia que otorgan a la planificación y al asesoramiento", explica Goodsell. ¿Y qué tal el camino hacia la jubilación? Según el estudio, los millennials son unos ahorradores comprometidos. Ahorran de media un 17 % de su renta anual para la jubilación, ya que un 76 % cree que financiar su retiro es cada vez más una responsabilidad personal. No obstante, dado que la inflación ha escalado en los dos últimos años hasta máximos de 40 años, un 72 % de los encuestados la considera la mayor amenaza para la seguridad de su jubilación.

5. La pandemia ha servido de recordatorio de los conceptos financieros básicos

La COVID-19 ha provocado que un 58 % de los millennials se sienta estresado sobre su seguridad financiera. Un 28 % de los encuestados respondió que perdió ingresos a nivel personal o familiar durante la pandemia y alrededor de una quinta parte sufrió un retroceso notable en materia de seguridad financiera. No obstante, durante la pandemia, cerca de una cuarta parte de los integrantes de esta generación incrementó su actividad negociadora a través de sus asesores financieros, lo que quizá refuerce el valor del asesoramiento profesional en épocas de volatilidad en los mercados. Un 68 % manifestó sentirse resiliente en términos financieros, lo que podría deberse a que se han asegurado de contar con un plan financiero.

Sus tres mayores temores financieros actuales son tener que afrontar un gran gasto inesperado, la seguridad laboral y los impuestos. Sin embargo, visto en retrospectiva, afirman que la pandemia les ha servido de recordatorio de los conceptos financieros básicos, incluida la importancia de controlar el gasto (46 %), de disponer de una cuenta de ahorros para urgencias (38 %) y de evitar tomar decisiones de inversión presa de las emociones (32 %).