Implicaciones de la subida de las tires de los bonos en la deuda emergente

Debashis RC Biswas, Unsplash

El mercado se está moviendo para reflejar una subida de la inflación. El llamado reflation trade. En renta fija, esto se está traduciendo en una caída en los bonos gubernamentales de países como Estados Unidos. Es decir, están subiendo las tires o la rentabilidad que ofrece la emisión. Las tires de los bonos a 10 años del Tesoro estadounidense se encuentran en su nivel más alto desde el inicio de la pandemia. Cerraron en el 1,31% el 16 de febrero, según datos que aportan desde J.P. Morgan AM. Y esto tiene ramificaciones. Por ejemplo, en la deuda de mercados emergentes.

La renta fija de emergentes es la apuesta del año entre las gestoras internacionales. El gran argumento: el diferencial entre yields. Que la diferencia entre la rentabilidad de emisiones similares de países desarrollados y de emergentes es demasiado jugosa. Sobre todo en un mundo de bonos sediento de rentabilidad. Entonces, ¿qué pasa si esta se estrecha? Sobre todo, si el cierre de esa diferencia se debe a que hay una corrección en los gubernamentales desarrollados. 

¿Afecta la subida de las tires en la deuda emergente?

Es una de las preocupaciones que los clientes están trasladando a las gestoras. ¿Sigue válida la tesis de inversión? ¿Cómo afecta la caída de los bonos a la deuda emergente? “Hasta hace poco, el aumento de las tires nominales de los bonos del Tesoro se ha debido en gran medida a las tasas de inflación implícita”, reconocen desde J.P. Morgan AM. En los últimos dos días, sin embargo, las tires reales han comenzado a subir. “Lo que es más problemático para los activos de riesgo, como el caso de la deuda de mercados emergentes, especialmente si el movimiento alcista es brusco”.

Para los expertos, de momento no suenan las alarmas. “Es importante entender por qué están subiendo las tires”, insiste Mary-Therese Barton, directora de deuda de mercados emergentes de Pictet AM. “Y están reflejando una apuesta por la mejora del crecimiento”. La pregunta es cómo será el desenlace de las presiones inflacionistas.

La clave para Barton es que de momento este movimiento solo se da en los tipos nominales. Los reales siguen anclados en niveles mínimos. “Si viésemos un cambio en los tipos de interés reales habría que evaluar la tesis. Pero de momento la Fed ha insistido en que seguirán siendo acomodaticios”, insiste la experta. Y desde J.P. Morgan AM coinciden: “El aumento de las tires reales ha sido pequeño hasta ahora y la inflación sigue decepcionando. Los sectores afectados por la COVID-19 siguen débiles y la vivienda aún muestra moderación”.

Los fundamentales de la renta fija emergente

Y casi más importante, que las gestoras no ven un cambio en los sólidos fundamentales. “Los bonos de mercados emergentes siguen respaldados por un sólido contexto fundamental subyacente, anclado por el crecimiento chino”, defienden desde J.P. Morgan AM. Las condiciones generales para el comercio apoyan la recuperación de los emergentes, insiste Barton. A eso se suma unas buenas perspectivas para las divisas locales de emergentes. El petróleo se está recuperando también, lo que impulsa a regiones exportadores como Latinoamérica.

Y eso se está reflejando en los flujos hacia la clase de activos durante 2021. Como muestra el gráfico que comparte Barton, estamos presenciando el mayor repunte en flujos a renta fija emergente desde el taper tantrum de 2013.  “Aunque la propiedad extranjera de la deuda en moneda local alcanzó en 2020 mínimos de cinco a y diez  años en, con excepción de China, los flujos de inversión hacia estos activos se han fortalecido considerablemente a partir del cuarto trimestre de 2020 y todavía no vemos señales de que este impulso se ralentice”, cuenta Barton.

Flujos de capital de no residentes a mercados emergentes

De nuevo, coinciden en J.P. Morgan AM: “Nuestro mecanismo de monitorización de flujos de fondos, que muestra entradas netas desde principios de año de 7.600 millones de dólares (casi el 2% de los activos gestionados) evidencia que los responsables globales de asignación de activos continúan dirigiendo fondos a deuda de mercados emergentes para aumentar el rendimiento”.